Fuente http://www.asiapress.org/rimjin-gang/ 

Aunque son productores, viven en la pobreza debido a la explotación 

[Imagen superior: Una mujer llevando una vaca. Foto de una zona rural cerca de Pyongyang en octubre de 2008 por Jang Jeong-gil (ASIAPRESS) ]

Si bien los norcoreanos son muy compasivos, hay una ocupación que todos los norcoreanos menosprecian. Si les pide que nombren el trabajo más difícil y despreciado, todos responderán de inmediato al de “trabajador agrícola cooperativo”. 

Los trabajadores agrícolas cooperativos producen cultivos para que el estado los distribuya a las organizaciones y regiones que prefiere mantener bien alimentadas, como el ejército, la policía, la burocracia y los residentes de Pyongyang. Aunque a los agricultores se les permite mantener el exceso de cultivos, estructuralmente no pueden escapar de la pobreza porque los objetivos impuestos por el estado del rendimiento de los cultivos son demasiado altos. 

Los granjeros continúan siendo objeto de explotación por los altos objetivos del Estado y no tienen la posibilidad de cambiar de trabajo o mudarse a la ciudad. Si nace en un área rural, toda la familia está destinada a trabajar en una granja cooperativa por generaciones. La única excepción es si una mujer del campo se casa con un hombre de la ciudad. 

El sistema de castas aún existe en Corea del Norte, incluso hoy en día. (ISHIMARU Jiro) 

002Una mujer lleva troncos dos veces su propio tamaño. Parecen haber sido traídos de las montañas para venderlos como leña. Fotografiado por Shim Ui-cheon en los suburbios de Haeju, provincia de Hwanghae del Sur en agosto de 2008 (ASIAPRESS) 

003Una mujer rural en la provincia de Pyeongan Norte lavando ropa a lo largo del río Yalu. Tomado del lado chino en julio de 2017 por ISHIMARU Jiro 

004Una mujer mayor que recolecta las sobras de la cosecha en el campo donde la cosecha ya fue recogida. Una vista frecuente en otoño. Fotografiado en los suburbios de la ciudad de Sinuiju, en la provincia de North Pyongan en noviembre de 2012 (ASIAPRESS) 

005Una niña cuidando una casa en una granja en la provincia de Hwanghae. El fotógrafo que visitó la ciudad se sorprendió al ver la magnitud de la pobreza de la aldea. Fotografiado en agosto de 2007 por Shim Uicheon (ASIAPRESS) 

“La vida es como ser una vaca en una granja”  

006Una anciana recogiendo mazorcas de maíz en un campo cosechado. Fotografiado en una aldea agrícola en la provincia de Hwanghae del Norte en octubre de 2008 por Shim Uicheon (ASIAPRESS) 

En Corea del Norte existe la palabra ‘nongpo’. Es una palabra que se usa con desdén y compasión para describir a los agricultores cooperativos en el nivel más bajo de la sociedad norcoreana. 

Cuando las personas urbanas son expulsadas por razones políticas, la mayoría son enviadas al campo remoto para convertirse en trabajadores agrícolas cooperativos. 

“Si te colocan en una granja, nunca podrás volver a la ciudad en tu vida. Como una vaca, solo trabajarás”. 

Por  problemas políticos cometidos por un solo miembro de la familia, toda una familia extendida enfrentará el destierro en el campo, nos dice una mujer. 

Habiendo juzgado que “la vida de mi hija y de mi hijo se acabó”, la mujer decidió escapar y ahora vive en la región de Kansai en Japón. 

007Mujeres rurales cargando leña (abeto para fuego) a la ciudad de Chongjin, recogido en tierras de cultivo distantes. Dicen que los están cargando 20 kilómetros en carro por dinero en efectivo. Tomado en abril de 2005 por Ri Jun (ASIAPRESS) 

008Mujeres que recogen el abono afuera en el frío. Fotografiado en el centro de Corea del Norte a mediados de enero de 2015 por Kim Dong-chul (ASIAPRESS) 

009Una mujer rural que lleva un saco grande. Fotografiado en una zona rural a las afueras de Pyongyang en octubre de 2008 por Jang Jung-gil (ASIAPRESS) 

010Mujeres desbrozando en una granja. Tomado desde el otro lado de la frontera china en abril de 2005 por ISHIMARU Jiro 

“Odio a los agricultores”… discriminación flagrante del matrimonio 

011Una mujer llevando a un bebé busca el maíz caído en un campo cosechado. Fotografiado en la provincia de Hwanghae del Sur en octubre de 2008 por Shim Uicheon (ASIANPRESS) 

A menudo hago esta pregunta cuando tengo la oportunidad de entrevistar a una mujer de Corea del Norte. 

–¿Qué es mejor? ¿Estar casada con un granjero simpático, diligente y apuesto o con un obrero de la ciudad con mala personalidad y mala apariencia? 

Aunque le he hecho esta pregunta a docenas de mujeres, todas respondieron lo mismo: que preferirían al hombre de la ciudad. Aunque la respuesta puede ser sorprendente, su razonamiento es claro. 

“Si te casas con un granjero, significa que también te convertirás en un granjero”. Tendrás que trabajar hasta morir con la cara quemada por el sol y vivir una vida miserable. Ninguna mujer va voluntariamente a una granja. Si no te gusta el hombre de la ciudad, puedes divorciarte y vivir solo comp puedas tu misma”. 

¿No hay posibilidad de que las mujeres rurales lleguen a la ciudad? Le pregunté a nuestro compañero informante que vivía en Corea del Norte. 

“Es posible casarse con un trabajador y convertirse en un ‘residente de la ciudad’, pero esos casos son muy raros. Los hombres también intentan evitar casarse con las hijas de los agricultores pobres”. (Yoo Min-tae) 

012Una mujer rural transporta alubias en un carro. Fotografiado en una zona rural a las afueras de Pyongyang en octubre de 2008 por Jang Jung-gil (ASIANPRESS) 

013Durante la temporada agrícola, las mujeres de la ciudad se movilizan para trabajar. Personas movilizadas para desherbar, en la imagen. Fotografiado en la región norte de junio de 2013 (ASIANPRESS) 

014Área rural cerca de la ciudad de Sariwon, provincia de Hwanghae del Norte. Un niño solitario vigila una casa en ruinas. Fotografiado en octubre de 2007 por Ri Jun (ASIANPRESS) 

015Una mujer rural que regresa a casa durante un corte de energía con agua de un pozo comunal en el pueblo. Fotografiado en el centro de Corea del Norte en enero de 2015 por ‘Dandelion’ (ASIANPRESS) 

 ‘La gente está trabajando solo para que le roben’  

016Mujeres recogiendo la cosecha en una granja cooperativa. Tomado desde el otro lado de la frontera china en abril de 2005 por ISHIMARU Jiro. 

Corea del Norte todavía emplea la agricultura colectiva. 

En la agricultura cooperativa, cada parcela de tierra se impone con un “objetivo planificado” de cultivos para producir para el país o el ejército. Si bien a los agricultores se les permite cualquier exceso de cultivos, los “objetivos planificados” son tan altos que en la primavera de cada año, los “hogares hambrientos” habrán terminado con todas sus provisiones del el año anterior y se quedarán sin nada. 

Sin embargo, los administradores agrícolas colectivos continúan imponiendo objetivos irracionalmente altos a los agricultores, ya que están bajo la inmensa presión de sus superiores para alcanzar objetivos anuales. 

En la Unión Soviética, después de la Revolución Rusa, millones de muertes ocurrieron en los campos de cereales en lugares como Ucrania. Esto se debió a que los cultivos fueron confiscados a los agricultores para alimentar a los residentes urbanos y exportarlos en moneda extranjera. Los granjeros estaban trabajando solo para ser robados. Es la misma estructura que explota a los granjeros en Corea del Norte hasta el día de hoy. (ISHIMARU Jiro) 

017Mujeres rurales llevando vacas. Fotografiado en una zona rural a las afueras de Pyongyang en octubre de 2008 por Jang Jung-gil (ASIAPRESS) 

018Las mujeres se movilizaron para recolectar abono en clima frío. Fotografiado en el centro de Corea del Norte a mediados de enero de 2015 por Kim Dong-chul (ASIAPRESS) 

019Agricultores montados en un vagón cargado de madera con destino a la ciudad. La mayoría eran mujeres. Tomado desde el otro lado de la frontera china en el otoño de 1998, durante una de las peores hambrunas. (ISHIMARU Jiro) 

020 Una chimenea de madera, un techo que en pésimas condiciones. Una imagen de un pueblo rural en el campo. Una mujer cortando ramas de abeto. Fotografiado en marzo de 2015 por Ri Jun (ASIAPRESS)