Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.rfa.org/english/news/korea/store-01232019153027.html 

[Imagen superior: Una foto sin fecha, se muestra un campo de prisioneros en la provincia de Pyongan del Sur de Corea del Norte. Asiapress] 

Según las fuentes del país, los guardias de un campo de prisioneros en Corea del Norte han ampliado recientemente una tienda de diversos productos adjunta a la instalación, presionando a los familiares de los presos para que se gasten dinero allí para comprar alimentos y medicamentos que antes se traían gratis.

La nueva tienda en el Campo de Trabajo Correccional de Kaecheon en la provincia de Pyongan del Sur se abrió a finales del año pasado tras un aumento en la tasa de encarcelamientos en la prisión, dijo una fuente en Pyongan del Sur al Servicio Coreano de la RFA.

“La tienda ahora está llena de visitantes cada día, y se está utilizando como una forma de explotar a los miembros de las familias de los reclusos y sacarles dinero”, dijo la fuente de la RFA, que habló bajo condición de anonimato.

“No se les permite traer alimentos ni otras bienes de primera necesidad, por lo que se ven obligados a hacer esas compras en la tienda de conveniencia”, dijo la fuente.

Los empleados de la tienda son familiares de los funcionarios de la prisión, dijo la fuente, y agregó: “Y abusan de su autoridad vendiendo cosas como alcohol y cigarrillos a precios mucho más altos de lo que podrían obtener vendiéndolos en mercados callejeros” fuera de las instalaciones.

“Los visitantes temen que sus seres queridos dentro de la prisión puedan sufrir mucho si se quejan de los ridículos precios, por lo que hacen sus compras en la tienda de conveniencia a regañadientes”, dijo.

Los funcionarios de la prisión también presionan a los presos para que pidan a los familiares que visitan la tienda a que compren artículos caros como baterías solares, máquinas de afeitar, papel de oficina y otros suministros, “afirmando falsamente que estas cosas son necesarias para el uso común en las instalaciones”, dijo la fuente.

Duras condiciones

Los presos que no entregan los bienes exigidos a menudo son golpeados o reciben otro tipo de castigo durante las verificaciones de las habitaciones durante la noche, dijo.

También hablando con RFA, una fuente en la provincia de Ryanggang dijo que había ido a Kaecheon luego de escuchar que su hermano, un preso en la prisión, sufría de desnutrición allí.

“Cuando llegué, me dijeron que las visitas solo se permitían una vez por trimestre, y se negaron a permitirme ingresar a la sala de visitas”, dijo la fuente, que también habló a condición de que no se lo mencionara.

“Me frustré y discutí con ellos cuando me dijeron que debía comprar comida en la tienda y enviarla”, dijo.

“No podía soportar su actitud que solo se preocupa por sus negocios en la tienda, mientras que rechazan las solicitudes de los visitantes para ver a sus familiares dentro de la prisión, para que puedan ocultar las severas condiciones en las instalaciones y detener la propagación de rumores sobre eso”.

Las autoridades penitenciarias no están abordando el creciente número de presos que sufren enfermedades y desnutrición en Kaecheon, dijo la fuente.

“En cambio, preferieren llamar a las familias de los reclusos y exigirles que traigan medicamentos y alimentos”.

Las familias de los reclusos ahora pueden ayudar a salvar las vidas de sus seres queridos en la prisión enviando una mezcla de harina de maíz, azúcar y aceite en una comida, dijo la fuente de la RFA.

“Y pueden hacerlo solo comprando estas cosas directamente en la tienda de conveniencia”, dijo.

Reportado por Hyemin Son para el Servicio Coreano de RFA. Traducido por Dukin Han. Escrito en inglés por Richard Finney.