Corea del Norte una vez celebró la ayuda para establecer su independencia; ahora apenas la reconoce 

Por Fyodor Tertitskiy 
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.nknews.org/2014/12/the-diminishing-role-of-soviet-help-in-pyongyang-propaganda/ 

Como sabemos, Corea del Norte se creó como resultado de la guerra soviético-japonesa, después de que la URSS declarara la guerra al Imperio de Japón en agosto de 1945 y, según su acuerdo con otros aliados, ocupara la parte norte de Corea, que era una colonia de Japón hasta ese momento. El 15 de agosto, el emperador japonés Showa (también conocido como Hirohito) habló a la nación, anunciando su rendición: este día es ahora un día festivo tanto en Corea del Norte como en Corea del Sur. 

Sin embargo, con el tiempo, la propaganda norcoreana ha permitido que el rol soviético desempeñen un papel cada vez más pequeño en el proceso de liberación, a veces ninguno en absoluto. 

Durante unos pocos meses después del final de la Segunda Guerra Mundial, los historiadores del norte de Corea reconocieron el papel de todos los Aliados en la derrota de Japón. El 1 de enero de 1946, Kim Il Sung, quien acaba de ser nombrado el nuevo líder del protoestado norcoreano, habló a la nación y dijo: “La Segunda Guerra Mundial fue una gran victoria para las naciones democráticas: la URSS, los EE. UU., China y Gran Bretaña”. Este es probablemente el único discurso de Kim en el que habló positivamente sobre Estados Unidos. En publicaciones posteriores, se cambió esta cita para que diga: “La Segunda Guerra Mundial terminó con la victoria del campo democrático liderado por la URSS”. 

A partir de 1946, cada 15 de agosto, la prensa norcoreana publicó un artículo sobre “La libración de Corea por parte del gran ejército soviético del imperialismo japonés”. Estos artículos se publicaron durante dos décadas, pero el fervor de gratitud fue disminuyendo gradualmente: de En 1960, el ejército soviético ya no se mencionaba en el título, mientras que todavía estaba presente en el texto de los artículos. Más tarde, la foto del retrato de Kim Il Sung, colgando junto al retrato del líder soviético decorado con banderas de ambos países, también desapareció. 

Sin embargo, en 1966, el Rodong Sinmun aseguró a los lectores que “no olvidamos que el pueblo soviético y sus grandes fuerzas armadas vencieron al imperialismo japonés y liberaron a nuestro pueblo”. Sin embargo, la memoria del Rodong Sinmun se quedó bastante corta: en agosto de 1967, la victoria sobre los japoneses se atribuyó únicamente a “las unidades partisanas de Corea”. Esta versión se convirtió en la oficial durante muchos años. 

EL HITO OLVIDADO 

¿Que pasó? Entre la publicación de estos dos artículos, se creó un documento y su publicación tuvo un significado verdaderamente histórico para Corea del Norte. Este documento fue el llamado “Instrucciones del 25 de mayo”, el discurso pronunciado por Kim Il Sung el 25 de mayo de 1967. El texto completo del discurso nunca se publicó en ninguna fuente no clasificada y ni siquiera se incluye ningún documento completo en la colección de las obras de Kim Il Sung. Me las arreglé para saber el nombre del discurso, se llamaba “Acerca de las tareas inmediatas en las direcciones de trabajo de propaganda del partido”; solo los miembros del grupo podían acceder a él. 

Corea del Norte purgó bibliotecas de “literatura no deseada y comenzó a combatir influencias culturales extranjeras, incluida la soviética. 

Este documento marcó un punto de inflexión en la historia de Corea del Norte. Después de que se publicaron las “Instrucciones del 25 de mayo”, se restableció el culto a la personalidad de Kim, que era muy débil después de 1956, la nueva variación hizo que el culto de Stalin pareciera patético en comparación. Después de la publicación de “Acerca de las tareas inmediatas en las direcciones de la propaganda del partido”, el currículo escolar de Corea del Norte se enriqueció a través de temas tan brillantes como los “Años de la infancia del amado y respetado líder Marshal Kim Il Sung”. El infame sistema de castas songbun que dividió la sociedad norcoreana en varias castas, tomó forma. Se estableció el sistema de permisos para salir a países vecinos. Y, finalmente, Corea del Norte purgó bibliotecas de literatura “no deseada” y comenzó a combatir las influencias culturales extranjeras, incluida la soviética. Por ejemplo, no se tocaron canciones soviéticas en Corea del Norte durante varios años. 

Desde 1967, Corea del Norte también intensificó su falsificación de la historia. Según la nueva versión, el papel del Ejército Rojo en la derrota de los japoneses fue mínimo. Japón fue derrotado principalmente por “El primer héroe legendario en la historia de Corea: el siempre victorioso comandante de acero, el mariscal paternal, el gran líder respetado del camarada Kim Il Sung”. Desde su infancia, según las nuevas publicaciones norcoreanas, Kim Il Sung estaba planeando la liberación de su amada patria del malvado japonés, mientras que sus padres dirigían el movimiento de liberación nacional del pueblo coreano. 

003En estos días, Kim Il Sung recibe el crédito casi exclusivo por la liberación de Corea del control japonés. Imagen: Kevin Schoenmakers, Flickr Creative Commons 

“El Amado y respetado líder, el respetado camarada Kim Il Sung, al organizar y liderar la heroica lucha antijaponesa de 15 años del pueblo coreano, escribió sus hazañas inmortales en los anales de la historia y logró una gran victoria” 

En la década de 1920, el líder paternal se mudó a Manchuria y en pocos años creó el Ejército Revolucionario Popular de Corea, que atacaba constantemente a los ocupantes japoneses en el noreste de China. Después de mayo de 1945, cuando la Alemania nazi se derrumbó, el Gran Mariscal comprendió que había llegado el momento, y creó el plan para la “ofensiva final para la liberación de la patria”. Esta es la cita de la “Breve historia del Partido Obrero de los Trabajadores de Corea”(emitida en 1979) sobre este supuesto caso: 

El 9 de agosto, el gran líder respetado, el camarada Kim Il Sung, emitió la orden a todas las unidades del Ejército Revolucionario Popular de Corea sobre la ofensiva final para la liberación de la patria. Después de que las unidades del ERPC recibieran la orden, comenzaron la ofensiva, en estrecha cooperación con las unidades del ejército soviético, que también entraron en la guerra con Japón. Unidades de nuestro ejército cruzaron el río Tumen y comenzaron su ofensiva en Kyonghung y Kyongwon (la parte más septentrional de Corea, cerca de la frontera soviética) y liberaron un gran territorio. Algunos unidos aterrizaron en Ungi, Rajin y Chongjin y expandieron el área de sus operaciones. El 15 de agosto de 1945, menos de una semana después del comienzo de la ofensiva final del ERPC para la liberación de la patria, el imperialismo japonés se apresuró a anunciar su rendición incondicional. 

En todas partes, los combatientes del Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano y la gente liberada se saludaban. La gente gritaba en voz alta “¡Viva el comandante Kim Il Sung!”. “¡Viva la independencia de Corea!”. Así vencido fue el imperialismo japonés y el pueblo coreano se liberó de casi medio siglo (35 años, en realidad) del gobierno colonial japonés. El Amado y respetado líder, el respetado camarada Kim Il Sung, al organizar y liderar la heroica lucha antijaponesa de 15 años del pueblo coreano, escribió sus hazañas inmortales en los anales de la historia y logró una gran victoria. 

QUIEN CONTROLA EL PRESENTE CONTROLA EL PASADO 

Por supuesto, estos textos tienen conexión cero con la realidad. Ningún “Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano” ha existido jamás. La guerra contra el Ejército Imperial en Corea fue emprendida únicamente por el Ejército Rojo. El propio Kim Il Sung no era más que un capitán en el ejército soviético y pasó toda la guerra en la retaguardia en la URSS. Además, los desembarques en Ungi, Rajin y Chongjin tuvieron lugar, pero fueron llevados por la flota soviética del Pacífico. Kim Il Sung simplemente robo la honra para sí mismo. 

La última alteración en los motivos de propaganda tuvo lugar en la década de 1990 después de la publicación de las memorias de Kim Il Sung, titulada “Con el siglo”. Esto es lo que ocurre con este tipo de dictadores: son las únicas personas en el país cuyas publicaciones no están sujetas a la censura, y ¿quién se atrevería a sermonear a Kim Il Sung sobre lo que debería escribir y lo que no debería? Un Gran Líder, para sorpresa de los norcoreanos, se reconoció repentinamente pasar algún tiempo en la Unión Soviética. Contradecía los textos de historia contemporáneos, por lo que los textos de historia tuvieron que ser reescritos una vez más. Sin embargo, la nueva versión no estaba mucho más cerca de la realidad. Kim Il Sung escribió que después de que Alemania había sido derrotada, pero antes de que la URSS hubiera atacado a Japón, Kim Il Sung había visitado Moscú, donde se había reunido con representantes de la élite soviética. Por ejemplo, cuando habló con Zhdanov, Kim Il Sung “recordó”, dijo que la URSS podría, si quisiera, ayudar al ERPC a derrotar a los japoneses, pero esto no era en absoluto necesario, ya que los coreanos podían manejarlo ellos mismos. Y lo hicieron: según Kim Il Sung, “Cuando la fuerza soviética aterrizó en la ciudad (Rajin), ya había sido liberada”. Esto es, por supuesto, otra mentira descarada. En realidad, siete soldados soviéticos fueron asesinados durante la batalla por Rajin. 

Este es prácticamente el estado de la historiografía estatal de la RPDC de hoy. La victoria sobre Japón se describe como una operación heroica del Líder y sus partidarios, mientras que la participación soviética se menciona muy brevemente, o no se menciona en absoluto. Y es casi seguro que así seguirá siendo, ya que revertir la historia a la versión soviética, por no decir nada de la verdad, socavaría la posición ideológica de Kim Il Sung, cuya figura es la piedra angular de la ideología norcoreana.  

Entonces, cuando esté tratando con el estado norcoreano, o con cualquier otra dictadura real, nunca espere que se sientan agradecidos. Ellos pueden aceptar toda tu ayuda y luego acreditarselo todo a ellos sí mismos. Sin embargo, esto no se aplica a la gente común: hay norcoreanos que recuerdan la verdad sobre la guerra y la subsiguiente asistencia económica proporcionada por la URSS y esa es la razón principal por la que la Unión Soviética sigue siendo bastante popular en el país. 

Foto principal: Wikimedia Commons