Por Mun Dong Hui  
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-korean-broker-and-accomplices-arrested-in-onsong/ 

[Imagen superior: Soldados a lo largo de la frontera entre China y Corea del Norte en Namyang, provincia de Hamgyong del Norte. Imagen: Foto de archivo DailyNK] 

Un agente de Corea del Norte que ayudó a norcoreanos que intentaban desertar, junto con los guardias de la frontera de Corea del Norte que recibieron sobornos, fueron arrestados a finales de agosto, informaron fuentes norcoreanas. 

“Un agente masculino de unos 40 años que había estado ayudando a desertar norcoreanos durante los últimos diez años fue arrestado en Onsong, provincia de Hamgyong del Norte”, dijo una fuente con sede en la provincia de Pyongan del Norte. 

“Una desertora que fue arrestada en China a finales de agosto fue devuelta a Sinuiju y ella le dijo a las autoridades el nombre de agente, lo que llevó a su arresto”. 

Añadió: “El agente sobornó a los agentes del Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) que arrestaron a los desertores a los que había ayudado que fueron repatriados por la fuerza de regreso a la provincia de Hamgyong del Norte. Él había ayudado a esta desertora en particular varias veces en el pasado. Pero esta vez fue repatriada a la fuerza a Sinuiju (en la provincia de Pyongan del Norte) para que no pudiera ayudarla”. 

Las autoridades norcoreanas también arrestaron a los guardias fronterizos que fueron sobornados por el intermediario, junto con un agente de MSE que había hecho la vista gorda ante lo que había estado sucediendo. Los desarrollos indican que se ha eliminado toda una red de deserción. 

El corredor se enfrenta a hasta 10 años en un centro penitenciario, de conformidad con el derecho penal de Corea del Norte. 

El código penal de Corea del Norte establece que aquellos que cometen “delitos relacionados con la ocultación de un delito contra el estado y las personas” (Sección 71) están sujetos a hasta cuatro años en un centro de trabajo penitenciario, mientras que aquellos que han cometido “delitos relacionados con el fracaso para denunciar un acto criminal contra el estado o el pueblo”(Sección 72) están sujetos a hasta tres años en un centro de trabajo correccional. Mientras tanto, aquellos que cometen “el delito de [ignorar intencionalmente] [denunciar] un delito contra el estado” están sujetos a hasta tres años. 

Sin embargo, hay muchos casos en los que Corea del Norte no sigue sus propios procedimientos legales y el intermediario puede enfrentar un castigo aún más severo. Existe la preocupación de que las autoridades norcoreanas puedan tratar de “hacer un ejemplo” del intermediario al imponerle un castigo severo. 

“El ambiente en Onsong en este momento es muy tenso. Se espera que el juicio se celebre a finales de este mes, y los funcionarios de MSE dicen que el intermediario será condenado a cadena perpetua o incluso podría ser ejecutado”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte. 

“El rumor es que los guardias de fronteras y otros cómplices pueden enfrentar hasta 20 años o más en prisión. El agente de MSE [que fue arrestado] probablemente será removido de su cargo”. 

La sucursal MSE de la provincia de Ryanggang fortaleció sus esfuerzos de monitoreo y vigilancia en la frontera chino-norcoreana en 2015, pero esto no llevó a una reducción en las deserciones. En un esfuerzo por disuadir los intentos de deserción, la sucursal ejecutó a cinco norcoreanos que habían ayudado a un total de 400 personas a desertar (80 personas cada una), por fusilamiento. 

Sin embargo, el delito de ayudar a una deserción no está incluido en los 19 delitos del país que pueden llevar a la ejecución. Estos crímenes incluyen “intentar derrocar al gobierno”, “incautar activos estatales críticos” y “robar activos estatales críticos”. 

Dada esta situación, si el intermediario arrestado es ejecutado o recibe una sentencia de por vida, es muy probable que esto se considere una violación del derecho a la vida y el derecho a recibir protección de la ley como lo garantizan los artículos 3 y 7 de la Ley de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, respectivamente. 

El arresto del intermediario ha llevado a un fortalecimiento de la seguridad fronteriza, con la preocupación de que los costos de la deserción aumenten significativamente. 

La seguridad a lo largo de la frontera ha continuado aumentando desde que Kim Jong Un llegara al poder en 2012, con el costo de desertar en los ríos entre China y Corea del Norte de 2-4 millones de won en 2012 a 12-15 millones de won en 2018.