Por Fyodor Tertitskiy 
Traducido por Josue de Juan 
Fuente KOREA OBSERVER, Vol. 49, No. 2, Summer 2018, pp.219-238 © 2018 by INSTITUTE OF KOREAN STUDIES. https://doi.org/10.29152/KOIKS.2018.49.2.219  

Este artículo trata sobre una de las construcciones históricas centrales de la historiografía oficial de Corea del Norte: el mito del Ejército Revolucionario Popular de Corea. Corea del Norte afirma que este ejército, liderado por el primer gobernante de Corea del Norte, Kim Il-sung, derrotó al Japón imperial. Esta afirmación se refleja debidamente en las publicaciones oficiales de Corea del Norte y se enseña a sus ciudadanos. El autor examina los orígenes, la evolución y las implicaciones de este mito histórico. 

La historia se usa a menudo como una herramienta política, las autocracias estalinistas son conocidas por tales actividades. En su minucioso estudio, Vadim Rogovin, un historiador ruso de la era estalinista, demostró cómo el régimen de Stalin distorsionó sistemáticamente los acontecimientos históricos recientes, con el objetivo, sobre todo, de engrandecer el papel de Stalin en la revolución comunista y la subsiguiente guerra civil rusa, mientras que al mismo tiempo difama a los enemigos políticos de Stalin (Rogovin 1994). El artículo de Amy Knight, que analiza el papel de Lavrentiy Beria en el surgimiento del culto de Stalin, contiene hallazgos similares (Knight 1991). 

Corea del Norte adoptó esta práctica soviética. A lo largo del tiempo, la presentación de los acontecimientos históricos en la narrativa de Corea del Norte se ha modificado sistemáticamente, para adaptarse a las demandas políticas siempre cambiantes de la era. En este artículo presentaré un estudio de caso de cómo tales cambios han afectado la presentación de los eventos de 1945, cuando el Imperio japonés fue derrotado y naciera una nueva Corea independiente. Los eventos de ese breve período determinaron el curso posterior de la historia de Corea, y como tal, la presentación oficial de este período es importante para crear una imagen deseable del pasado. La descripción oficial de los eventos ha cambiado al menos tres veces, cada vez para justificar cambios en la política oficial. Por lo tanto, el estudio de estas interpretaciones cambiantes nos presenta valiosos conocimientos sobre la forma en que la historia ha sido manipulada y puesta en uso político en Corea del Norte. 

Con el tiempo, la RPDC comenzó a afirmar que Japón había sido derrotado en 1945 por Kim Il-sung y suEjército Revolucionario Popular de Corea” (ERPC). El estudio de la evolución de esta distorsión de la historia motivada políticamente es el tema de este artículo. A partir de ahora, la falsificación de la historia en Corea del Norte sigue siendo poco estudiada en la academia de lengua inglesa, y Corea del Sur parece ser el único país donde se ha estudiado este problema en gran medida. Entre los trabajos notables sobre el tema se incluyen el “Comentario explicativo de las obras de Kim Il-sung” (1993) de Kim Pyŏng-ro y “Un estudio de la mitologización de la lucha armada de Kim Il-sung contra Japón” (2006) de Chae-jin. Sin embargo, el trabajo de Kim se centra en gran medida en las discrepancias entre varias publicaciones de las obras de Kim Il-sung, mientras que se centra en la historiografía de las actividades de Kim en la década de 1930. Por lo tanto, este artículo parece ser la primera publicación que trata el mito de la ERPC. 

Este tema, aparte de razones empíricas, también es importante debido a la tendencia en la investigación histórica a suponer que las publicaciones oficiales de la RPDC tienen algún mérito sobre el tema y que deben considerarse fuentes históricas. El autor pretende demostrar que este no es el caso, ya que estos son textos cuyo contenido se define puramente por razones políticas. 

I. La guerra soviético-japonesa y el ascenso de Kim Il-sung

Dado que este artículo está dedicado a un estudio de una manipulación de la narrativa histórica motivada políticamente, tiene sentido presentar brevemente los hechos antes de proceder. 

Hay múltiples trabajos sobre la guerra soviético-japonesa de 1945 y los primeros meses de la ocupación soviética del norte de Corea. La mayoría de estos trabajos se basan en el estudio de los documentos de archivo soviéticos, estadounidenses, coreanos y japoneses disponibles actualmente. 

Entre los mejores de ellos se encuentran el artículo de Chŏn Hyŏn-suLlegada del ejército soviético y su política en Corea del Norte” (1995) y el libro de cuatro volúmenes de Morita Yoshio “Crónica del fin de la guerra en Corea” (1964). Ambos se basan en un número muy extenso de fuentes primarias: soviética y coreana en el caso de Chŏn y japonesas en Morita. En cuanto a los primeros años de Kim Il-sung, el mejor trabajo sobre el tema, podría decirse, es el de Dae-sook Suh ( Tae-suk) “Kim Il Sung: El Líder de Corea del Norte” (1988). 

Kim Il-sung, como saben los lectores, era un coreano que se mudó a Manchuria en 1920 y se unió al movimiento guerrillero antijaponés poco después de la proclamación de Manchukuo, un estado títere del Japón imperial. Las unidades guerrilleras con las que luchaba Kim estaban organizadas y subordinadas al Partido Comunista Chino. El movimiento fue en gran parte sin éxito, ya que las fuerzas manchurianas y japonesas finalmente tuvieron éxito en su represión contra los partisanos. En 1940, Kim Il-sung, temiendo por su vida, huyó de Manchukuo con unos pocos camaradas y cruzó la frontera con la URSS. Tras haber sido sometido a la verificación de antecedentes por parte de la seguridad soviética, Kim fue aceptado en el Ejército Rojo en 1942. Dado el rango de capitán, sirvió en la 88.ª Brigada del ejército soviético durante tres años. 

En agosto de 1945, la Unión Soviética se unió a los aliados en su guerra contra el Japón imperial e invadió Manchukuo, Corea, el sur de las islas Sakhalin y Kuril. Combinado con las bombas atómicas que se lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki, esto causó que Tokio aceptara los términos de los Aliados y se rindiera. La URSS ocupó la mitad norte de la península coreana y muy pronto comenzó a reorganizar su zona de ocupación en un protoestado comunista. Kim Il-sung, que no participó en la guerra con Japón, regresó a Corea en septiembre y pronto fue nombrado líder de Corea del Norte. 

II. La falsificación

Sin embargo, esto no es lo que se enseña a los ciudadanos de la RPDC. Según Corea del Norte, el Imperio japonés no fue derrotado por nadie más que el propio Kim Il-sung. Kim, según las publicaciones de la RPDC, había creado su Ejército Revolucionario Popular de Corea (Chosŏn Inminhyŏkmyŏng’gun) en 1932. Era el único comandante de esta fuerza guerrillera que, como se afirma, operaba en interacción con el comunista chino, pero en gran medida independiente de él. Unidades guerrilleras. Habiendo llevado a cabo varias operaciones militares importantes, en agosto de 1945, el ERPC lanzó la “Ofensiva final para liberar a la patria” (choguk haebang-wl wihan ch’oehu konggyŏk chakchŏn). En aproximadamente una semana, Japón fue derrotado, los japoneses fueron expulsados de Corea y los coreanos jubilosos abrazaron a su liberador, el Gran Líder Kim Il-sung. 

Esta afirmación es, por supuesto, una fabricación completa, ya que el “Ejército Revolucionario Popular de Corea” nunca existió, y el único ejército que libra la guerra contra Japón en Corea fue el Ejército Rojo de la Unión Soviética. 

El “ERPCnunca se menciona en ningún documento histórico compilado antes de 1945, incluido, entre ellos, el certificado de Kim Il-sung de la Orden de la Bandera de Roja (lista Nagradnoj 1945), que simplemente lo llama “participante activo en el movimiento partidista“. Los diarios de Zhou Baozhong, un líder partidista chino que luchó junto a Kim, también afirman que su buen camarada Kim Il-sung era uno de los comandantes de rango medio del movimiento partidista, dirigido y dirigido por el Partido Comunista de China y no menciona nada sobre el “ERPC” (Zhou 1991). Además, también está el testimonio de un ex comisario de la división de la RPDC, que desertó a China en 1969. Mientras que este hombre había estado en la RPDC, había hablado con ex miembros de la unidad de Kim Il-sung que declararon directamente que el “ERPC nunca existió y este término nunca se usó para referirse a las unidades partisanas de Kim Il-sung (Ryŏ 1991, 111-112). 

Sin embargo, el mito de la ERPC se había convertido en uno de los cimientos de la ideología y legitimidad norcoreanas del gobierno de la familia Kim, ya que su miembro fundador, Kim Il-sung, es constantemente aclamado como un “héroe nacional” por “liberarCorea de los “perversos imperialistas japoneses”. 

En este artículo tengo la intención de rastrear los orígenes y la historia del desarrollo de esta falsificación, y estudiar cómo influyó en las relaciones de la RPDC con la Unión Soviética, así como explicar cómo este mito ha influido en la política de la RPDC. 

III. Una nota sobre las fuentes 

Dado que este artículo analiza el discurso oficial de propaganda de Corea del Norte sobre un evento histórico muy importante, sería lógico utilizar las publicaciones clave de la RPDC sobre la historia como fuentes del artículo. 

En primer lugar, estas son historias oficiales. Tales trabajos, que a menudo consisten en muchos volúmenes, se han publicado varias veces y cada publicación refleja el estado contemporáneo de la ideología estatal. El más importante de ellos es “Historia completa de Corea”, un trabajo de 34 volúmenes publicado de 1979 a 1992 (Chosŏn chŏnsa 1979-1992). 

Además, se publicó una versión más corta en dos volúmenes, también llamada “Una historia sinóptica de Corea” en 1987 (Chos twon t’ongsa 1987) 

En segundo lugar, Corea del Norte adoptó la tradición soviética de publicar libros específicamente dedicados a la historia del Partido (en el caso de la RPDC, el Partido de los Trabajadores de Corea, PTC), que constituye una parte importante del discurso histórico oficial. 

Para el propósito de esta investigación, he utilizado “Materiales de enseñanza de la historia del Partido de los Trabajadores de Corea” (Chosŏn Rodongdang ryŏksa kyojae 1964), “Una historia concisa del Partido de los Trabajadores de Corea” (Chosŏn Rodongdang ryaksa 1979) y “Una historia del Partido de los Trabajadores de Corea” (Chosŏn Rodongdang ryŏksa 1991). 

En tercer lugar, las biografías oficiales de Kim Il-sung son otras fuentes importantes. “Una breve biografía del comandante Kim Il-sung” salió en 1952 (Kim Il-sŏng changgun-ŭi ryakchŏn 1952). En 20 años, la RPDC publicó “Una biografía concisa del respetado camarada Kim Il-sung” (Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn 1972). En 1992-1998, la RPDC publicó una serie llamada “Con el siglo“, que se presentó oficialmente como la autobiografía de Kim (Kim, 1992-1998). Además, en 2003 se publicó “Una biografía concisa del gran líder respetado camarada Kim Il-sung” (Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn 2003) y “Una biografía concisa del gran líder respetada camarada Kim Il-sung (edición ampliada) fue publicado en 2012 (Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn (chŭngbop’an) 2012). 

En cuarto lugar, la enciclopedia general publicada por la RPDC, incluyendo la “enciclopedia general” de la década de 1980 (Paekkwa chŏnsŏ 1982-1984), “Gran Enciclopedia de Corea” (Choson taepaekkwa sajón 1995-2001) y, por último, Kwangmyong Encyclopaedia (Kwangmyong paekkwa sajón 2007-2008). Estas enciclopedias reflejan la visión oficial de la historia en ese momento. 

Otro tipo de fuente es el Anuario Central de Corea, publicado anualmente por la RPDC. El autor utilizó el primer volumen de la serie, publicado en 1949, ya que era uno de los documentos más importantes relacionados con el discurso oficial en la RPDC antes de la guerra. 

Además, el autor utilizó la biografía de Kim Il-sung “La gran guía de la nación coreana” (Chosŏn minjok-ui widaehan ryŏngdoja 1965) publicada por la Asociación general pro-norcoreana de residentes coreanos en Japón (Zai-Nihon Chōsenginkai, GAKRJ ), ya que, como se ha mostrado en este artículo, en la década de 1960, la RPDC usó a la Asociación como un campo de prueba para su propaganda: las nuevas doctrinas se introdujeron por primera vez en los libros de texto de GAKRJ y, en pocos años, en la propia RPDC. 

IV. Primera etapa: de la “Unidad partidista antijaponesa” al “ERPC”

Los orígenes del culto a Kim Il-sung se remontan al comienzo de la ocupación soviética, e irónicamente, el términoEjército Revolucionario del Pueblo Coreanofue acuñado inicialmente por las autoridades soviéticas como parte de su política para glorificar a Kim Il-sung quienes apadrinaron en su momento su ascenso político. 

La Unión Soviética comenzó la creación de la versión oficial de la historia poco después de la rendición de Japón. La nueva versión fue diseñada para, ante todo, servir a los objetivos políticos de la URSS. Así, la guerra soviético-japonesa se presentó como una guerra de liberación y la versión soviética de la historia glorificó a la URSS y al Japón imperial vilipendiado. También se debe enfatizar que dado que las personas que crearon esta nueva versión de la historia eran coreanos nacidos en la URSS, la versión soviética de la historia no tenía conexión con la historiografía colonial de la Corea de antes de 1945. 

Quizás uno de los aspectos más importantes de esta actividad fue la construcción del Monumento a la Liberación en el centro de Pyongyang en 1947. El monumento tenía las siguientes dos inscripciones (tanto en coreano como en ruso) y se suponía que serviría como un recordatorio de la “Gratitud del pueblo coreano por la liberación del ejército soviético”: 

El gran pueblo soviético ha destrozado a los imperialistas japoneses y ha liberado al pueblo coreano. Los lazos de amistad entre el pueblo coreano y el soviético se fortalecen aún más por la sangre derramada por los soldados soviéticos en su liberación del pueblo coreano. Este monumento se erige como una muestra de gratitud de todo el pueblo. 15 de agosto de 1945 

¡Gloria eterna al gran ejército soviético, que liberó al pueblo coreano del yugo del imperialismo japonés y abrió el camino a la libertad y la independencia! 15 de agosto de 1945 

El principal problema que enfrentaron los soviéticos fue construir una biografía adecuada de la persona que las autoridades de la URSS habían elegido para dirigir Corea del Norte: Kim Il-sung. La biografía de Kim fue en gran parte una exageración de su carrera de guerra de guerrillas antijaponesa, una exageración tan burda que Pyotr Pak, el coreano soviético que recibió instrucciones de supervisar el proceso, eligió presentar su renuncia por razones éticas a su comandante, el general Romanenko (Smirnov 1992). 

Sin embargo, la biografía de Kim fue compuesta y parece que la primera vez que se publicó su versión más o menos completa fue en el primer Anuario Central de Corea, la edición de 1949. Kim Il-sung fue presentado como el líder de toda la resistencia antijaponesa en Manchuria. La batalla de Poch’ŏnbo, el asalto de la unidad de Kim Il-sung a un puesto de guardia en la frontera entre Japón y Manchuria, se presentó como un evento importante de la resistencia nacional coreana contra el yugo japonés. Finalmente, el libro afirmaba que los japoneses llamaban a la unidad de Kim el “Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano” (Chosŏn chungang nyŏn’gam 1949). El nombre en probablemente fue copiado de los ejércitos de los estados satélites soviéticos anteriores a 1945: los ejércitos de Mongolia, Tuva y la República del Lejano Oriente fueron llamadosEjércitos Revolucionarios Populares“. Este nombre se convertiría en el elemento crucial del mito que rodea a Kim Il-sung.

V. Etapa Dos: la ERPC como Fuerza Auxiliar del Ejército Rojo

La versión soviética de la historia se mantuvo oficial durante unos pocos años, mientras que la URSS estaba firmemente en control de Corea del Norte. 

La situación comenzó a cambiar en 1952, cuando la RPDC se estaba preparando para celebrar el 40 cumpleaños de Kim Il-sung. En un libro publicado para conmemorar este evento, se mencionó al ejército de Kim como una fuerza de asistencia del Ejército Rojo (Kim Il-sŏng changgun-ŭi ryakchŏn 1952, 32): 

El 9 de agosto de 1945, el gran Ejército de la Unión Soviética entró en guerra contra Japón y comenzó a luchar contra el imperialismo japonés. Los equipos de ataque del comandante se movilizaron rápidamente y, convirtiéndose en una nueva fuerza imparable, con el ejército soviético participó en batallas para aniquilar al enemigo mortal del pueblo coreano, el imperialismo japonés. 

Esta fue una de las primeras manifestaciones de la nueva era, donde Kim Il-sung con cautela y, finalmente, se hizo políticamente independiente de la URSS. A mediados de la década de 1950, lanzó una campaña dirigida a reducir la influencia cultural y, en última instancia, política de la Unión Soviética en Corea del Norte, cuando la RPDC dejó de traducir la literatura soviética actual, mientras que algunos funcionarios norcoreanos comenzaron a desobedecer las instrucciones soviéticas (Myers 2015 , 34; Gabroussenko 2011, 275-302). 

La primera corrección parcial del mito anterior de ERPC fue uno de los primeros indicadores de esta campaña. Antes de eso, la ERPC fue presentada como una importante unidad guerrillera, que sin embargo no había participado en la guerra con Japón en Corea en agosto de 1945, una guerra llevada a cabo únicamente por el Ejército Rojo. Sin embargo, en esta nueva versión de la historia, se presentó al ERPC como una ayuda real al ejército soviético en la guerra, para demostrar que la “liberación de Corea” no debería atribuirse por completo a los soviéticos. Así Kim Il-sung, quien también recibió el crédito por la restauración de la condición de estado de Corea, se otorgó más legitimidad para una política más independiente. 

Esta afirmación, debidamente reflejada en los documentos contemporáneos de la RPDC, como en un libro de texto de escuela secundaria, publicado en 1955 (Chosŏn ryŏksa. Kogŭp chung 1955, 115, 117), sobrevivió con éxito a la agitación política que enfrentó Corea del Norte a mediados de los años cincuenta. La serie de eventos al seguir la desestalinización en la URSS, un grupo de funcionarios del Partido intentó sin éxito eliminar a Kim Il-sung del poder (Lankov 2007; Shimotomai 2006) no afectó el estado del mito del ERPC. 

Incluso hasta la década de 1960 el nuevo discurso siguió siendo el mismo. En 1964, “Materiales didácticos de la historia del Partido de los Trabajadores de Coreareiteró esta narrativa revisada (Chosŏn Rodongdang ryŏksa kyojae 1964, 111-112): 

El 9 de agosto de 1945, la Unión Soviética entró en guerra contra Japón. La entrada de la URSS tuvo un efecto decisivo en acelerar la derrota de Japón. 

El Ejército Revolucionario del Pueblo, después de completar todos los preparativos, participó en la batalla para destruir completamente el imperialismo japonés. 

El 15 de agosto de 1945, los imperialistas japoneses finalmente anunciaron su rendición incondicional y la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin. 

Como se puede ver, una parte importante de la nueva versión del mito ERPC fue que el “papel de asistente” de la ERPC se mencionaba generalmente con solo una frase, mientras que el Ejército Rojo todavía era reconocido explícitamente como la principal fuerza de combate y ningún culto alrededor de la “ofensiva del ERPC” se había creado todavía. Se podría decir que esta versión intermedia reflejó la nueva posición, cada vez más independiente, de la RPDC dentro del campo comunista. Sin embargo, el culto de Kim Il-sung todavía estaba restringido y, si bien esta imagen de la historia era mucho más halagadora para él, todavía no se atrevía a reclamar el crédito por la independencia de Corea únicamente para él. Esto iba a cambiar en unos pocos años. 

VI. Tercera etapa: la ERPC como el Libertador de Corea

La tercera versión de los eventos de 1945 afirmó que la ERPC fue la fuerza principal que aplastó a Japón, mientras que la Unión Soviética desempeñó solo un papel secundario de apoyo. 

Antes de publicarse en la propia RPDC, la nueva versión se había propagado en Japón entre los miembros del GAKRJ desde 1965 (Chosŏn minjok-ui widaehan ryŏngdoja 1965, 138). Esta opción parece algo contraintuitiva, ya que los miembros de GAKRJ vivían en Japón y, por lo tanto, estaban mucho más expuestos a la información externa que los residentes de la RPDC. Sin embargo, estas eran las personas que habían tomado la decisión consciente de apoyar a Corea del Norte y, como habían creído la propaganda antes, Pyongyang podría haber asumido que seguirían haciéndolo. 

En la RPDC en , no se introdujo por algunos años. En el vigésimo primer aniversario del anuncio de rendición de Japón, es decir, el 15 de agosto de 1966, el principal periódico del país, Rodong Shinmun, todavía afirmaba que “no olvidamos que el pueblo soviético y sus grandes fuerzas armadas vencieron al imperialismo japonés y liberaron a nuestro pueblo”. (Ch’angjo-wa pŏnyŏng-ŭi sŭmul han haee 1966). 

Aparentemente, esta fue la última vez que los soviéticos fueron llamadosliberadores” en Corea del Norte, ya que muy poco después el país experimentaría un cambio dramático. Después de la purga de elementos desleales en la Segunda Conferencia del Partido en 1966, el “sistema ideológico monolítico del Partido” fue proclamado en el Decimoquinto Pleno del Cuarto Comité Central en mayo de 1967, y fue cimentado aún más por el discurso de Kim Il-sung “En las Tareas Inmediatas en las Direcciones de la Propaganda del Partido ”(también conocidas como Instrucciones del 25 de mayo”). La introducción de este sistema resultó en una intensificación de la vigilancia interna y la censura, un aumento dramático en la intensidad del culto a la personalidad y la introducción de la nueva versión de la historia (Tertitskiy 2016). El 15 de agosto de 1967, Rodong Shinmun afirmó que los “partisanos antijaponesescoreanosaplastaron a los imperialistas japoneses” junto con el ejército soviético y, por lo tanto, “lograron una victoria histórica” en 1945 (T’ujaeng-gwa sngri-ŭi s tumul tu hae 1967). El Ejército Rojo ya no se presentaba como la principal fuerza de combate. 

La proclamación del “sistema ideológico monolíticocondujo a una purga masiva de bibliotecas, oficialmente llamadaarreglo de libros” (toŏ chŏngri saŏp) (O.io kyosi-ga Pukhan sahoe-e mich’i-n yŏnghyang 2014); esta campaña dio como resultado que todos los libros antiguos que contradijeran el nuevo punto de vista histórico que se eliminaran del dominio público. 

Todas las nuevas publicaciones, mientras tanto, reiteraron la nueva versión de la historia. Entre ellos, se debe mencionar la biografía oficial de Kim Il-sung publicada en 1972 (Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn 1972, 289-291), “Una historia concisa de Corea” de 1987 (Chosŏn t’ongsa 1987, 275-279), Edición de 1979 de la “Historia concisa del Partido de los Trabajadores de Corea” (Chosŏn Rodongdang ryŏksa 1991, 144-148), “Historia completa de Corea” (Chosŏn chŏnsa 22 1981, 118-133) y “Enciclopedia general” de 1983 ( Paekkwa chŏnsŏ 4 1983, 600-601). 

La historia que contaron se puede resumir en el siguiente párrafo: 

Cuando la Alemania fascista1 finalmente fue derrotada, el Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano del Gran Líder tuvo la oportunidad de atacar a Japón. El 9 de agosto de 1945, el Gran Líder emitió una orden a todas las unidades de la ERPC para comenzar la Ofensiva Final para liberar a la patria. El Ejército Revolucionario Popular de Corea, coordinando sus acciones con los soviéticos, que también ha entrado en la guerra con Japón, realizó desembarcos en Unggi, Rajin y Chongjin. Aplastaron las llamadas “fortificaciones inexpugnables” erigidas por el enemigo y muy pronto los imperialistas japoneses anunciaron su rendición incondicional. El pueblo coreano, abrumado de alegría, gritó: “¡Viva el Comandante Kim Il-sung!” Y “¡Viva el Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano!” 

Quizás lo más interesante de todo esto es que Kim Il-sung “se apropió” de las tres operaciones de aterrizaje del Ejército Rojo, afirmando que los desembarques en Unggi, Rajin y Chongjin fueron de hecho llevados a cabo por la ERPC. Si lo comparamos con la etapa por 1967, podemos ver que la narrativa se invirtió: antes de eso, fue el ERPC quien fue mencionado con una sola frase; Ahora era el ejército soviético. 

VII. Cuarta etapa: Kim Il-sung como el Mentor del Ejército Rojo 

El evento clave de la etapa final fue la publicación del libro de ocho volúmenes “Con el siglo” en la década de 1990. Firmado por Kim Il-sung, este libro se presentó como su autobiografía, cubriendo los eventos anteriores a 1945. El libro se tradujo a muchos idiomas, incluido el inglés, pero por razones de exactitud, el autor usó el original coreano, particularmente el octavo volumen, que trata de los eventos de 1945. En este documento se debe mencionar que se publicó en 1998, es decir, cuatro años después de la muerte de Kim Il-sung (Kim 1998, 448-466). 

La historia que presentaron las “memoriasfue mucho más lejos de la verdad histórica que las publicaciones anteriores de Corea del Norte. “Con el sigloafirmó que Kim Il-sung estuvo en Manchuria en 1940 y visitaba Khabarovsk “de vez en cuando” antes de que comenzara el ataque a Japón. Según el libro, se reunió con algunos de los principales comandantes militares soviéticos, incluidos los comisarios Aleksandr Vasilevskiy, Kirill Meretskov y Rodion Malinovskiy, y se hizo amigo de este último. Meretskov, afirma el libro, dijo a Kim: “En una guerra contra los imperialistas japoneses, los camaradas coreanos son nuestros superiores.  El papel de los camaradas coreanos en las operaciones militares contra los japoneses es muy importante, tenemos muchas esperanzas puestas en ti”. 

Esta adulación fue solo el comienzo. Según “Con el siglo”, Kim Il-sung también visitó Moscú y conoció al miembro del Politburó Andrei Zhdanov, quien le dijo a Kim, entre otras cosas, que “Stalin le había hablado de un partidario coreano, Kim Il-sung”, y que estaba encantado de saber de Kim que los coreanos no necesitaban ninguna ayuda en la construcción nacional. 

La historia de la ofensiva final se describe de una manera similar, pero no del todo idéntica a las publicaciones anteriores. El libro aún afirma que la orden de Kim Il-sung sobre la Ofensiva Final se emitió el 9 de agosto, pero la narración adicional se hizo más detallada. De acuerdo con el libro, Kim Il-sung instruyó al comando del primer frente soviético del Lejano Oriente sobre las tácticas de guerra, y el ERPC no solo liberó a Corea, sino que también participó en la guerra contra el ejército de Kwantung en Manchuria. “Con el siglonombra a Jinchang, Dongning, Muling y Mudanjiang entre las ciudades de Manchuria “liberadas por la ERPC”. Los soldados soviéticos aparentemente fueron abrumados al respeto y le dijeron a Kim que “los guerrilleros coreanos son los más grandes“. La historia de la ofensiva final termina con la siguiente afirmación: 

La liberación de nuestro país fue así lograda por el Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano, que lanzó fuertes golpes contra los imperialistas japoneses durante 15 años y sacudió sus cimientos, y movilizó a toda la población a la guerra de resistencia. La operación soviética logró terminar tan rápidamente solo gracias a la larga lucha de nuestro ejército y nuestro pueblo (Kim 1998, 466). 

Esta historia extremadamente autoengrandeciente es, por supuesto, completamente falsa, ya que, como los lectores recuerdan, Kim desertó de Manchukuo en 1940, fue aceptado en el Ejécito Rojo en 1942 y estaba sirviendo como capitán y comandante de batallón. Ni él, ni su batallón, participaron en la guerra con Japón en absoluto. 

Algunos lectores pueden asumir que, dado que el último volumen de las “memorias” se publicaron después de la muerte de Kim Il-sung, las memorias son probablemente una creación de Kim Jong-il, no de Kim Il-sung. Sin embargo, la primera publicación con una narrativa similar fue la historia del Partido de 1991 (Chosŏn Rodongdang ryŏksa 1991, 156-159). Menciona la “reunión de Khabarovsk”, donde Kim Il-sung supuestamente se reunió con altos funcionarios soviéticos, y esta reunión, como se describe en las memorias, no fue parte de la etapa anterior del mito ERPC. Por lo tanto, podemos suponer que, si bien las memorias en se publicaron bajo Kim Jong-il, al menos sus contenidos y narraciones básicas fueron autorizados por Kim Il-sung. 

A partir de entonces, toda la narrativa norcoreana de los acontecimientos de agosto de 1945 se basó en la narrativa de “Con el siglo“. Tanto la edición del 2003 (Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn 2003, 239-241) como la del 2012 (Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn (chŭngbop’an) 2012, 238-242) de la biografía de Kim Il-sung reflejaron esta narrativa, al igual que la “Gran Enciclopedia Coreana” (Chosŏn taepaekkwa sajŏn 19 2000, 135-136) y la Enciclopedia Kwangmyŏng (Kwangmyŏng paekkwa sajŏn 1 2007, 494-496). 

VIII. La reaccion sovietica 

El mito de ERPC no solo glorificó a Kim Il-sung; también atacó indirectamente a la Unión Soviética, ya que los esfuerzos del Ejército Rojo en la guerra contra Japón se reconocieron cada vez menos en la RPDC.2 Los soviéticos, en gran medida sin éxito, intentaron contrarrestar la creación del mito con sus propias publicaciones. 

Después del deterioro de las relaciones soviético-norcoreanas en la década de 1950 y la RPDC que apoyaba abiertamente a la República Popular China después de la división chino-soviética a principios de la década de 1960, la URSS autorizó en silencio una serie de recuerdos sobre la guerra soviético-japonesa y la primera años de historia de Corea del Norte (Vanin 2004, 155-212). Como la Unión Soviética no quería antagonizar directamente a Corea del Norte, no se hicieron explícitamente acusaciones de “historia distorsionadora“, sin embargo, el contenido de las memorias, naturalmente, no tenía ninguna referencia a la ERPC (Uspenskiy 1964; Vo imya druzhby s narodom Koreii.Vospominaniya i stat’i. 1965). 

En 1981, la URSS llegó a desclasificar algunos de los documentos históricos relacionados con el período y los publicó en una colección titulada “Relaciones de la Unión Soviética y la Corea del Pueblo”. 1945-1980 “(Ontosheniya Sovetskogo Soyuza s narodnoj Koreej. 1945-1980. Dokumenty i materialy 1981). Entre los documentos se encuentran la proclamación del oficial al mando de la fuerza armada soviética en el Lejano Oriente del Mariscal Vasilevskiy, informes sobre algunas de las batallas en la guerra soviético-japonesa y órdenes publicadas por Stalin sobre la política de ocupación en Corea. 

Esta publicación, también, tenía como objetivo atacar la historia del estado de la RPDC. 

Cabe señalar que esta campaña no debe verse como una búsqueda pura y sin adulterar de la verdad histórica: la Unión Soviética simplemente defendió su propia versión de la historia, que, ciertamente, estaba más cerca de la real, pero aún muy diferente de la que realmente sucedió. La Unión Soviética todavía era retratada como el gran liberador de Corea del Norte, como un estado júnior, pero definitivamente socialista positivo, con el Japón imperial, los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial y Corea del Sur, como fuerzas del mal casi puro. Básicamente, esta era solo la antigua versión soviética de la historia, que se había enseñado en Corea del Norte en la década de 1940, reiterada nuevamente, con algunos documentos y testimonios nuevos presentados, pero solo en la medida en que pudieran haber sido interpretados para respaldar la narrativa aprobada por el estado. 

Esta campaña había fracasado en gran medida, produciendo un efecto poco perceptible en la presentación de eventos de Corea del Norte. Sin embargo, los diplomáticos soviéticos aún lograron obtener un gran éxito: se conservó el Monumento a la Liberación, que había sido construido por el ejército soviético. Todavía se encuentra en Pyongyang y los residentes de la ciudad pueden acudir a él y leer la declaración sobre el ejército soviético que libera a Corea, una declaración que contradice todo lo que Corea del Norte enseña desde finales de los años sesenta. 

IX. El subdesarrollo del mito

La investigación histórica se basa en el análisis de las fuentes y una historia falsa normalmente requeriría fuentes falsificadas para sustituirla. Corea del Norte ha producido una serie de falsificaciones para sustituir sus afirmaciones históricas. Las colecciones de obras de Kim Il-sung publicadas después de 1967 incluyen varios discursos bien editados o completamente falsificados. Las fotografías históricas también están fuertemente retocadas, con oficiales soviéticos, oficiales purgados e incluso la bandera tradicional coreana que es quitada (Tertitskiy 2016,265-284). 

Sin embargo, se ha producido muy poco para sustituir el mito de la ofensiva final. 

De hecho, los esfuerzos de la RPDC con respecto a este tema en particular se limitaron a crear un documento, una orden que la RPDC alega que Kim Il-sung dio el 9 de agosto de 1945. 

La orden se publicó en el primer volumen de “Obras completas de Kim Il-sung” en 1995. En este documento, se debe mencionar que este volumen, que contiene obras supuestamente creadas por Kim Il-sung, se publicó después de los volúmenes 2-12 ya había aparecido impreso. A juzgar por el hecho de que la mayoría de los contenidos del primer volumen nunca se habían publicado antes, y que algunos, si no la mayoría de los documentos, contradicen con fuerza los hechos históricos establecidos (como Kim Il-sung, “dando órdenes” a los guerrilleros en 1943 (Kim 1995, 546-571), a pesar de que en realidad era un oficial del Ejército Rojo en ese momento), se puede suponer que los documentos fueron falsificados, por lo que la demora en la publicación se debió a la necesidad de preparar las falsificaciones y hacer que sean aprobados por los principales líderes de la RPDC. 

La orden en la ofensiva final es el últimodocumento” del primer volumen. Como es bastante breve, el autor decidió incluir su traducción completa en el presente artículo (Kim 1995, 572-573): 

ORDEN 

En el inicio de la ofensiva general para liberar a la patria. 

9 de agosto de 1945 

¡Comandantes y soldados de todas las unidades del Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano! 

El momento en que nuestra nación había esperado ha llegado, el momento en que cumpliremos la gran obra histórica de la restauración de la Patria. 

El ejército soviético ya ha aplastado a la Alemania fascista y ha declarado la guerra para aniquilar a los agresores japoneses. Con la entrada de la Unión Soviética en la guerra, la situación política y militar en el Lejano Oriente cambia fundamentalmente. Una situación beneficiosa para la propia nación para completar 

Se avecina el hecho histórico de la restauración de la Patria. 

En este tiempo solemne y decisivo, ordeno lo siguiente a los comandantes de todas las unidades y a todos los soldados del Ejército Revolucionario Popular de Corea. 

Primero, todos los comandantes y soldados de la ERPC lanzarán una ofensiva final para liberar el territorio de la Madre Patria de los agresores imperialistas japoneses. 

Todos los comandantes y soldados: ¡sean patriotas valientes y leales en la lucha contra el ejército japonés! La sangre de nuestro pueblo derramada por los agresores imperialistas japoneses fluye en los ríos de nuestra antigua tierra. Aplastarlos sin piedad con un puño de hierro; ¡Déles retribución para que no sobreviva un solo bastardo! 

En segundo lugar, todas las unidades y grupos pequeños de ERPC que actúan dentro del país y miembros de organizaciones revolucionarias ayudarán al ERPC en su ofensiva final para organizar a todas las personas para la lucha antijaponesa. Dirigid a todos los trabajadores, agricultores y todos los luchadores antijaponeses en el camino hacia la victoria, ¡el camino de las brillantes hazañas! 

Tercero, las unidades pequeñas de ERPC y las milicias populares que luchan dentro del país se unirán con el avance de ERPC, y atacarán audazmente la retaguardia del enemigo. ¡Pequeñas unidades de la ERPC y la milicia popular, atacad al ejército del enemigo y objetos de propósitos militares, paralizan su cadena de mando y toman la iniciativa de los bastardos! 

Cuarto, los trabajadores políticos de la ERPC convocarán activamente a sus combatientes a la guerra santa para erradicar al enemigo, conducirán más vigorosamente la agitación política en las áreas liberadas. Convocarán al pueblo para crear sus propias instituciones de autogobierno, obstaculizar las maniobras de los reaccionarios y, como un solo hombre, mantener el orden y comenzar a trabajar en la creación del nuevo orden social. 

¡Comandantes y soldados del Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano! 

¡Logremos un gran éxito y cometamos grandes obras en la guerra santa por la liberación de la Patria! 

Estoy seguro de que todas las unidades y todos los comandantes y soldados de la ERPC aplastarán al abominable régimen imperialista japonés y terminarán gloriosamente la gran obra histórica de la liberación de la Madre Patria. 

La victoria será nuestra. ¡Adelante, por la victoria final en la guerra antijaponesa! 

Sin embargo, aparte de estedocumento“, no se han realizado falsificaciones para apoyar el mito de la ofensiva final. No hay monumentos sobre los soldados de la ERPC que “murieron” en la Ofensiva Final, no hay “registrossobre cuándo un pueblo o ciudad en particular fue liberada por la ERPC y por cual unidad y, finalmente, no hay una explicación real de por qué los estadounidenses se les permitió ocupar Corea del Sur. Se supone que los norcoreanos dan por sentado la historia y la policía secreta suprime toda posible incredulidad. 

X. Conclusión: La evolución del mito ERPC en la ideología de Corea del Norte

El mito del Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano evolucionó a través de cuatro etapas, con cada etapa consecutiva más alejada de la verdad histórica y más favorecedor para Kim Il-sung. La evolución del culto estuvo estrechamente vinculada a los principales acontecimientos de la historia de Corea del Norte y, en gran medida, fue una manifestación de los cambios políticos que experimentó el país y se vincularon directamente con el papel político y la imagen de Kim Il-sung. 

La política de la Unión Soviética de crear un “héroe nacional” a partir de Kim dio como resultado el primer paso del desarrollo del mito, cuando la importancia de la unidad guerrillera de Kim se exageró a propósito y se creó el términoERPC“. La URSS necesitaba que el nuevo líder de su estado cliente fuera un hombre popular, por lo que se le presentó como una figura mucho más importante en el movimiento antijaponés de lo que realmente era. 

El escape gradual de Kim Il-sung del control político soviético en la década de 1950 resultó en la segunda etapa, cuando el ERPC comenzó a presentarse como asistente del ejército soviético. Sin embargo, dado que el culto a la personalidad de Kim Il-sung tuvo que atenuarse en el momento bajo el impacto de la desestalinización soviética, esto se mencionó muy brevemente en los libros históricos de la RPDC. 

La introducción del “sistema ideológico monolítico” en 1967 dio como resultado un culto abrumador y omnipresente de Kim y un aumento dramático en la represión del régimen político en Corea del Norte. El mito de ERPC también se modificó radicalmente, ya que a partir de entonces Corea del Norte declaró que fueron Kim Il-sung y su ejército guerrillero los que habían derrotado al Japón imperial. Esto reflejaba la posición casi divina que su imagen ocupaba en la propaganda estatal. 

La etapa final no fue causada por un cambio político, sino más bien por la publicación de un nuevo documento ideológico: las supuestas memorias de Kim Il-sung, que la narrativa histórica del estado debía seguir. Esta versión fue aún más favorecedora para Kim; no solo se describió al ERPC como un “liberador de Corea“, sino que todo el ejército soviético en el Lejano Oriente quedó reducido a la posición de socios simplemente menores de Kim, que habían proporcionado a los generales soviéticos instrucciones sabias y profundas ideas. 

Por supuesto, todos estos desarrollos se hicieron debido a la ausencia de libertad de expresión y expresión en Corea del Norte, ya que el estado, al estar en control directo de todos los medios y publicaciones, podría haber manipulado la historiografía para cumplir sus objetivos políticos. 

La primera etapa de la falsificación fue dirigida por los soviéticos, quienes ejercían el poder real en el país recién nacido, pero a medida que pasaba el tiempo, Kim Il-sung asumió el control y utilizó el mismo mecanismo para ajustar aún más la narrativa histórica para adaptarse sus necesidades políticas: el establecimiento de una autocracia independiente con él mismo como su figura central.  

XI. Implicaciones historiográficas.

Los hallazgos de este artículo muestran que la presentación de la historia y la construcción de la memoria histórica de la década de 1940 en Corea del Norte fue diferente durante su historia y los cambios en la misma fueron motivados por circunstancias políticas. 

Sin embargo, en muchos casos los historiadores que estudiaron la historia de la década de 1940 han asumido que la narrativa oficial de Pyongyang tiene algún mérito y, por lo tanto, utilizaron las “memorias” de Kim Il-sung y otras publicaciones oficiales de la RPDC sobre el tema como una fuente histórica. Desafortunadamente, incluso los trabajos más completos y profundos dedicados a la historia temprana de Corea del Norte en ocasiones se han sentido víctimas de esta tendencia (Kim Kwang-un 2003, 50; Sŏ Tong-man 2005, 64). 

Si bien normalmente este enfoque hubiera sido legítimo, en este caso particular (la presentación de la RPDC del mito de la ERPC y los eventos relacionados) está injustificado, ya que las publicaciones norcoreanas sobre el tema no son impulsadas por una búsqueda de la verdad histórica sino por los objetivos políticos siempre cambiantes del liderazgo de la RPDC. 

NOTAS 

1. The Nazis were usually somewhat incorrectly called “fascists” in the Soviet Union and the DPRK adopted the term.

2. As for United States, Great Britain and Republic of China, North Korea ceased to recognize them as “liberators” after the beginning of the Cold War.

REFERENCIAS

Babikov, Makar. 1969. Na vostochnom beregu [At the Eastern Seashore]. Moscow:Sovetskaya Rossiya. 

Ch’angjo-wa pŏnyŏng-ŭi sŭmul han hae [Twenty One Years of Creation and Prosperity].”Rodong Shinmun, August 15, 1966. 

Chayu Chosŏn. 2014. O.io kyosi-ga Pukhan sahoe-e mich’i-n yŏnghyang [The impact of the May 25th Instructions on North Korean Society], last modified May 26, 2014, http://www.rfchosun.org/program_read.php?n=14731. 

Choguk haebang-ŭl wihan ch’oehu konggyŏk chakchŏn [The Final Offensive to Liberate the Motherland].” 2007. In Kwangmyŏng paekkwa sajŏn [Kwangmyŏng Encyclopaedia] vol. 1: 494-496. P’yŏngyang: Paekkwa sajŏn ch’ulp’ansa. 

Chŏn, Hyŏn-su. 1995. “Soryŏn’gun-ŭi pukhan chinju-wa taepukhan chŏngch’aek [The Arrival of the Soviet Army in North Korea and Their Policy].” Hanguk tokrip undongsa yŏngu [Studies of Korean Independence Movement], 12(9): 343-377. 

Chosŏn chŏnsa [Complete History of Korea]. 1979-1992. P’yŏngyang: Kwahak, paekkwa sajŏn chonghap ch’ulp’ansa. 

Chosŏn chungang nyŏn’gam 1949, [Korean Central Yearbook 1949]. 1949. P’yŏngyang:Chosŏn chungang t’ongsinsa. 

Chosŏn inmin hyŏkmyŏnggun-ŭi ch’oehu konggyŏk chakchŏn [The Final Offensive of the Korean People’s Revolutionary Army]”. 1983. In Paekkwa chŏnsŏ [General Encyclopaedia], vol.4: 600-601. P’yŏngyang: Kwahak, paekkwasachŏn ch’ulp’ansa. 

Chosŏn inmin hyŏkmyŏnggun-ŭi ch’oehu konggyŏk chakchŏn [The Final Offensive of the Korean People’s Revolutionary Army]”. 2000. In Chosŏn taepaekkwa sajŏn [Big Korean Encyclopaedia], vol.19: 135-136. P’yŏngyang: Paekkwa sajŏn ch’ulp’ansa. 

Chosŏn minjok-ui widaehan ryŏngdoja [The Great Guide of the Korean Nation]. 1965. Tokyo: Chosŏn sinbosa. 

Chosŏn Rodongdang ryaksa [A Concise History of the Workers’ Party of Korea]. 1979. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Chosŏn Rodongdang ryŏksa [A History of the Workers’ Party of Korea]. 1991. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Chosŏn Rodongdang ryŏksa kyojae [Teaching Materials of the History of the Workers’ Party of Korea]. 1964. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Chosŏn ryŏksa. Kogŭp chung. [History of Korea. High school]. 1955. P’yŏngyang:Kyoyuk tosŏ ch’ulp’ansa 

Chosŏn t’ongsa [A Synoptic History of Korea]. 1987. P’yŏngyang: Sahoe kwahak ch’ulp’ansa. 

Chosŏn taepaekkwa sajŏn [Big Korean Encyclopaedia]. 1995-2001. P’yŏngyang: Paekkwa sajŏn ch’ulp’ansa. 

Gabroussenko, Tatiana. 2011. “From the ‘Soviet Era’ to the ‘Russian Renaissance’: Evolution of the Narrative about Russia and Russians in the North Korean Cultural Discourse” In Korea 2011: Politics, Economy and Society. Leiden: Brill.  

Nagradnoj list. Tszin Zhi-chen [Order certificate. Jin Richeng (Kim Il-sung)]. 1945.  

Tsentral’nyj arhiv ministerstva oborony Rossii [The Central Archive of the Ministry of Defence of Russia], fond 33, opis’ 687572, edinitsa hraneniya 2317 [Collection 33, inventory 687572, item 2317]. 

Kim Il-sŏng changgun-ŭi ryakchŏn [A Short Biography of Commander Kim Il-sung]. 1952. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Chungang Wiwŏnhoe Sŏnjŏn Sŏndongbu. 

Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn [A concise biography of the respected comrade Kim Il-sung]. 1972. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Kim, Il-sŏng. 1995. “Myŏngryŏng. Choguk haebang-ŭl wihan ch’ongkonggyŏkchŏn-ŭl kaesiha-l-te taeha-yŏ [Order. On the commencement of the general offensive to liberate the motherland].” In Kim Il-sŏng chŏnjip [Complete Works of Kim Il-sung], 572-573. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Kim, Il-sŏng. 1995. “Chosŏn hyŏkmyŏngga-dŭr-ŭn Chosŏn-ŭl chal ar-a-ya ha-n-da [Korean Revolutionaries Must Know Korea Well].” In Kim Il-sŏng chŏnjip [Complete Works of Kim Il-sung], 546-571. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Kim, Il-sŏng. 1992-1998. Segi-wa tŏburŏ [With the Century]. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa. 

Kim, Kwang-un. 2003. Pukhan Chŏngch’isa Yŏngu I [A Study of the North Korean Political History, Volume I]. Seoul: Sŏnin. 

Kim, Pyŏng-ro. 1993. Kim Il-sŏng chŏjak haeche [Explanation commentary on Works of Kim Il-sung]. Seoul: Minjok T’ongil Yŏnguwŏn. 

Knight, Amy. 1991. “Beria and the Cult of Stalin: Rewriting Transcaucasian Party History.” Soviet Studies, 43 (4): 749-763. 

Kwangmyŏng paekkwa sajŏn [Kwangmyŏng Encyclopaedia] 2007-2008. P’yŏngyang: Paekkwa sajŏn ch’ulp’ansa. 

Lankov, Andrei. 2007. Crisis in North Korea: The Failure of De-Stalinization, 1956. Honolulu: University of Hawaii Press. 

Morita, Yoshio. 1964. Chōsen shūsen no kiroku [Chronicle of the End of the War in Korea]. Tokyo: Kannando shoten. 

Myers, B. R. 2015. North Korea’s Juche Myth. Pusan: CreateSpace Independent Publishing Platform. 

Ontosheniya Sovetskogo Soyuza s narodnoj Koreej. 1945-1980. Dokumenty i materialy. [Relations of the Soviet Union and the People’s Korea. 1945-1980. Documents and materials]. 1981. Moscow: Nauka. 

Osvobozhdenie Koreii. Vospominaniya i stat’i [Liberation of Korea, Reminiscences and articles]. 1976. Moscow: Nauka. 

Paekkwa chŏnsŏ [General encyclopaedia]. 1982-1984. P’yŏngyang: Kwahak, paekkwasachŏn ch’ulp’ansa. 

Rogovin, Vadim. 1994. “Fal’sifikatsiya istorii Stalinym [Falsification of history by Stalin]” In Stalinskij neonep [The new NEP of Stalin]. Moscow: Moskovskaya tipografiya №4. Ryŏ, Chŏng. 1991. Pulgke muldŭn Taedonggang [The Taedong River Runs Red]. Seoul: Tonga ilbosa. 

Shimotomai, Nobuo. 2006. Mosukuwa to Kin Nissei: reisen no naka no Kita Chōsen 1945—1961-nen [Moscow and Kim Il-sung: North Korea during the Cold War, 1945—1961]. Tokyo: Iwanami shoten. 

Smirnov, Andrei. 1992. “Kim Ir Sen – podkidysh. Kak Sovetskaya Armiya vnedrila v Severnuyu Koreyu prezidenta Kim Ir Sena i ego pravitel’stvo. [Kim Il-sung the Foundling. How the Soviet Army infiltrated North Korea with President Kim Il-sung and his government]”, Sovershenno sekretno, August, 10-11. 

, Chae-jin. 2006. Kim Il-sŏng Hangil Mujang T’ujaeng Sinhwahwa Yŏngu [A Study of Mythologisation of Kim Il-sung Armed Struggle against Japan]. Seoul: T’ongil Yŏnguwŏn. 

, Tong-man. 2005. Pukchosŏn Sahoejuŭi Ch’eje Sŏngripsa: 1945-1961 [A History of Establishment of Socialist System in North Korea: 1945-1961]. Seoul: Sŏnin. 

Suh, Dae-Sook. 1988. Kim Il Sung: The North Korean Leader. New York: Columbia University Press. 

T’ujaeng-gwa sŭngri-ŭi sŭmul tu hae [Twenty-Two Years of Struggle and Victories].” Rodong Shinmun, August 15, 1967. 

Tertitskiy, Fyodor. 2016. “1967: Transition to Absolute Autocracy in North Korea” In Change and Continuity in North Korean Politics, Edited by Adam Cathcart, Robert Winstanley-Chesters and Christopher K. Green, 82-94. Abingdon-on-Thames: Routledge. 

Tertitskiy, Fyodor. 2016. “Star and Stripes: History of the North Korean Flag and its Place in State Ideology.” Journal of Contemporary Korean Studies, 3 (August): 265-284. 

Uspenskiy, Vladimir. 1964. Glazami matrosa [Through a Seaman’s Eyes]. Moscow: Voyenizdat. 

Vanin, Yurij. 2004. “Izucheniye istorii Korei [Historical studies of Korea]” In Koreyevedeniye v Rossii: istoriya in sovremennost’ [Korean studies in Russia: history and the current situation], 155-212. Moscow: Pervoye Marta. 

Vo imya druzhby s narodom Koreii. Vospominaniya i stat’i. [In the Name of Friendship with the Korean People. Reminiscences and articles]. 1965. Moscow: Nauka, 1965. 

Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn (chŭngbop’an) [A concise biography of the Great Leader respected comrade Kim Il-sung (extended edition)]. 2012. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang Ch’ulp’ansa 

Widaehan suryŏng Kim Il-sŏng tongji ryakchŏn [A concise biography of the Great Leader respected comrade Kim Il-sung]. 2003. P’yŏngyang: Chosŏn Rodongdang chungang wiwŏnhoe tang ryŏksa yŏnguso. 

Zhou, Baozhong. 1991. Dongbei Kangri Youji Riji [A Diary of Partisan Resistance Against Japan in the North-East]. Beijing: Renmin Chubanshe. 

 

Received 10 December 2017 

Received in revised form 11 February 2018 

Accepted 2 May 2018