Por Jo Hyon, PhD, Universidad de Kyungnam
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-korea-requires-assistance-to-improve-agricultural-infrastructure/

[Imagen superior: Agricultores en la granja de vegetales Chilgol en el distrito de Mangyongdae, Pyongyang. Imagen: Agencia de Noticias Yonhap]

La cosecha esperada de la granja Paeksong en Pyongsog, una importante región productora de cebada, solo espera que alcance la mitad de los rendimientos agrícolas establecidos por el estado. Si bien los rendimientos establecidos por el estado son siempre más altos que la cosecha real, el estado aún elimina su monto establecido como el receptor obligatorio del 30% de lo que se cosecha. Granja Paeksong no es la única granja en la región en una situación desesperada: otras 13 granjas locales también están en dificultades.

El Comité Popular y los miembros del comité empresarial de agricultores decidieron sobre los rendimientos de cultivos esperados por segunda vez a finales de octubre, pero las cosechas ni siquiera alcanzaron los primeros rendimientos de cosechas esperados que se decidieron. Los funcionarios agrícolas fueron criticados a principios de septiembre por haber reportado estimaciones de cosecha demasiado bajas, lo que llevó al aparato local del Partido, al Comité Popular e incluso a la oficina del fiscal a reajustar las estimaciones de rendimiento. Sin embargo, el reajuste solo condujo a una estimación de rendimiento incluso más baja que la primera.

El proceso de decidir las cantidades de cosecha esperadas es un proceso de política regular en las comunidades agrícolas de Corea del Norte durante la temporada de cosecha de otoño. Ha habido, sin embargo, algunos cambios que vale la pena mencionar. En los años 70 y 80, los funcionarios agrícolas inflaron las cantidades de cosecha esperadas en un intento de obtener elogios del gobierno central. En la década de 1990, sin embargo, toda la situación sobre el terreno cambió.

De acuerdo con los planes del estado para comprar la cosecha (cuyas estimaciones se habían inflado), la mayor parte de la cosecha se utilizó para el ejército, por lo que los agricultores tomaban las semillas de grano que quedaban para sí mismos. Además, hubo una interrupción en el suministro de estiércol, pesticidas, piezas de repuesto para equipos agrícolas, cinta de plástico y otros suministros necesarios para la agricultura, por lo que los agricultores tuvieron que vender su arroz cosechado en los mercados para pagar los materiales agrícolas. Esto creó una situación en la que las autoridades intentaron crear estimaciones tan bajas de los rendimientos de la cosecha como fue posible para que el gobierno central no se llevara tanto.

Este año, las autoridades esperaban que la cosecha fuera más baja que en los últimos años y predijeron como resultado que los precios de los granos aumentarían, por lo que ahora están tratando de obtener la mayor cantidad de la cosecha de otoño para su uso durante el invierno como sea posible. Algunos agricultores incluso están tratando de obtener patataas a través de negocios privados mientras continúan su propia cosecha en los campos.

Kim Il Sung dijo durante una sesión plenaria general del Partido de los Trabajadores de Corea (PTC) en 1976 que “podemos llegar a ser ricos si producimos 10 millones de toneladas en grano. Hablando honestamente, incluso 5 millones de toneladas de grano serían más que suficientes para vivir. Si producimos 10 millones de toneladas de granos, entonces toda la población puede comer hasta llenarse y podemos ahorrar una gran cantidad de alimentos”. Sin embargo, durante la era de Kim Jong Il, la cantidad de grano cosechado cayó a 2 millones de toneladas antes de recuperarse gradualmente. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estimó el año pasado que la producción total de cereales de Corea del Norte fue de 5,15 millones de toneladas. Por lo tanto, parece que el movimiento de Kim Jong Un para reducir el tamaño de las unidades de trabajo agrícola (pojon tamdangjae) ha tenido algún efecto.

Corea del Norte tiene una superficie agrícola total de 1,91 millones de jongbo (aproximadamente 18,9 millones de metros cuadrados). Entonces, ¿cuál es el problema más fundamental que enfrenta el país? Los problemas son el mal estado de la infraestructura agrícola y la inflexibilidad de los métodos de manejo agrícola existentes.

La agricultura norcoreana se basa en el sistema de gestión colectiva socialista. La propiedad es poseída por el colectivo, pero no hay autonomía permitida entre los agricultores porque la gestión agrícola se ejecuta a través de comités de negocios de granjas colectivas. En otras palabras, la agricultura en Corea del Norte se gestiona a través de órdenes y controles unilaterales de acuerdo con los planes estatales.

La implementación del “sistema de responsabilidad de huerta” ha generado algunos cambios en esta estructura de manejo, pero esta nueva política no ha conducido a un cambio hacia una estructura de manejo donde la autonomía de los agricultores ha sido debidamente garantizada. La política ha dado lugar a algunos cambios en la estructura de producción, pero el sistema agrícola aún está dirigido y controlado por el estado a través de granjas colectivas. Los agricultores son tratados como poco menos que unidades robóticas de trabajo.

La infraestructura agrícola de Corea del Norte se encuentra en un mal estado de situación y debe reformarse. El mal estado de la infraestructura ha hecho que las fincas sean vulnerables a desastres naturales e ineficiencias. Las autoridades estatales deben trabajar en la creación de una infraestructura que permita el cultivo adecuado de las tierras agrícolas, el acceso constante al agua para uso agrícola y esfuerzos para abordar la erosión.

Se debe implementar una política agrícola integral para el desarrollo económico. Sin embargo, Corea del Norte no tiene la tecnología ni el dinero para hacerlo. Necesitará el apoyo de la comunidad internacional y de Corea del Sur. Las regiones de Corea del Norte necesitan implementar un proyecto integral de apoyo al desarrollo que vincule la agricultura y la ganadería, la reforestación, la salud con nutrición, la residencia con el bienestar público y la energía y la infraestructura.

Este plan permitiría a las regiones gestionar el almacenamiento, la fabricación, la distribución y la venta de productos agrícolas y alentarlos a tomar decisiones sobre los objetivos de producción que dependen de la demanda del mercado. Paralelamente, se construiría una “base” de producción agrícola altamente eficiente sobre la base de un “sistema de producción circulatorio anillada” que aproveche la gestión compleja de la agricultura, la ganadería y los bosques y otros recursos naturales. La provisión de la tecnología, los materiales y los alimentos necesarios para alcanzar el éxito en las primeras etapas, junto con la implementación de un sistema de responsabilidad de gestión autónomo más adelante garantizaría la producción estable de alimentos.

La cooperación y los intercambios intercoreanos en las áreas de agricultura y ganadería permitirían a Corea del Norte convertirse en el lugar de un experimento para intensificar el crecimiento económico en la península de Corea, y jugaría un papel integral en el desarrollo de las economías locales. También sería importante implementar un programa en cada región, en lugar de a escala nacional, para fortalecer el desarrollo de la agricultura, la ganadería, los bosques y la pesca.

Las necesidades humanitarias a corto plazo en Corea del Norte deben ser satisfechas en todo momento por Corea del Sur, pero el fortalecimiento de la capacidad de Corea del Norte para desarrollar sus tierras de cultivo es la forma más fundamental de mejorar la situación económica del país. También sería la mejor estrategia a largo plazo para erradicar la mala situación alimentaria de Corea del Norte y garantizar la calidad de vida. Resolver de manera fundamental los problemas de “derecho a la vida” de Corea del Norte en sus regiones agrícolas es la manera más importante de mejorar los derechos humanos en el país.

* El autor es originario de Corea del Norte.