El análisis sugiere que el estado reconoce cada vez más los derechos de propiedad y los mercados privados. 

Por Peter Ward 
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/pro/north-korean-agriculture-under-kim-jong-un-quiet-revolution-or-recognition-of-reality/ 

Casi el 40% de los hogares norcoreanos trabajan en el sector agrícola, y la industria no solo los apoya, sino que también es crucial para alimentar a los militares y la fuerza laboral industrial de la RPDC. 

Como consecuencia, los recientes movimientos para reformar el sector son de gran interés para el mundo exterior. Sin embargo, aunque las reformas legales son significativas en sí mismas, es crucial recordar que muchas prácticas que se están legalizando ya han sido parte del sector agrícola bifurcado de Corea del Norte durante las últimas dos décadas o más. El análisis de NKPro descubre que: 

  • La agricultura norcoreana está bifurcada entre un sector controlado por el estado y un sector privado de hogares; 
  • Los dos permanecieron en gran parte separados, con la agricultura privada experimentando un auge en los años 90 y 2000; 
  • Las reformas han comenzado a apuntar a ambos, pero parecen reconocer en gran medida las prácticas ilegales existentes; 
  • No obstante, las reformas son sustanciales y marcan un importante despegue para el estado norcoreano y el rol del mercado en la gestión agrícola. 

Un sistema bifurcado. 

Granjas colectivas 

Desde finales de la década de 1950, la agricultura norcoreana se ha dividido en dos sectores. El primer sector utiliza el sistema de granjas colectivas y, hasta hace muy poco, era administrado de manera centralizada por el estado a través de una red de granjas colectivas, instalaciones de fabricación de insumos agrícolas, consignación relacionada, sistemas mayoristas y de asignación (para insumos y productos agrícolas), así como como gestión – en la forma de administración local y provincial, y el gobierno central. 

Como se muestra en la Tabla 1, el sector estatal era una industria masiva, con 3000 unidades de producción a partir del año 2000. Como indican los datos de 2014 de las Naciones Unidas, Corea del Norte sigue siendo aproximadamente un 40% rural y las estadísticas de Corea del Sur (probablemente en parte según el Censo de Corea del Norte de 2008) también indican que a partir de 2008, aproximadamente el 36.8% de los hogares estaban clasificados como “hogares agrícolas”. Sin embargo, no está claro qué porcentaje de los hogares agrícolas obtiene la mayor parte o la totalidad de sus ingresos de las actividades dentro del sistema estatal de agricultura colectiva. 

Tabla 1: Número de fincas colectivas 

Año  Número de fincas colectivas 
1953  806 
1960  3,736 
1970  3,667 
1990  3,300 
2000  3,000 

Corea Central Year Book (varios años) citada en “Consideración del marco legal agrícola de Corea del Norte: enfoque en las organizaciones agrícolas y la gestión de la tierra” (Informe de investigación R653, 2011.11) p. 45. 

El sistema ha permanecido, hasta hace muy poco tiempo, controlado por el estado y dominado por el estado. La , que muestra cómo se organizó el sistema, se basa en los relatos del sistema entregados por los refugiados norcoreanos a los investigadores surcoreanos. 

Figura 1: Organigrama del sistema de gestión agrícola de Corea del Norte 

002

“Teniendo en cuenta el marco legal agrícola de Corea del Norte: se centra en las organizaciones agrícolas y la gestión de la tierra” (Informe de investigación R653, 2011.11) p. 33. 

Las entregas se gestionaron de forma centralizada y los planes se elaboraron a nivel central, provincial y de condado. La empresa industrial, por el contrario, en la década de los 90 generalmente se le pedía que remitiera cierta cantidad en el presupuesto del estado, y el estado se interesaba poco en cómo se aseguraban los fondos. Por el contrario, el sistema agrícola colectivo parecía permanecer en gran parte sin reformar. 

Como doctorado, la tesis publicada sobre el tema del sistema de cultivo colectivo el año pasado por Kim So-young, una académica surcoreana, deja en claro que la granja colectiva permaneció bajo un control estatal estricto y, a diferencia de la industria, siguió teniendo que proporcionar productos al estado en forma de grano. 

Sin embargo, esta jerarquía integrada, presentada en la Figura 1, era mucho menos funcional en la práctica durante la hambruna de los años 90 y posteriores. El testimonio de los refugiados detalla el surgimiento de préstamos privados para granjas colectivas y acuerdos de subarrendamiento en los cuales las granjas alquilarían tierras fértiles y en barbecho (no fértiles) a terceros. No obstante, las granjas colectivas continúan proporcionando grano a las fábricas y al ejército, y solo se les paga una compensación nominal (precios de adquisición establecidos por el estado) por esto. 

Sin embargo, como lo deja claro la investigación de Kim So-young: muchas granjas se han vuelto dependientes del mercado como fuente de suministros y financiamiento, una parte sustancial de lo que producen ahora tiene que venderse para financiar sus operaciones. No existe un número confiable, pero hay un gran número de ex agricultores norcoreanos entre la población de refugiados en Corea del Sur: el trabajo basado en su testimonio indica que antes de las reformas actuales, las granjas colectivas ya se habían involucrado en las transacciones de mercado. 

Sin embargo, hay otra parte del sector agrícola que ha existido mucho más libre de control estatal y ha crecido notablemente en tamaño desde la década de 1980: la agricultura privada. 

Privado (agricultura doméstica) 

Los agricultores norcoreanos han tenido parcelas privadas desde la colectivización. El gobierno de Corea del Norte reconoció el derecho de los trabajadores agrícolas colectivos a cultivar sus propios huertos, criar su propio ganado y, desde fines de la década de 1960, incluso vender los productos de tales actividades en los mercados de agricultores (Kim Il Sung dio un discurso en 1969 en el que declaró explícitamente que tales actividades deben ser permitidas). 

003La agricultura en Corea del Norte se divide en estatal y privada | Foto por nknews_hq 

Sin embargo, si bien estas actividades se han tolerado durante décadas, también fueron muy restringidas, y el estado impuso límites estrictos al tamaño de las parcelas privadas (los números del Ministerio de Unificación varían de 100 a 165 m2). En las zonas urbanas, las actividades agrícolas domésticas cultivables se legalizaron formalmente solo en 1998 con una enmienda al artículo 24 de la constitución. Sin embargo, el artículo 39 de la Ley de Ganadería enmendada de 2015 impone restricciones a los residentes urbanos que crían ganado (quizás debido a cuestiones de seguridad): 

“Los ciudadanos pueden criar animales domésticos como cerdos, ovejas, cabras, conejos, gallinas, patos, gansos y perros. En este caso, los animales no deben ser criados en áreas urbanas centrales ”. 

Al menos en el extremo norte del país, el testimonio de los refugiados indica que la práctica ha sido generalizada desde la hambruna de los años noventa. Además, el Censo de Corea del Norte de 2008 también indica que alrededor del 83% de los adultos norcoreanos se involucran en algún tipo de producción doméstica, principalmente relacionada con la agricultura. 

Sin embargo, como se verá más adelante, aparentemente el estado ha comenzado a alejarse de la legalización tácita en este sector y ha comenzado a redactar leyes que legalizan prácticas aparentemente generalizadas. 

Reformas: ¿Dónde, cómo y cuán importantes? 

Granjas colectivas 

La granja colectiva norcoreana es una unidad organizativa en sí misma. Como se muestra en el cuadro a continuación, se trata de una jerarquía dividida en unidades funcionales separadas, cada una con su propia función, ya sea produciendo productos agrícolas directamente, u organizando la producción y coordinando el trabajo dentro de la organización o con otras organizaciones. 

Figura 2: Organigrama de una granja colectiva de Corea del Norte 

004

“Teniendo en cuenta el marco legal agrícola de Corea del Norte: se centra en las organizaciones agrícolas y la gestión de la tierra” (Informe de investigación R653, 2011.11) p. 50. 

Las reformas se han dirigido a dos partes de esta jerarquía organizativa: 

Reforma del Sub-equipo de trabajo 

Primero, el Sub-equipo de Trabajo (en la parte inferior izquierda). Las reformas al Sub-equipo de Trabajo se implementaron a partir de 2013 en lo que se conoció como ‘El Sistema de Gestión de Sub-equipo (SGS), que comprende el ‘Sistema de Responsabilidad de Campo'(SRC) y el ‘Sistema de Compensación y Castigo'(CPP).  

La Ley de Agricultura de Corea del Norte, adoptada en 2009, no contenía referencias a dicho sistema, y parece que ambas se introdujeron en 2013, aproximadamente en el momento de la reelección de Park Pong Ju en la oficina Principal. La Ley de Agricultura fue enmendada posteriormente en 2014, con el SGS, SRC y CPP escritos en el artículo 1: 

Artículo 1 (Implementación de un sistema de gestión de sub-equipo) 

La gestión correcta de las actividades de la granja es la condición básica para aumentar la producción agrícola. 

Las fincas implementarán el Sistema de Responsabilidad de Campo y el Sistema de Compensación y Castigo, precisamente como parte del Sistema de Responsabilidad del Sub-equipo, con el fin de repartir las tareas relacionadas con la gestión de la tierra, los procesos agrícolas, la producción y las adquisiciones. Hay que distribuir y tratar con el grano. 

El SGS y el SRC se mencionan frecuentemente en el Rodong Sinmun y son considerados como razones para mejorar la situación en la agricultura. Pero si bien pueden ser componentes importantes de la política del régimen oficial de Kim Jong Un, está lejos de ser claro cuál ha sido su efecto real. 

El sistema no se ha descrito en detalle en ninguna fuente oficial abierta de Corea del Norte que NKPro pueda localizar. Sin embargo, las fuentes no oficiales norcoreanas lo describen como una reducción en el tamaño del sub-equipo de la unidad familiar. En China, esto se llamó “Sistema de Responsabilidad Familiar” y demostró ser un gran éxito para motivar a los agricultores a aumentar la producción, ya que cada familia de agricultores era pagada por separado por su trabajo. Anteriormente, los sub-equipos habían sido mucho más grandes, y esto creaba problemas con los llaneros solitarios y, por lo tanto, los agricultores estaban mucho menos motivados. 

Los resultados en Corea del Norte han sido hasta ahora mixtos, pero razonablemente positivos. Según los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), hubo un aumento en 2014 y 2015, pero la producción ha disminuido debido a condiciones climáticas más adversas en 2016, y 2017 en particular. Los datos agrícolas (compilados junto con otros datos aquí) indican que los cultivos alimentarios en general aumentaron alrededor de un 12% después de la introducción del nuevo sistema, y las cosechas de arroz aumentaron alrededor de un 10% entre 2012 y 2016. Sin embargo, la producción de maíz, el otro principal alimento básico de Corea del Norte, se ha mantenido estancado. 

Al mismo tiempo, algunos informes del año pasado indican que la reforma ha monetizado aún más el campo con los agricultores que no pueden permitirse alquilar tractores o pagar por diésel, y así reservar la mayor parte de su fuerza para sus propias parcelas privadas. Los problemas sociales creados por la reforma no se pueden determinar, pero con cualquier cambio en la estructura administrativa, es probable que haya ganadores y perdedores. 

005Las reformas han sido moderadamente exitosas | Foto por nknews_hq 

Gestión y reformas financieras. 

La segunda parte de las reformas observadas hasta ahora se ha centrado en el lado de la administración: específicamente el financiamiento y las operaciones. Por el lado de las operaciones, las granjas aparentemente han recibido una mayor autonomía fuera de la producción de granos para establecer sus propios objetivos y determinar qué cultivos aumentar (en las enmiendas a la Ley de Agricultura después de 2012). 

Sin embargo, es en el aspecto financiero que los cambios legales más significativos parecen haber ocurrido. Como ya se mencionó anteriormente, el testimonio de los refugiados indica que el sistema de agricultura colectiva de Corea del Norte ya hace un uso extensivo de los mercados como fuente de financiamiento y suministros. 

Las reformas en el sector industrial bajo Kim Jong Un han incluido disposiciones que legalizan el financiamiento privado, pero hasta ahora casi no se ha notado que lo mismo es cierto para el sector agrícola de Corea del Norte. La Ley de Empresa (enmendada en 2015), artículo 43, incluye las siguientes estipulaciones: 

“Las granjas deben distribuir y utilizar racionalmente los ingresos de acuerdo con los deseos de los agricultores para ampliar la producción y garantizar la vida de los agricultores, y pueden movilizar y utilizar los fondos no utilizados de los residentes en las operaciones de acuerdo con los procesos estipulados por las instituciones pertinentes”. 

Los “fondos no utilizados de los residentes” es el lenguaje oficial de Corea del Norte y significa dinero que actualmente no está en los bancos estatales en manos de individuos. Antes de agregar esta disposición, a las granjas no se les permitía tomar prestados (movilizar) los fondos de individuos, y legalmente se suponía que debían pedir dinero prestado (cuando era necesario y permitido) a los bancos estatales. 

Por lo tanto, esto marca el reconocimiento tácito por parte del estado en las leyes de acceso abierto de que existe un mercado privado de fondos (préstamos) y que debería estar regulado por “procesos estipulados por instituciones relevantes”. 

Es este segundo cambio el que en última instancia puede ser más significativo, ya que marca un primer paso tentativo (en la esfera agrícola) en el reconocimiento de que gran parte de los recursos de capital líquido del país están de facto en manos de intereses privados cuyos derechos como inversionistas deben ser ampliados para facilitar la inversión. 

También hay indicios de que el estado ahora está comenzando a reconocer muchas actividades relacionadas con la agricultura privada que hasta ahora han sido ilegales de jure o son un área gris legal. 

Como lo demuestran los datos del censo norcoreano de 2008 citado anteriormente, las actividades económicas privadas de los hogares (principalmente la agricultura y la cría de ganado) son una parte importante de la vida para la mayoría (83%) de los norcoreanos. Sin embargo, hasta ahora esta realidad no se ha reflejado plenamente en la ley, y si bien los cambios a la constitución en 1998 hicieron que la agricultura doméstica fuera legal para las familias no agrícolas, no había un reconocimiento explícito de los derechos de las familias a criar ganado. 

La Ley de Ganadería enmendada de 2015 incluye un gran número de revisiones que reconocen los derechos y responsabilidades de los hogares que se dedican a la ganadería. Éstos incluyen: 

  • El derecho de criar ganado (artículo 10) 
  • La responsabilidad de participar activamente en la inseminación artificial de ganado (Artículo 13) 
  • El derecho a producir y utilizar nuevas razas de ganado (Artículo 19) 
  • La responsabilidad de proteger los secretos relacionados con la cría de ganado (Artículo 21) 
  • La responsabilidad de desarrollar activamente alternativas al grano como fuente de alimento para el ganado (Artículo 28) 
  • La responsabilidad de procesar y almacenar los alimentos para garantizar que no se degraden (Artículo 30) 

La ley es notable, de hecho, por sus frecuentes referencias a los “ciudadanos” como una entidad separada dedicada a la ganadería. Ni la Ley de Agricultura, ni ninguna otra ley relacionada con la agricultura menciona al individuo como un agente económico separado tan a menudo como la Ley de Ganadería, por lo que es mucho más atípico. 

006El estado está comenzando a reconocer muchas actividades relacionadas con la agricultura privada que hasta ahora han sido ilegales de jure | Foto por nknews_hq 

Sin embargo, el hecho de que tales derechos hayan sido apuntados hacia personas en esta área es simbólicamente significativo y puede apuntar a direcciones futuras en las reformas de mercado al estilo de Corea del Norte. 

Conclusiones 

Las principales conclusiones de NKPro son: 

  • Algunas granjas colectivas norcoreanas ya se habían vuelto muy dependientes de los mercados como fuente de suministros y financiamiento; 
  • Ya existía un sector agrícola privado floreciente, y era parcialmente legal, con el 83% de los hogares que informaron que realizaban actividades económicas privadas (principalmente agrícolas) en el Censo de 2008; 
  • Las reformas del sector de la agricultura colectiva han buscado mejorar los incentivos al reducir el tamaño de los equipos de sub-trabajo. Los resultados han sido positivos, si se combinan; 
  • Las reformas también han buscado legalizar el financiamiento privado y han dado mayor autonomía a los gerentes para tomar decisiones fuera del área central de la producción de grano; 
  • La Ley de Agricultura/Ganadería (modificada en 2015) ha ampliado dramáticamente los derechos y responsabilidades de los individuos en el área de la agricultura privada. Esto puede indicar una dirección futura en las reformas agrícolas de Corea del Norte, aunque esto está por verse. 

El sistema agrícola de Corea del Norte sigue siendo bifurcado entre las actividades agrícolas individuales emprendidas por agricultores y familias no campesinas. Los detalles exactos de las reformas en el sector estatal de la agricultura colectiva siguen siendo poco claros, y la escala y el alcance de la implementación real también se desconocen. Sin embargo, los cambios legales implican que se han implementado prácticas financieras importantes como el uso del crédito privado, así como cambios en los incentivos. Además, también se han codificado los derechos legales de las personas que participan en actividades agrícolas. 

En los últimos años, el gobierno de Corea del Norte ha comenzado a institucionalizar y legalizar aún más las prácticas de mercado existentes. Es probable que dichos cambios tengan un impacto positivo neto en las vidas de los norcoreanos, dentro y fuera del sector agrícola estatal de la RPDC. 

Editado por Oliver Hotham