Por Kim Yoo Jin
Fuente https://www.dailynk.com/english/angry-residents-deliver-fatal-beating-after-attempted-theft/

[Imagen superior: Los paneles solares se utilizan cada vez más como fuente de energía alternativa en Corea del Norte, incluso en áreas agrícolas. De archivo: Daily NK]

Un padre y un hijo desesperadamente pobres fueron atacados por un grupo de residentes locales después de intentar robar un convertidor de electricidad, el hijo finalmente murió por sus heridas, informan fuentes de Corea del Norte.

A mediados de agosto, en el condado de Onsong, provincia de Hamgyong del Norte, un hombre de unos 40 años que estaba en endeudado considerablemente intentó robar un convertidor de un poste de teléfono con su hijo adolescente, pero fue atrapado en el acto por residentes locales.

El padre no había podido encontrar trabajo como jornalero y toda la familia vivía día a día. El hijo adolescente estaba en su año de graduación en la escuela secundaria local.

“El padre y el hijo subieron a un poste de teléfono justo afuera de una aldea durante la mitad de la noche”, dijo una fuente en la provincia de North Hamgyong al Daily NK el 21 de septiembre.

“Un residente local que pasaba por el área en el momento los descubrió y alertó al jefe del inminban (unidad popular, un tipo de vigilancia vecinal) y a otros jóvenes locales. El grupo detuvo a los dos y procedió a reducirlos”.

El grupo de residentes locales enfadados por la falta crónica de electricidad se indignaron por que el crimen hubiera hecho su vida aún más difícil.

Según otra fuente en la provincia de Hamgyong del Norte con conocimiento del incidente, después de golpear a los dos, el grupo confirmó que el padre y el hijo eran en realidad residentes locales, pero el hijo ya estaba cerca de la muerte.

“Fue llevado al hospital pero finalmente murió”, explicó la fuente. “La policía local en el área está investigando el incidente pero no planea presentar cargos contra los locales.

Los convertidores eléctricos son críticos para proporcionar electricidad a los residentes que viven en los alrededores y son costosos de reemplazar. La policía ha juzgado así el incidente como no premeditado.

El robo de convertidores de electricidad en Corea del Norte se considera un robo de propiedad estatal y es un delito grave. Ambas fuentes dijeron que los residentes locales, sin embargo, han dicho que si bien el padre de 40 años que cometió el crimen era pobre y tenía una existencia difícil, era amable y con frecuencia ayudaba a quienes lo rodeaban. Los lugareños piden que el hombre sea tratado de manera justa por las autoridades, particularmente debido a la pérdida de su hijo.