Por Jieun Kim
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.rfa.org/english/news/korea/nk-reward-system-04042019114756.html 

Imagen superior Un mitin para funcionarios del Ministerio de Seguridad Popular de Corea del Norte. Noticias Yonhap 

El gobierno de Corea del Norte ha anunciado que ofrecerá recompensas por informes sobre actividades ilegales en un esfuerzo por monitorear más de cerca a sus ciudadanos. Pero en lugar de motivar a la gente a que se chiven unos a otros, muchos están resentidos por la idea, dijeron las fuentes al Servicio Coreano de la RFA. 

“El departamento de policía provincial tuvo una reunión el 24 de marzo en la que anunció que comenzaría a pagar recompensas a quienes reporten a usuarios de teléfonos ilegales, a quienes se quejan sobre el estado o su gobierno, a traficantes y drogadictos“, dijo una fuente de la provincia de Ryanggang en una entrevista con el Servicio Coreano de la RFA el sábado. 

“Las personas que desean obtener las recompensas pueden presentar informes y [el gobierno puede entonces] eliminar a las personas llenas de descontento“, dijo la fuente. 

“Los resultados de esa reunión se entregaron al público a través de estaciones de policía en cada ciudad, condado y distrito“, dijo la fuente, y agregó que “las recompensas pueden variar de 50.000 a 300.000 Won de Corea del Norte (alrededor de 6 a 7 dólares)”. 

La fuente indicó que esta idea se había intentado en el pasado pero no era muy popular. 

“No funcionó bien.”, dijo la fuente, ni siquiera puede garantizar las condiciones de vida básicas para la gente, y la gente no puede ganarse la vida sin infringir la ley. ¿Por qué alguien querría informar sobre alguien?”. 

La fuente dijo que las recompensas son parte de un esfuerzo del gobierno por desalentar el resentimiento por las condiciones económicas actuales provocadas por las sanciones de los EE. UU. y la ONU, lo que ha hecho la vida más difícil a todos. 

Las sanciones están destinadas a privar al régimen de los recursos que podría utilizar para apoyar sus programas nucleares y de misiles. 

“El gobierno es consciente del resentimiento de cómo [Kim Jong Un] ha manejado [la economía], por lo que el Comité Central planea usar el sistema de recompensas para eliminar a las personas que están abiertamente insatisfechas con el estado“, dijo la fuente. 

Una segunda fuente, de la provincia de Hamgyong del norte, estuvo de acuerdo en que el sistema de recompensas era una estrategia del gobierno para desalentar la disidencia. 

Desde el [fracaso en] la reciente cumbre con los Estados Unidos en Vietnam y la elección parlamentaria [donde los votantes pueden elegir solo un candidato], la gente está realmente desilusionada y está expresando sus pensamientos públicamente“, dijo la fuente. 

“[Por eso] salieron con el sistema de recompensas para mantener el orden social y mantener a los descontentos tranquilos antes del Día del Sol, [un feriado nacional que cae en el cumpleaños del padre fundador de Corea del Norte, Kim Il Sung, en abril 15,] dijo la fuente. 

La fuente dijo que algunos creen que la implementación de este sistema de recompensa indica fricciones internas dentro del régimen. 

Algunos residentes piensan que existe un riesgo de seguridad o una grave situación interna“, dijo la fuente. “Por lo general, comienzan a dar este tipo de recompensas cuando hay un asunto nacional importante“. 

Sólo puede significar que hay un aumento de la ansiedad aquí“, dijo la fuente. 

Corea del Norte usa rutinariamente a su gente para mantenerse en línea. El gobierno local asigna a cada ciudadano a un inminban (unidad de vigilancia vecinal), en el cual los miembros son responsables de vigilarse entre por cualquier signo de desobediencia política o actos criminales. 

Además de eso, cada ciudadano debe reunirse semanalmente en las sesiones conocidas comosaenghwal chonghwa“, una actividad grupal en la que cada ciudadano debe confesar sus deficiencias individuales y luego escuchar las críticas adicionales de sus compañeros. 

Un informe de la RFA de mediados de marzo describía cómo saenghwal chonghwa se estaba volviendo más estricto e invasivo después de la cumbre fallida con los EE. UU.