Por Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/despite-crackdowns-south-korean-media-content-remains-popular/ 

[Imagen superior: USB cargados con una mezcla de noticias y contenido cultural organizados por Unification Media Group para su distribución dentro de Corea del Norte. De archivo: DailyNK] 

El gobierno de Corea del Norte mantiene una estricta prohibición de las películas y programas de televisión de Corea del Sur, con severos castigos a la espera de quienes son atrapados evitando las restricciones. Sin embargo, el contenido surcoreeano se sigue distribuyendo a través de tarjetas USB y SD en el Norte, lo que inspira a los residentes de Corea del Norte a soñar con una mayor libertad en su sociedad. 

“A los norcoreanos les gustan todos los dramas, películas y programas de entretenimiento de Corea del Sur. A los jóvenes de estos días les gustan los programas de televisión de cantantes y baile. Durante las vacaciones, puedes verlos disfrutar viendo bailes surcoreanos”, dijo una fuente en Pyongyang al DailyNK. 

“Hay un aumento en el número de hagwon (escuelas de acceso) en Corea del Norte y algunos de ellos incluso enseñan movimientos de baile de Corea del Sur. Sin embargo, no dicen que están enseñando material surcoreano. Los estudiantes saben lo que están aprendiendo, pero pretenden que no saben”. 

Una fuente en la provincia de Pyongan del Sur agregó: “La gente generalmente ve videos extranjeros insertando tarjetas de memoria o tarjetas SIM en sus teléfonos celulares o viéndolos desde un dispositivo en casa. “La gran mayoría de los videos extranjeros se introducen de contrabando desde China y una vez que están en Corea del Norte, el contenido se copia y distribuye a los consumidores”. 

El uso de pequeños dispositivos hace que sea más fácil evitar la detección por parte de las autoridades, dijo, y señaló que si bien los discos compactos (CD) se usaron una vez para almacenar videos, “son relativamente difíciles de ocultar y son menos comunes en estos días”. 

“A los norcoreanos realmente les gusta la representación natural de la vida cotidiana en los dramas, películas y programas de entretenimiento de Corea del Sur. A través de ellos, podemos ver la economía desarrollada de Corea del Sur y las actividades de ocio, mientras las personas comienzan a desear vivir en una sociedad libre donde puedes vivir bien si te esfuerzas”, agregó. 

Muchos residentes también están conectando tarjetas SD a teléfonos celulares y escuchando música de Corea del Sur. “A la gente le gusta la música de Corea del Sur y todos disfrutan escuchándola. No les importa realmente quiénes son los cantantes, simplemente les gustan las canciones”, dijo la fuente. 

002USB de fabricación norcoreana para la venta en los mercados de Corea del Norte. De archivo: DailyNK 

Cuando se le preguntó a otra fuente en Pyongyang si los residentes de Corea del Norte escuchaban con frecuencia las noticias de Corea del Sur, él respondió: “Las personas que tratan con radios pueden alterarlas y sintonizarse con las noticias de Corea del Sur, pero si las atrapan, enfrentan un castigo severo. Incluso aunque escuchen las noticias de Corea del Sur, no se atreven a decirselo a nadie más”, explicó. 

Las autoridades norcoreanas arrestan rutinariamente a los pillados en posesión de videos surcoreanos, dijo, y “el nivel de castigo es más alto para los videos surcoreanos en comparación con los chinos u otros países”. 

Una fuente diferente en la provincia de Pyongan del Sur dijo, “La gente no puede ver videos de Corea del Sur en reproductores de medios portátiles (notels) [en estos días] porque están [nuevamente] en la categoría de productos controlados. Así que las personas usan dispositivos USB para verlos en ordenadores y eliminar los archivos inmediatamente después para evitar la detección. El gobierno aún intenta evitar que las personas vean el contenido de Corea del Sur”, agregó otra fuente en la provincia de Pyongan del Sur. 

DailyNK informó anteriormente en 2014 que las autoridades habían relajado las regulaciones en torno a estos populares dispositivos. 

Para penalizar a aquellos que incorporan la “cultura capitalista”, el código penal de Corea del Norte contiene los Artículos 183 y 184, que establecen que aquellos capturados con productos “importados, producidos, distribuidos, almacenados ilegalmente, observaron, escucharon o reaccionaron a pinturas, imágenes, libros, musica y películas que contengan contenidos decadentes, lujuriosos y vulgares sin permiso serán sometidas a capacitación laboral por hasta un año, o a un campo de reeducación por cinco a 10 años por violaciones graves”.