Desde que Kim Jong-un llegó al poder a finales de 2011, los mercados no oficiales de Corea del Norte han experimentado rápidos cambios en la medida en que puede llamarse “la revolución logística”. Junto con la expansión de las telecomunicaciones móviles estatales y los servicios de transporte privado creados de forma espontánea, están surgiendo actividades de mercado sin precedentes. El proveedor de servicios de telecomunicaciones móviles de Corea del Norte ahora se estima en más de 4 millones de suscriptores, cerca del 20% de toda su población, lo que facilita la oportuna comunicación de la información de tendencias del mercado. Esto permitió a los comerciantes determinar las cantidades y los precios de los productos para el comercio, así como los métodos de envío y entrega por teléfono. Los comerciantes ya no pueden competir en los mercados sin un teléfono móvil. Además, la tolerancia de Kim Jong-un a las empresas privadas en Corea del Norte y la creación de operaciones de colaboración público-privadas de facto han ayudado a fomentar la empresa de servicios de transporte privado, también conocida como “servi-cha“.

001