Por Ha Yoon Ah 
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/poor-food-rations-leading-to-rise-in-absenteeism-among-public-workers/ 

[Imagen superior: La policía norcoreana jugando en un parque en Wonsan, provincia de Kangwon. De archivo:DailyNK] 

Los funcionarios públicos en algunas áreas de Corea del Norte se saltan repetidamente el trabajo, dejando a las áreas del gobierno en un estado de parálisis. Según se informa, algunos tienen que trabajar en los mercados para llegar a fin de mes, ya que el Partido Central ha dejado de proporcionarles raciones de alimentos. 

“Algunos funcionarios públicos no se presentan al trabajo y esto está creando un estado de parálisis en el gobierno”, dijo una fuente con sede en la provincia de Pyongan del Sur el 21 de noviembre. “Funcionarios de los gobiernos provinciales y municipales que no reciben sobornos han tenido que recurrir a las actividades del mercado para llegar a fin de mes mientras faltan al trabajo”. 

Los funcionarios públicos que trabajan en estaciones de policía que manejan el registro de residentes y otras tareas administrativas, junto con otros funcionarios que procesan y archivan documentos gubernamentales, generalmente no reciben mucho en forma de sobornos de parte de personas comunes. Además, sus raciones del Partido Central han cesado, lo que significa que finalmente no pueden concentrarse en sus trabajos diarios. 

El número de policías que se presentan para trabajar también ha ido disminuyendo. Las autoridades norcoreanas proporcionaron previamente a los oficiales de policía una cantidad limitada de raciones de alimentos. Incluso durante la hambruna generalizada que devastó el país en la década de 1990, las autoridades continuaron brindando raciones a los oficiales de policía porque impedían que se desatara el caos social y eran un brazo integral de apoyo a las políticas del Partido. 

Algunos oficiales de policía, que durante mucho tiempo fueron vistos como teniendo un suministro sólido de raciones de alimentos, han caído en una situación financiera tan difícil que no pueden cumplir con sus obligaciones. Esto ha llevado a una ruptura en los servicios prestados por los gobiernos locales y se está convirtiendo en un problema social. 

“Un oficial de la estación de policía en Pyongsong, provincia de Pyongan del Sur, había estado borracho todo el día, pero recientemente su situación se ha vuelto tan mala que ya no puede comer adecuadamente. Su mano derecha tiembla y parece que está desnutrido”, informó una fuente adicional en la provincia de Pyongyan del Sur. 

“El oficial dejó el servicio militar y luego se graduó de la Universidad de Ciencias Políticas del Ministerio de Seguridad Popular antes de trabajar como gerente de fábrica en un área rural. Tenía un futuro brillante porque se había abierto camino hasta convertirse en miembro del Departamento de Inspectores en la estación de policía municipal en poco tiempo. Sin embargo, el fin de las raciones del gobierno le ha impedido sobrevivir”. 

El líder norcoreano, Kim Jong Un, ha estado enfatizando la erradicación de la corrupción en el país, lo que dificulta que los policías sigan recibiendo sobornos. Los oficiales de policía tienen mucha autoridad en la sociedad norcoreana y esto ha significado previamente que no tenían que realizar actividades de mercado para sobrevivir. Esto parece estar cambiando. 

Una fuente en la provincia de Pyongan del Norte informó que los funcionarios del sector de servicios médicos no se presentan regularmente a trabajar. Los hospitales en áreas rurales y en granjas y empresas han cerrado sus puertas hace mucho tiempo, mientras que los hospitales en las regiones montañosas apenas operan “porque los médicos no están trabajando”, explicó. 

“Mientras tanto”, dijo, “los médicos de los hospitales provinciales y municipales se encuentran en dificultades financieras y exigirán dinero o alimentos a sus pacientes”. 

Los que se encuentran en el sector educativo de Corea del Norte también enfrentan dificultades similares y la fuente informó que había escuchado a personas decir que los maestros se ausentan más de la clase que los estudiantes en las escuelas en lugares remotos. 

“Los maestros no se presentan al trabajo porque están tratando de sobrevivir, por lo que un maestro puede estar enseñando 5 o 6 clases al mismo tiempo”, dijo una fuente diferente en la provincia de Pyongan del Norte. 

“Hay casos en que los maestros están impartiendo clases para las que no han recibido capacitación, y la calidad de la educación ha disminuido tanto que los padres se están enojando”.