Por Kim Yoo Jin
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/broken-glass-fragments-scattered-at-base-of-chain-link-fence-on-north-korean-border-to-deter-would-be-defectors-and-smugglers/  

Imagen superior: Cámara de vigilancia y puesto de guardia en la frontera entre China y Corea del Norte (enero de 2019). Imagen; Kang Dong Wan 

Según el informe de la provincia de Ryanggang, se han dispersado fragmentos de vidrio rotos en la parte inferior de la cerca de alambre a lo largo de la frontera con China para disuadir de deserciones y actividades de contrabando. 

Una fuente ubicada en Hyesan, provincia de Ryanggang, dijo al Daily NK por teléfono el 24 de marzo que “los guardias de la frontera colocan fragmentos de vidrio en lugares donde ha habido muchas deserciones y actividades de contrabando este año“. 

Las autoridades instalaron alambradas y cámaras de vigilancia a lo largo de los ríos Yalu y Tumen tras el ascenso al poder de Kim Jong Un. También se han movilizado para evitar que los norcoreanos realicen llamadas internacionales y han estado utilizando equipos de vigilancia y escuchas telefónicas para monitorear las llamadas. 

El aumento de todas estas formas de vigilancia y monitoreo, junto con las cercas, ha logrado reducir el número de deserciones a través de la frontera hacia China. Sin embargo, los esfuerzos no han logrado detener completamente el flujo de desertores, y el contrabando que se produce fuera del control del gobierno ha llevado a las autoridades a tomar medidas adicionales, informó la fuente. 

“La colocación de fragmentos de vidrio rotos en el suelo no detendrá las deserciones ni las actividades de contrabando. Más bien, su objetivo es fortalecer la disciplina entre los guardias fronterizos y mostrar a las personas que no hay posibilidad de que puedan cruzar la frontera”, dijo la fuente. 

En otras palabras, la nueva forma de obstrucción apunta a mostrar que las autoridades aún intentan reprimir las deserciones y el contrabando, en lugar de ser una medida seria en misma. 

Mientras tanto, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley siguen recibiendo dinero de las personas a quienes detienen por infringir la ley, informó otra fuente en la provincia de Ryanggang. 

Ella le contó a Daily NK sobre un incidente que involucró a un norcoreano que fue sorprendido haciendo una llamada internacional a Corea del Sur utilizando una red de telecomunicaciones china. El norcoreano le dio a los oficiales de vigilancia del Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) 10.000 yuanes para hacer desaparecer su infracción. 

“Un hombre de 50 años que vive en Hyesan fue sorprendido haciendo una llamada a un país extranjero por parte de agentes que allanaron su casa. Él les dio a los agentes 10.000 yuanes junto con un teléfono viejo para evitar problemas”, dijo. 

Posiblemente se enfrentaba a seis meses de una sentencia laboral disciplinaria a corto plazo (dongeonhyeong rodong) o una reforma a través de la condena laboral (rodong gyohwahyeong), por lo que fue prudente haber resuelto el problema en ese momento“. 

El tira y afloja entre las autoridades que están ejerciendo medidas enérgicas contra el flujo de información y los norcoreanos que tratan de encontrar maneras de romper esas restricciones en la región fronteriza entre China y Corea del Norte parece que va a continuar.