Por Kim Yoo Jin
Traducido por Josue de Juan 
Fuentes https://www.dailynk.com/english/protests-arise-as-peoples-committee-reneges-on-housing-promise/ 

[Imagen superior: Foto reciente de la ciudad de Hyesan, provincia de Ryanggang. De archivo: DailyNK] 

El horizonte de Hyesan sigue cambiando con el surgimiento de nuevos apartamentos que están reemplazando rápidamente las casas antiguas. Los residentes locales han estado ocupados mudándose a estos apartamentos de nueva construcción a medida que se acerca la temporada de invierno. 

Sin embargo, el conflicto ha estallado entre un grupo de residentes locales desalojados, una empresa constructora y el Comité Popular Municipal sobre los planes de los residentes desalojados de mudarse a uno de los nuevos edificios. 

Cuarenta familias, que constituyen dos inminbans independientes (organizaciones de vigilancia de vecindarios) en el distrito de Hyejang de Hyesan, están atrapadas en un conflicto con el Comité Popular municipal después de haber pasado gran parte del año pasado en un alojamiento de una sola planta cerca del edificio Ryanggang Ilbo (del periódico). 

Según una fuente norcoreana en la provincia de Ryanggang, una empresa constructora recibió el permiso del Comité Popular local para demoler varias casas con patios y construir un apartamento de nueve pisos en el sitio. La compañía les prometió a los residentes de las casas demolidas que tendrían prioridad en mudarse a los nuevos apartamentos una vez que se terminara la construcción, a cambio de que proporcionen materiales de construcción de sus casas, mano de obra en la construcción y contribuciones a los costos generales de construcción. 

Cuando las familias estaban a punto de comenzar a mudarse al nuevo apartamento a mediados de octubre, la empresa de construcción y el Comité Popular asignaron unilateralmente a los cuadros del comité provincial de PTC los nuevos apartamentos. Se ordenó a los residentes locales desalojados que buscaran viviendas en apartamentos cercanos que serán finalizados en la primavera del próximo año. 

“Les prometieron apartamentos nuevos que se encuentran cerca del edificio del periódico Ryanggang Ilbo, pero la promesa fue incumplida. Luego se ordenó a los residentes desalojados que se mudaran a otro departamento”, dijo la fuente. Están muy enojados por esto”. 

Una fuente diferente en la provincia de Ryanggang agregó: “El Departamento de Vivienda del Comité Popular les dijo que se mudaran a otro apartamento cercano, pero ese apartamento aún no está terminado. Habían suministrado materiales de construcción y mano de obra a la empresa constructora junto con dinero para cubrir los costos de construcción. Así que fueron en grupo al departamento de peticiones en el Comité Popular Municipal para protestar”. 

Protestando airadamente por lo ocurrido, los residentes han amenazado con reportar el caso al Partido Central si el Comité Popular local no aborda el problema. 

El jefe del Comité Popular Municipal ordenó al jefe del departamento de vivienda encontrar una solución inmediata, pero la situación se complica por el hecho de que los funcionarios provinciales de PTC ahora están programados para mudarse a los nuevos apartamentos. Originalmente, a estos funcionarios se les había asignado un apartamento de 10 pisos en el distrito de Wiyon, pero se negaron a mudarse a él debido a los rumores de que el edificio es estructuralmente defectuoso. 

Los residentes locales en cuestión han estado viviendo en tiendas de campaña a las afueras de la ciudad, dijo a Daily NK una fuente adicional en Corea del Norte con conocimiento del incidente. “El invierno casi cae sobre nosotros y los residentes no se están retirando después de que se les dijera que tienen que mudarse a otro apartamento [que aún no ha sido terminado]”, dijo.  

A principios de la década de 2000, el secretario en jefe del comité de PTC en el condado de Sukchon, en la provincia de Pyongan del Sur, demolió varias casas y construyó casas de dos pisos en su lugar. Los residentes locales desalojados se vieron obligados a mudarse a las afueras de la ciudad. En última instancia, cuatro de las familias desalojadas presentaron una petición al Partido Central y retiraron al secretario principal de su cargo. 

“En este caso particular, el secretario principal se convirtió en un paria y fue expulsado a una comunidad agrícola”, dijo un desertor que una vez fue funcionario de un Comité Popular en la provincia de Pyongan del Sur al DailyNK. “Será difícil para las autoridades reprimir a las personas locales que han invertido tanto de su tiempo, trabajo y dinero. Se puede criticar fuertemente al Comité del Pueblo [por permitir que ocurra esta situación]. [Las autoridades] reconocerán su petición”.