El día 25 de mayo de 2017 se cumplieron los 50 años de un discurso de Kim Il Sung que definiría a la RPDC para siempre 

Por Fyodor Tertitskiy
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2017/05/the-1967-speech-that-set-north-korean-totalitarianism-in-stone/?c=1503278469504 

El jueves 25 de mayo de 1967 fue un día normal para la mayoría de los países. En los Estados Unidos, el presidente Lyndon Johnson se reunió con el secretario de Estado Dean Rusk. El Vaticano, bajo el Papa Pablo VI, publicó nuevas instrucciones sobre “Adoración Eucarística”. En el Reino Unido, el psicodélico Rolls-Royce de John Lennon fue entregado después de un rediseño.

Y en Corea del Norte, Kim Il Sung pronunció un discurso. Fue, por supuesto, escrito por él, y fue nombrado “Sobre las tareas inmediatas en la dirección del trabajo de propaganda del partido”.

A pesar de este título tan decepcionante, este pudo haber sido el discurso más importante que haya dado, la culminación de un proceso que comenzó en abril con la proclamación del Sistema Ideológico Monolítico en el XV Pleno del Comité Central en abril. Más tarde, este término extraño, el “Sistema ideológico monolítico”, se convertiría en un eufemismo oficial para el estilo único de totalitarismo de Corea del Norte.

BLOQUES DE CONSTRUCCIÓN

La mayoría de lo que sabemos sobre Corea del Norte hoy cobró vida en 1967: permisos de viaje para visitar condados vecinos, prohibición de medios y libros extranjeros (no solo capitalistas, sino todos los extranjeros), el sistema songbun de castas, el culto a la personalidad, lo más grotesco incluso según las normas estalinistas: todo nació entonces, hace 50 años.

“El Gran Líder dijo que el veneno ideológico de los elementos burgueses y revisionistas es la ideología burguesa, la ideología revisionista, la ideología del lacayo”. 

El discurso en sí sigue siendo restringido. Por lo que he escuchado, solo los miembros del Partido pueden acceder a él y es casi seguro que ningún servicio de inteligencia ha logrado robar una copia. El nombre del discurso se mencionó hasta principios de la década de 1970, e incluso entonces el nombre desapareció de las publicaciones oficiales de la RPDC. Con Kim Jong Il, sin embargo, resurgió de nuevo, y se puede encontrar un recuento detallado en una biografía oficial de Kim Il Sung publicada en 2008:

En el discurso pronunciado el 25 de mayo del año 56 de la era Juche (1967), el Gran Líder dijo que el veneno ideológico de los elementos burgueses y revisionistas es la ideología burguesa, la ideología revisionista, la ideología del lacayo y las ideas confucianas feudales de Confucio y Mencio y mostró que estas ideas son la raíz de su ideología central. Este veneno ideológico se dejó desatendido durante varios años y, por lo tanto, la lucha para limpiarlo también llevará mucho tiempo y debe llevarse a cabo de manera constante y vigorosa. El líder enseñó que en esta lucha deberíamos tener cuidado con los métodos administrativos y lograr a fondo la fusión de la educación ideológica y de la lucha ideológica.

El Gran Líder dividió a los seguidores de los elementos burgueses y revisionistas en varias categorías y estableció la directriz de que, dado que no habíamos establecido adecuadamente el sistema ideológico monolítico del Partido y la cosmovisión revolucionaria, aquellos que habían pensado que todo lo que había sido ordenado por el liderazgo estaba en lo correcto y habían estado siguiendo ciegamente [a los faccionalistas] deben ser completamente educados y aquellos que vacilaron ideológicamente y habían estado bailando a sus espaldas deberían ser reformados a través de la lucha ideológica. 

El Gran Líder instruyó a todos los cuadros y miembros del Partido a aprender bien sobre la naturaleza y las consecuencias dañinas de la actividad criminal de los elementos revisionistas y burgueses y sus astutos trucos, y para comprender completamente la necesidad, naturaleza, asignaciones y métodos de implementación de el sistema ideológico monolítico del Partido.

Las instrucciones del Líder fueron debidamente implementadas. Su biografía ahora debía ser enseñada como un tema separado, sus obras debían citarse en cada texto y los elementos sospechosos, divididos en varias categorías, debían ser purgados 

002 El discurso de Kim Il Sung estableció el despiadado sistema “monolítico” del país. Imagen por D-Stanley

BAJO PRESIÓN

Si miramos los antecedentes internacionales que precedieron a 1967, podemos ver que Corea del Norte estaba cada vez más aislada. A principios de la década de 1960, la RPDC había terminado por completo su relación especial con Moscú, y la embajada soviética ya no estaba informada, y mucho menos era consultada, sobre decisiones importantes.

Probablemente, Kim Il Sung nunca creyó realmente en un mito de la utopía comunista, ni estaba muy interesado en él. 

Después de que Mao Zedong lanzara su Revolución Cultural, Pyongyang, que vio los pogromos de los Guardias Rojos como una locura, se distanció inmediatamente de Pekín. Los dos aliados se convirtieron en antagonistas y, cuando la República Popular China discutió la demarcación de las fronteras con Corea del Norte, Pyongyang fue incluso amenazada con el uso de armas.

En 1968, con el intento de asesinato de Corea del Norte en Park Chung-hee y la captura del USS Pueblo, la situación continuaría escalando. Corea del Norte anunció una movilización total: los soldados desmovilizados fueron enviados de regreso al ejército y los civiles iban a asistir a los ejercicios militares regulares. Este ambiente de estilo DEFCON 2 de guerra inminente duró hasta principios de 1970, cuando Corea del Norte normalizó las relaciones con China y firmó un pacto de no agresión de facto con Corea del Sur. 

Considerando todo esto, sería tentador ver el discurso de 1967 de como medidas de emergencia simplemente se convierten en ley, y la sensación de que, en cierto nivel, Kim Il Sung era un ser humano normal, pero al menos comprensible: los seres humanos tienden a reaccionar así a circunstancias extremas.

Pero estudios posteriores prueban que el culto a la personalidad y el intento de establecer un sistema totalitario se planearon con bastante anticipación.

Ya en 1963, las publicaciones de la Asociación de residentes coreanos en Japón (conocida como Chongryon) comenzaron a elogiar a Kim Il Sung a un nivel absurdo. Básicamente, la Asociación era un campo de pruebas para el nuevo orden antes de que se proclamara en Corea del Norte.

Probablemente, Kim Il Sung nunca creyó verdaderamente en una utopía comunista, ni estaba muy interesado en ella. Lo que él amaba era el orden, consigo mismo en la cima, con una autoridad absoluta e incontestada.

Por lo tanto, no podría haber sido acusado de traicionar a sus predecesores (no tenía ninguno), la nación (ya que la nación es grande si se somete a la voluntad del Líder) o la ideología estatal (esa ideología ahora era “obedecer a Kim Il Sung”).

El 25 de mayo de 2017. Ha pasado exactamente medio siglo desde ese día.

La lección que podemos aprender de los últimos 50 años es cómo una autocracia en toda regla puede ser terriblemente exitosa en la autopreservación. Sin recursos naturales, sin reformas económicas fundamentales, y casi sin cambios en política social y política, el país que Kim Il Sung estableció ha sobrevivido a la Unión Soviética, la China maoísta y todo el Pacto de Varsovia.

Una vez que se delinearon los principios del Sistema Ideológico Monolítico, Pyongyang nunca podría desistir de ellos otra vez.

Editado por Oliver Hotham 

Imagen destacada: Estatua de bronce de Kim Il Sung de John Pavelka en 2010-05-03 03:09:39