Alex Meads nos cuenta sobre el tiempo que estuvo en el “paranoico” grupo pro-RPDC

Por Oliver Hotham
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2019/05/leaving-the-british-friends-of-north-korea-eight-years-in-the-uk-kfa/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter

Actualización a 1745 KST: KFA UK ha respondido a este artículo en una publicación en su página de Facebook, que puede leer aquí.

Después de casi ocho años en la Asociación de Amistad con Corea del Reino Unido (KFA UK), fue en un viaje oficial a Corea del Norte el que provocó que Alex Meads fuera lentamente, pero decisivamente, purgado por sus ex compañeros.

“Empecé a hacer preguntas”, le dice a NK News. “Fuimos a varios museos, varias fábricas, en estos museos encontrarbas objetos de propiedad de Kim Jong Un o de otros que fueron tocados por ellos u otros líderes… eran lápices, sillas, solo objetos al azar”.

Desconcertado, compartió sus pensamientos con otros miembros de KFA UK: “Esto me parece absolutamente obsesivo. Esto no es natural. Me parece muy extraño, muy raro”.

“Comenzaron a ser bastante hostiles. Cada vez que hacía una pregunta difícil, no la respondían. Simplemente me acusaban de pervertir mi mente con una educación burguesa”.

Ocho meses después, Alex está ahora oficialmente “excomulgado” de la organización, una de las organizaciones de “amistad” pro-Pyongyang más destacadas del mundo, aunque las razones de su expulsión aún no están claras.

“Me rechazaron”, dice. “Luego recibí un correo electrónico de Dermot que decía que me habían expulsado. Estoy absolutamente conmocionado por eso, y por lo rápido que sucedió también”.

002Alex (derecha) con el presidente de la KFA UK Dermot Hudson (centro) y Shaun Pickford, su adjunto (izquierda) | Foto: Alexander Meads 

“Dermot” se refiere a Dermot Hudson, un ex funcionario público británico y ahora un activista pro-RPDC casi a tiempo completo, que durante mucho tiempo se ha desempeñado como el líder supremo de KFA UK.

Hudson – o “Dr. Dermot “, como se dice, le gusta que se llamen por sus cuadros (ndt – crades), ha estado visitando Corea del Norte durante décadas y ha desarrollado una reputación en la comunidad pro-RPDC como un ideólogo muy viajado y un activo para la causa.

“Empecé a hacer preguntas”

El gobierno norcoreano, también, ha reconocido su contribución única al movimiento.

Su nombre ha aparecido docenas de veces en los medios estatales, e incluso a principios de año fue aclamado en un segmento de video especial como un amigo firme de Corea del Norte y un activista comprometido en su país.

Pero Alex pinta una imagen diferente: una de una organización cada vez más paranoica, parecida a una secta, dominada por un liderazgo que no puede ser cuestionado.

“Lo que realmente quiero es que otras personas estén conscientes de cómo es realmente este grupo porque se venden a sí mismos como un órgano de amistad: intercambios culturales, música, comida, etc.”, dice. “Y no lo son”.

Dermot Hudson no respondió ninguna de las acusaciones de Alex contra él, sino que le dijo a NKNews en un correo electrónico que “estaría recibiendo asesoramiento legal para demandarle a usted y al Sr. Meads”. Apenas unas horas después de haber sido contactado por NKNews, advirtió a los seguidores en Twitter que “los fascistas están planeando un artículo contra KFA”.

“Confesiones de un extranjero”: un segmento de televisión estatal de Corea del Norte que felicita las contribuciones de Dermot Hudson a la causa 

UNIENDOSE A LA KFA

Alex, ahora de 22 años, se unió a la KFA a una edad muy temprana. Tenía 14 años y, como muchos a esa edad, tenía un interés creciente en la política.

Al encontrar un anuncio para un grupo llamado “Amigos de Corea” en un periódico comunista, decidió asistir a una reunión, por supuesto, acompañado de su madre.

“Ella quedó muy impresionada por Dermot”, dice Alex. “Era un hombre muy encantador, se dio cuenta de que tenía un gran interés en mí, que quería saber de mí, y me animó a ir a sus reuniones”.

Después de eso, Alex quedó enganchado: “Comencé a ir a más y más reuniones. Me alentaba a volver, pagaba mis billete de tren, pagaba por mi comida”.

“Es totalmente inapropiado que los niños se unan a una organización como esa”

Pero la presión para involucrarse más personalmente en el movimiento llegó abruptamente, y Alex fue alentado a interesarse más por los pilares ideológicos del estado norcoreano: la idea juche y la política de Songun.

“Lentamente aumentarían la presión de esa manera”, dice. “Todos los demás en el grupo se mostraron muy agradables, muy amistosos conmigo cuando me uní por primera vez. Es como un ambiente familiar”.

Sin embargo, el liderazgo cambió, pasando de ser cálido y alentador a asfixiante y dominante.

“Se ha vuelto muy controlador. Quería saber a dónde iba de vacaciones, qué estaba haciendo”, explica Alex. “Se ha convertido en una secta”.

Alex ahora dice que cree que estaba siendo, como él lo describe, “preparado”, lo que lo alentaba a profundizar cada vez más en una organización que consumiría su vida y, finalmente, lo excomulgaría cuando su pensamiento cambiara.

“Creo que era muy joven, es totalmente inapropiado que los niños se unan a una organización como esa”.

003Los mejores días… en el lugar de nacimiento de Kim Il Sung, Mangyongdae, RPDC | Foto: Alexander Meads 

COMISARIO MEADS

Después de varios años de servicio, Dermot recompensó la lealtad de Alex con una ascenso: en enero de 2017, fue ascendido a comisario.

Con el nuevo título surgieron nuevas responsabilidades y más indicios de la creciente paranoia que había comenzado a consumir el liderazgo de KFA UK.

El propósito de su nuevo trabajo como comisario, dice Alex, era “básicamente investigar a alguien que Dermot consideraba una amenaza para él”.

Dermot se había vuelto cada vez más temeroso de la infiltración en la KFA, por parte de los servicios de seguridad británicos o grupos de extrema derecha, dice Alex.

“Pensó que el gobierno seguiría tratando de hacer eso, seguir intentando infiltrar estos fascistas en la organización”.

“Me pidió que hiciera una investigación sobre usted, sobre otros periodistas, extranjeros que nos contactaban para entrevistas”

El trabajo de Alex era ayudar a prevenir esto, con Dermot endiñándole la investigación y los antecedentes de los nuevos miembros y asegurarse de que fueran verdaderos creyentes.

“Él me daba una lista de personas y yo hacía chequeos electorales, a veces incluso tenía que llamar a su lugar de trabajo haciéndose pasar por otra persona, averiguar todo sobre ellos antes de que Dermot los dejara entrar”, dice.

“Se aconvirtió en alguien totalmente obsesionado y paranoico”.

004Alex hizo cuatro viajes en total a la RPDC | Foto: Alexander Meads 

Esta paranoia también se extendió a periodistas y otros foráneos: Alex dice que se le pidió que compilara los archivos de varias personas que Dermot sintíá que eran una amenaza para él.

Eso incluía, dice, este humilde corresponsal de NK News.

“Sí, él me pidió que hiciera una investigación sobre tí”, admite Alex. “Lamento haber tenido que decir esto, pero sí, me pidió que investigara sobre usted, sobre otros periodistas, extranjeros que nos contactaban para entrevistas. Básicamente era cualquiera.”

Dermot vio la mano de la inteligencia de EE.UU. en muchos de los contactos con los que había hecho, Alex dice: cualuquiera de los miembros de NK News (“él piensa que usted es básicamente un contratista independiente para la CIA”) a destacados guías turísticos extranjeros fueron acusados de forma privada de tener enlaces con la CIA.

El miedo de cómo otros podrían percibir a los miembros de la KFA, dice Alex, incluso se extendió a las preocupaciones sobre cómo algunos elegían vestirse, y alude a un conservadurismo social influenciado por sus homólogos de Corea del Norte.

Dice, por ejemplo, que le dijeron que no usara jeans: “[Dermot] me dijo en múltiples ocasiones que los jeans se usaban en el Bloque del Este a finales de los 80 como una señal de rebelión”.

“El propio Dermot está muy en contra de todo el tema LGBT”

Un miembro masculino, dice Alex, fue sujeto a críticas privadas entre los principales del grupo debido a su decisión de usar ropa de mujer.

“Él usaba falda, y a Dermot no le gustó eso”, dice. “Pensó que eso era totalmente inapropiado. Le dijo a Shawn [su adjunto], “¿te imaginas si la embajada lo ve?”

Estos comentarios insinuaban otras actitudes más represivas, explica Alex, actitudes que, según él, son causa de desacuerdo dentro de la KFA.

“El propio Dermot está muy en contra de todo el problema LGBT”, dice. “No es pro homosexual en absoluto. Y luego tienes miembros que sí lo son. El único punto divergente está en el tema LGBT”.

“Pero nunca se comentó sobre ello con él en la KFA, porque ni siquiera en la RPDC se habla”.

005El ex diplomático de la RPDC, Thae Yong-ho (centro, con el periódico), ofreciendo la muy necesaria ayuda financiera  | Foto: Amigos de Corea 

FINANCIANDO LA REVOLUCION

Durante una visita a Pyongyang en septiembre del año pasado, NK News habló con varios miembros de KFA en la ciudad para celebrar el 70 aniversario. Muchos dijeron, sorprendentemente, que el gobierno de Corea del Norte había ayudado a financiar su visita.

Pero ¿y la KFA UK? No, dice Alex. “Básicamente, Dermot autofinanció la KFA completamente”.

La excepción a esta regla, sorprendentemente, vino de la embajada de la RPDC en Londres y de un diplomático ahora conocido y ahora desertado.

“Dermot me dijo que, de acuerdo con Thae Yong-ho, la embajada aportaría cantidades muy pequeñas de dinero para ciertos eventos”, dice Alex, corroborando las afirmaciones hechas en las memorias de 2018 de Thae ” Cypher of the Third-Floor Secretariat “.

“Pero no recibimos y nunca recibimos pagos financieros regulares de la RPDC”.

“Tampoco recibimos fondos de KFA International. Alejandro Cao de Benós no envía dinero en absoluto “, agrega, una referencia a la organización matriz de KFA UK y su líder todopoderoso.

Se sabe que Cao de Benós no carece de efectivo: proveniente de una conocida familia aristocrática, anteriormente se reveló que exageraba su estatus en el país para cobrar tarifas exorbitantes por el acceso a la RPDC.

“También es el único miembro de la KFA que recibe un salario, y tiene mucho control”, dice Alex. “Tiene una vida muy cómoda”.

“Bajo Thae Yong-ho, la embajada contribuiría con cantidades muy pequeñas de dinero para ciertos eventos”

A pesar de esto, explica Alex, KFA UK se vio obligado a valerse en gran medida por sí mismo, confiando en pequeñas donaciones y dando como resultado que algunos de sus principales miembros trabajaran en puestos con salario mínimo y a tiempo parcial para llegar a fin de mes.

“Hacia el final, [Dermot] me estaba presionando para que hiciera donaciones para la KFA, insinuaba que tenía que dar dinero, pero es un dinero que no poseo a mi edad”, dice. “No puedo permitirme dar grandes sumas a la KFA”.

Cao de Benós no respondió a las solicitudes de comentarios de NK News.

006“Alejandro Cao de Benós no envía dinero en absoluto” | Foto: KFA USA 

Pero con una membresía de solo 12 miembros, KFA UK también necesitaba toda la ayuda que pudieran obtener para recaudar dinero y ofrecer asistencia a los compañeros en el extranjero.

“A medida que pasaba el tiempo, ocurrió como en los últimos dos años, comenzó a darme tareas de administrador”, dice Alex. “Se quedaba perturbado si decía que no a esas tareas”.

“Me puso a cargo de reservar lugares, reservar restaurantes, escribir artículos, revisar sus artículos, no con trabajo relacionado con la KFA”, continúa.

Esto incluyó, inusualmente, “tratar de hacer un arreglo en las calificaciones de postgrado para la hija de un comunista de Bangladesh”.

“Todo sin recibir salario, Dermot dejó muy claro que tenía que hacer esto”, continúa, sugiriendo quela KFA UK podría haber violado las leyes laborales inglesas sobre el trabajo voluntario no remunerado.

“No podría decirle que no, básicamente. Porque me metí tan profundamente en la KFA. En las ocasiones en que dije que no, me eludían. No me hablaban antes de una reunión”.

DEJANDO LA KFA

Ese rechazo de un círculo social al que había dedicado sus años de formación a la construcción se intensificó después de su fatídico viaje en septiembre a Corea del Norte, el cuarto al país y el segundo en su capacidad oficial como miembro de KFA.

“Comencé a hacer preguntas antes, y este fue mi último viaje a la RPDC”, dice. “Supongo que cuando estaba allí, comencé a notar cosas”.

Alex dice que transmitió estas preocupaciones a sus compañeros: “Les dije que no me sentía cómodo en la RPDC, es una sociedad muy tensa y rígida”.

“Había viajado un poco, y nunca me había sentido así en ningún otro país en el que he estado, esa sensación de tensión, esa sensación de tener que estar apercibido de lo que estoy diciendo, cómo estoy actuando, lo que estoy haciendo en público”, explica, y agrega que no podía entender cómo un país socialista declarado podría tener una estructura de liderazgo hereditario.

“Le molestó mucho porque estaba haciendo preguntas, preguntas difíciles que Dermot no pudo responder”.

007Alex, fotografiado aquí en los medios estatales durante su último viaje a Corea del Norte | Foto: KCNA 

Al regresar del paraíso socialista, dice Alex, solo pasaron unos pocos meses hasta que fue excluido de un grupo con el que ahora afirma que “perdió los últimos ocho años”.

“Han sido siete meses de relaciones muy extrañas”, explica. “Llegó un momento en las dos últimas reuniones, la gente simplemente no me hablaba”.

“Y si me acercaba y les hablaba, solo me daban la espalda y caminaban en la dirección opuesta… los últimos dos/tres eventos y reuniones, dejaron muy claro que no me querían allí más”.

“He estado asociado con esta organización muy peligrosa”

Finalmente, simplemente dejó de ir a las reuniones, antes de recibir la notificación de que había sido expulsado sin ceremonias de la organización y despojado de su título de comisario.

“Dermot aún no ha explicado por qué quería deshacerse de mí”, dice Alex. “Alejandro dio una vaga explicación de ‘oh, has sido grosero con otros miembros de KFA'”.

SIGUIENDO HACIA ADELANTE

Ahora, fuera de la organización, Alex explica que se está pronunciando para evitar que otros cometan los mismos errores que él cometió, y les advierte sobre profundizar en este tipo de grupos.

“Puse mucho esfuerzo, aumentando la cantidad de tiempo en el KFA, todo por nada”, dice. “Y lo que también ocurre es que ahora he estado asociado con esta organización tan peligrosa”.

“Creo que es necesario advertir a otras personas y hacer que las personas tomen conciencia de lo que realmente es el KFA y de lo que realmente está sucediendo dentro de la organización”.

Más allá de eso, hay un pequeño viaje que le gustaría hacer, mientras que aceptar sus antecedentes sea el paso más difícil. Nunca ha estado en Corea del Sur, por ejemplo.

“Tengo la sensación de que si voy no creo que me vaya bien”, dice. “Realmente me encantaría ir”.

Editado por Chad O’Carroll y Colin Zwirko

Imagen destacada: Alexander Meads, modificado por NK News