Por Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/middle-school-students-in-ryanggang-province-caught-watching-south-korean-movie/

[Imagen superior: Dispositivos multimedia populares de consumo en Corea del Norte (en el sentido de las agujas del reloj: reproductor multimedia portátil, radio y reproductor mp4). Imagen: DailyNK]

En julio, las autoridades de Corea del Norte sorprendieron a siete estudiantes de secundaria que estaban viendo una película de Corea del Sur. Aunque han pasado tres meses desde el arresto, la investigación aún está en curso e incluso se está interrogando a los padres de los estudiantes.

“En el condado de Paekam, siete estudiantes de secundaria fueron sorprendidos viendo una película de Corea del Sur. El reproductor multimedia fue confiscado y aún están siendo interrogados”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang al DailyNK el 18 de octubre.

“Incluso sus padres están siendo interrogados, pero debido a que siguen apareciendo más pruebas, el caso aún está lejos de cerrarse”. En estos días, hay tantas unidades que se llaman a sí mismas grupos de vigilancia y es muy difícil distinguirlas”.

Según la fuente, el gobierno de Corea del Norte aún censura en gran medida el Hallyu (contenido cultural coreano) y, recientemente, la censura regular por parte de otros grupos del Grupo 109, incluidos los agentes del Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) y la policía regular, ha ido creciendo.

“El grupo 109 patrulla a través de las ciudades casi todos los días y las personas les temen más. Sin embargo, al igual que el Grupo 109, los agentes de MSE y la policía también aparecen sin previo aviso. Algunas unidades dicen que están ordenadas por la administración, pero la gente dice que cada vez que el estado necesita recursos o dinero, estas unidades aparecen de vez en cuando y asaltan los mercados”, agregó.

“Otra fuente en la provincia de Pyongan del Sur dijo: “El principal deber del Grupo 109 es acabar con los reproductores de video, pero los oficiales de policía responsables de su distrito también pueden hacer arrestos arbitrariamente. Recientemente, el MSE también recibió autoridad para tomar medidas enérgicas, por lo que ahora hay tres niveles de vigilancia”.

“Debido a que los reproductores multimedia de hoy en día son pequeños, los agentes de seguridad usan métodos para buscar en toda la casa. Si se encuentran películas extranjeras, la policía se ocupa de ellas y reparte el castigo. Los reproductores multimedia con frecuencia son confiscados, pero no importa cuán estricta sea la aplicación, existe un deseo de información, por lo que parece que los reproductores de video continuarán difundiéndose “, agregó.

002Residentes de Corea del Norte interrogados por un agente de la unidad de inspección a principios de 2017 en la ciudad de Chongjin. Provincia de Hamgyong del Norte. De archivo: Daily NK

“Una estudiante universitaria fue sorprendida copiando un video de Corea del Sur y viéndolo, y otros nueve estudiantes universitarios que habían visto previamente el video también fueron arrestados. El MSE declaró que el distribuidor del video es el principal culpable y el ofensor más serio”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte.

Estos incidentes muestran que las autoridades de Corea del Norte se toman muy en serio el acto de “distribuir” películas, canciones y transmisiones de Corea del Sur y se están enfocando en detener la propagación de Hallyu entre la población.

A lo largo de la frontera entre China y Corea del Norte, ha habido frecuentes arrestos por usar teléfonos móviles chinos, que las autoridades norcoreanas prohíben. Sin embargo, el régimen es particularmente severo con aquellos atrapados llamando a personas en Corea del Sur. Las llamadas a China a menudo se pueden liquidar con el pago de un soborno, pero las llamadas a Corea del Sur se manejan más estrictamente.

“Ha habido innumerables casos en los que las personas se metieron en problemas por usar teléfonos celulares chinos a lo largo de la frontera, pero fueron dejados en paz después de pagar sobornos. Recientemente, en Hyesan, arrestaron a una mujer y le confiscaron su teléfono para hacer videollamadas a su hermana que está en China, pero fue liberada luego de pagar 1000 RMB (aproximadamente 160,000 KRW)”, dijo otra fuente en la provincia de Ryanggang.

“La policía probablemente se echó para atrás después de recibir dinero porque no estaba llamando a Corea del Sur. Incluso si las personas son atrapadas llamando al exterior, siempre que no sea al Sur, las autoridades no son tan estrictas”.