El ejército de Corea del Norte disfruta de un papel masivo en la sociedad, va mas allá de lo que sugieren los 10 años de reclutamiento  

Por Fyodor Tertitskiy 
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.nknews.org/2015/08/the-sociology-of-the-korean-peoples-army/ 

Armada, ejército: estas son algunas de las primeras cosas que me vienen a la mente cuando escuchamos las palabras “Corea del Norte”. Muchos han visto desfiles o simulacros militares norcoreanos en la televisión. Pero, ¿cómo viven los soldados del Ejército Popular de Corea cuando terminan los desfiles? 

Hay muy pocos artículos dedicados a responder estas preguntas. Primero, el ejército rara vez se estudia desde el punto de vista spciológico. Por lo general, los libros sobre temas militares se dedican a una guerra en la que han luchado o al equipo militar que tiene un ejército, no sobre la vida de sus soldados. 

Segundo, los norcoreanos clasifican casi toda la información relacionada con el ejército. Que yo sepa, la RPDC no ha publicado una sola fuente desde mediados de la década de 1980 que contenga incluso información básica, como una lista de rangos militares en el EPC 

Por lo tanto, estudiar el ejército de Corea del Norte no es una tarea fácil. En este artículo me gustaría contar algunas cosas que he aprendido al respecto. 

SIGUIENDO EL ESTILO SOVIÉTICO – A LA CARTA 

El Ejército Popular de Corea fue creado el 8 de febrero de 1948 en la zona de ocupación soviética de Corea. Las autoridades militares soviéticas lo crearon a su propia imagen: el uniforme de EPC, la insignia de rango, las instrucciones internas, etc. se copiaron de la URSS. Fue una decisión bastante natural, ya que se suponía que los miembros del bloque socialista debían seguir el modelo soviético y que desde 1907 no existía un ejército independiente coreano, por lo que las tradiciones locales eran prácticamente inexistentes. 

…el ejército de Corea del Norte no tenía ningún rango militar hasta 1952 

Por lo tanto, el EPC debía seguir los pasos del Ejército Rojo. Una de las manifestaciones más vívidas de esto fue que el ejército norcoreano no tenía ningún rango militar hasta 1952. En cambio, la insignia reflejaba la posición del soldado: comandante del batallón, jefe de estado mayor, etc. Los rangos se introdujeron el 31 de diciembre de 1952, al final de la Guerra de Corea. Es bastante interesante que la idea de que un ejército no pudiera tener rangos fuera incomprensible para la gran mayoría de los eruditos contemporáneos, por lo que se puede ver a un soldado norcoreano llamado “sargento” o “teniente” en la literatura inglesa contemporánea. Esto es, sin embargo, históricamente inexacto. 

Además, durante la primera década más o menos, las regulaciones internas del EPC se tradujeron literalmente del ruso. La traducción fue hecha por coreanos soviéticos que eran bilingües pero nunca recibieron ninguna educación sobre cómo se debería hacer una traducción. Por lo tanto, a menudo traducían el texto ruso palabra por palabra y el resultado final parecía bastante divertido. Por ejemplo, de acuerdo con las regulaciones de 1955, un comandante que daba la bienvenida a su unidad debía decir: “¿Están sanos, camaradas?” Y la respuesta fue “¡Le deseamos salud, camarada comandante!” Estos saben que el estandar ruso de saludar  Zdravstvujte! literalmente significa “te deseo salud”, se cachondearían de ello. 

Otro ejemplo: las regulaciones de EPC solían tener instrucciones detalladas sobre los derechos y responsabilidades de los comandantes del ejército y del frente. Lo gracioso es que el EPC nunca tuvo ejércitos ni frentes, ya que la unidad militar más grande en el Ejército de Corea del Norte siempre fue un cuerpo. Pero estos existían en el ejército soviético y el intérprete una vez más tradujo literalmente lo que estaba escrito. 

Por supuesto, cuando la RPDC se independizó políticamente de la URSS, muchos de estos remanentes de la influencia soviética desaparecieron, reemplazados por peculiaridades locales. Después de que la RPDC estableció el “sistema ideológico monolítico” (yuil sasang chaegae, literalmente “el único sistema de pensamiento”), el culto a la personalidad se volvió mucho más intenso y generalizado de lo que solía ser. Antes de eso, un soldado galardonado con una medalla debía responder “sirviendo a la Madre Patria”. Desde la década de 1970, la respuesta prescrita fue “Servir al Gran Líder y al camarada respetado Estimado Líder” y a partir de la década de 1990 “Servir al Amado y respetado Comandante Supremo”. 

Con el paso del tiempo, los norcoreanos llegaron a servir por más tiempo, hasta que, a principios de la década de 1990, se anunció oficialmente que serían reclutados por 10 años. La Guerra Fría había terminado y Corea del Norte estaba sola, sin aliados, y el estado trató de compensar la falta de equilibrio militar con el Sur. Sin embargo, esa no fue la única causa: los soldados solían utilizarse como mano de obra barata. Esto se reconoce oficialmente y muchas canciones y películas de Corea del Norte están dedicadas a los soldados que ayudan a los agricultores u otros civiles. 

¿Por qué querría uno servir en un lugar así? 

La causa principal es que un militar puede unirse al Partido con relativa facilidad, lo que es una tarea mucho más difícil para un civil. Bajo Kim Il Sung, el ejército fue probablemente el único alzamiento social en el país. Algunas veces las personas incluso sobornaban al comité de movilización para que fueran enviadas al ejército incluso si no eran aptos por razones médicas. 

AL SERVICIO DEL LÍDER 

Cuando un estudiante norcoreano estudia en la escuela secundaria, él (o, recientemente, ella) es convocado al departamento regional de movilización militar, donde debe pasar un control de salud. Bajo Kim Il Sung, los hombres menores de 150 cm, un peso de menos de 48 kg o con una agudeza visual inferior a 0,8 (1 significa perfecto) no eran reclutados. Posteriormente, se enmendaron estas normas: un reclutado debe tener una altura por lo menos de 148 cm, pesar más de 43 kg y tener una agudeza visual de no menos de 0.4. En 2008 estas normas fueron abolidas por completo. Por supuesto, un inválido o una persona que padece una enfermedad crónica aún no puede ser reclutado. 

Aparte de esto, los estudiantes universitarios, los jóvenes delincuentes que se sirvieron en prisiones o campos, las personas con un muy mal songbun (estatus social) y los pocos residentes de la RPDC que no tienen ciudadanía norcoreana tampoco son reclutados. Por supuesto, la RPDC no tiene ningún servicio alternativo. 

Las niñas no eran reclutadas hasta hace muy poco, pero muchas se unieron como voluntarias para tener la oportunidad de unirse al Partido. Aquellos que desean servir deben informar de esto a su tutor, enviando la lista al director. El director, a su vez, lo envía al departamento de movilización militar. Sin embargo, ahora las cosas son diferentes: a partir de 2015, la RPDC también comenzó a reclutar mujeres. 

Cuando un norcoreano cumple 17 años, es convocado una vez más al departamento de movilización militar, donde se le dice dónde prestará servicios. A diferencia de la mayoría de los países, a los reclutas potenciales no se les pregunta si desean servir en la fuerza de tierra, la marina, la fuerza aérea, etc., lo que puede hacer que un joven que le gusta el mar y los barcos desde su infancia sea enviado a servir como artillero. Afortunadamente, el departamento puede ser sobornado, por lo que esto es solucionable. 

Durante aproximadamente dos meses, el nuevo recluta se entrena en un campamento especial y las condiciones son mejores que en una unidad normal. Después de esto, comienza un servicio normal 

Por supuesto, la vida de un soldado norcoreano no consiste únicamente en trabajar en un campo o en un sitio de construcción, sino también en entrenamiento y ejercicios militares, como debe ser. Los soldados también reciben educación ideológica sobre la inmensa grandeza del Amado Comandante Supremo. 

Además, como pasan 10 años en el ejército, los soldados también reciben educación general. En uno de los números de la revista militar Kunin saenghwal (“La vida en el ejército”) se pueden encontrar no solo historias sobre Kim Jong Il y el modelo de lanzacohetes antitanque RPG-7, sino también la explicación de lo que el Libro Guinnes de los récords son y una traducción de una parte de la historia soviética “Unos pocos días”, escrito por Alexander Bek. 

002Foto de Eric Lafforgue. 

Aquellos que sirvieron en el ejército de Corea del Norte a menudo se quejaban de que el estado de disciplina no era muy bueno. Bajo Kim Il Sung, los soldados han golpeado a veces a un oficial, y sus superiores cubrían el crimen para no ser castigados también. Seguramente, la violencia hacia los subordinados fue más frecuente. 

Una vez que Kim Jong Il tomó el poder, trató de introducir al menos algo de disciplina en el ejército: la propaganda interna comenzó a enfatizar la importancia del entendimiento mutuo entre oficiales y soldados y que la violencia era inaceptable. Aparentemente, esto tuvo algún efecto y la disciplina ahora es mejor, pero aún está lejos del ideal. Las chicas son especialmente vulnerables: un comandante puede exigir que una mujer soldado se acueste con él, amenazando con que de lo contrario no se unirá al Partido. Esto último significaría que la jóven habría desperdiciado varios años de su vida, no sería fácil para ella. 

A finales de los años 90 la situación era crítica. Hubo muchos casos en que los soldados que no eran alimentados simplemente robaban a los civiles. Sus comandantes encubrían sus crímenes, y fue difícil para los policías poner detener a un criminal que llevaba un uniforme. Afortunadamente, cuando la situación mejoró en la década de 2000, estos casos se volvieron mucho más raros. 

Por lo general, a los soldados nunca se les permite visitar sus hogares durante los 10 años de servicio. A veces se otorga una excepción, pero incluso la muerte de un padre puede no ser suficiente. Conozco personalmente a un ex comandante de EPC que tenía un comisario que negó su solicitud de asistir al funeral de su padre: “El servicio esta por encima”, dijo. 

Por lo general, dos veces al año los soldados están sujetos a movilizaciones laborales. Esto puede ser un gran proyecto de construcción o simplemente trabajar en los campos de una granja colectiva. A algunos soldados les molesta que ellos, los supuestos defensores de la Patria, sean utilizados como trabajadores, pero para los demás esto se considera un cambio de actividades agradable. 

Cuando los 10 años están a punto de completarse, el soldado generalmente sube de rango al de Sargento Mayor, que generalmente es igual a la posición de un pelotón en segundo lugar al mando. En ese momento, él o ella generalmente es admitido en el Partido. Un candidato necesitaría dos recomendaciones para eso, al igual que en la URSS, pero la decisión final la toma un oficial político. Seguramente, el oficial puede permitir que alguien se una al PTC antes y también denegar algunas solicitudes. 

Después de que el término de servicio ocurre, finalmente, la mayoría de los soldados regresan a sus hogares, pero algunos eligen ingresar a una academia. Este es un rasgo muy importante del ejército de Corea del Norte: con raras excepciones, todos los oficiales de EPC solían ser privados una vez. Las solicitudes para una academia se envían al departamento de personal de la división y, por supuesto, no todas se aprueban. 

El departamento revisa el songbun del candidato, el registro de servicio, el conocimiento de la ideología estatal y los resultados de capacitación. Por lo tanto, podemos decir con virtual certeza que cada oficial en el EPC es un miembro del Partido. 

Un elogio personal del Líder es, por supuesto, un incentivo colosa a su carrera. Los Kim suelen visitar varias unidades militares. Si, por ejemplo, el Gran Mariscal en algún momento se fija en algún soldado y dijera “a este camarada le está yendo bien”, uno puede estar seguro de que algún día este camarada se convertirá en un oficial, y no menos que un comandante. 

Kim Jong Il prohíbe estrictamente a todos los soldados jóvenes tener relaciones [amorosas] 

Después de que un cadete se graduaba de la academia y alcanzaba el puesto de comandante de la compañía (generalmente esto corresponde con un rango de teniente principal), se gana el derecho de casarse y, una vez que se hace, el derecho a no vivir en el cuartel. Para todos los soldados jóvenes está estrictamente prohibido por Kim Jong Il tener una relación amorosa. 

Un rango de coronel es un puesto no oficial en la carrera para la gran mayoría de los oficiales de EPC, al igual que en la mayoría de los ejércitos. Si uno no tiene parientes poderosos o méritos especiales, es muy difícil avanzar más. Aquellos que aún logran obtener su ascenso al de general es por orden personal del Líder. Por lo general, se realiza en la víspera de un día festivo nacional, como los cumpleaños de Kim Il Sung o Kim Jong Il. 

El rango más alto que un simple mortal podría aspirar a alcanzar es el de vice mariscal, que se confiere en una reunión formal de la comisión militar central de PTC: el Partido gobierna al estado y al ejército en la RPDC sin ninguna pretensión. Solo menos de 30 hombres lograron este rango en toda la historia de Corea del Norte. 

Finalmente, el rango más alto de Mariscal de la EPC se otorgó solo a los ex miembros de la unidad partidaria de Kim Il Sung y los dos más altos, el Mariscal de la RPDC y el Generalísimo, se confiere solo a los miembros de la dinastía gobernante. 

¿ES REALMENTE UN EJÉRCITO? 

En definitiva, el ejército norcoreano no es solo una organización militar. 

Primero, tiene muchas tareas civiles, ya que, como dije, los soldados se utilizan como fuerza laboral para compensar la inefectiva economía de Corea del Norte. 

En segundo lugar, algunos rasgos específicos del sistema político norcoreano dificultan su correcto desarrollo. En lugar de entrenar, leer literatura militar, etc., los soldados tienen que dedicar mucho tiempo a memorizar otra serie de “brillantes instrucciones” del Kim a cargo. Y el hecho de que la carrera de un soldado esté vinculada a su ascendencia es la causa de que, para un ciudadano leal que tuvo mala suerte por haber nacido con un mal songbun, sería muy difícil convertirse en un oficial. Pero, sin embargo, esto es aún más cierto para los civiles norcoreanos. 

Tercero, debemos recordar que el largo plazo del servicio resuelve un problema más para las autoridades de la RPDC. Los jóvenes suelen ser la parte más activa de la sociedad. Y al enviarlos a los cuarteles, el gobierno los arranca de sus familiares y amigos y no tiene problemas en adoctrinarlos con la ideología del estado. Por lo tanto, la probabilidad de que se involucren en cualquier actividad no deseada es mínima. 

Puede ser que esta sea una de las causas por las que Kim Jong Un instituyó el reclutameinto femenino recientemente. Como la mayoría de ellas son mujeres que comercian en los mercados de Corea del Norte, su papel en la sociedad crece, pero al enviar a las jóvenes al ejército, el gobierno puede neutralizarlas. 

Así que el ejército norcoreano sirve para resolver solo tareas militares, pero también sociales y políticas. Esto, seguramente, no tiene un buen efecto en su eficiencia de combate. 

Imagen destacada: Ejército norcoreano Pyongyang por Eric Lafforgue el 2008-11-28 01:10:30