El fundador del Norte se independizó de Moscú a través de la astucia, la determinación y la buena suerte

Por Fyodor Tertitskiy
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2015/12/kims-north-korea-not-the-soviets/

La última vez vimos los primeros días del dominio de Kim Il Sung, pero vimos que gran parte de esas primeras decisiones se originaron con funcionarios soviéticos, o al menos necesitaban la aprobación soviética.

Con la Guerra de Corea y Stalin muertos, los soviéticos intentaron tener un nivel similar de influencia. Poco después de la guerra, Kim Il Sung comenzó la colectivización de estilo soviético en el campo, lo que llevó a los agricultores a estar al borde del hambre. A continuación, un grito perentorio de la embajada soviética, que, traducido del ruso diplomático al español normal, sonaba como: “¿Qué mierda estás haciendo, atontado? ¡Vas a matar de hambre a la gente y será culpa tuya si hay un levantamiento! ¡Estate quieto y no hagas nada!” Kim hizo lo que le pedían y el ritmo de colectivización se detuvo por el momento.

Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar con el Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética en 1956. En su informe al congreso, el nuevo líder soviético Nikita Khrushchev denunció a Stalin y, al hacerlo, cambió para siempre la naturaleza del Bloque Comunista. Posiblemente ningún otro texto en la historia humana haya cambiado la vida de tantas personas para mejor en tan poco tiempo.

La desestatalización puso a Kim Il Sung en peligro de perder el poder. Jrushchov atacó la idea del culto a la personalidad, que había florecido en Corea del Norte. Kim Il Sung intentó decir que efectivamente había habido un culto a la personalidad en el país, pero no el suyo, sino el de Pak Hon Yong, y como Pak había sido purgado, el pueblo coreano avanzaba hacia nuevas victorias.

Tristemente, la conspiración (contra Kim) fue preparada tan mal que podría ser el tema de un libro llamado Cómo no derrocar a un dictador

Seguramente tal explicación era completamente inaceptable para cualquiera y algunos altos funcionarios comenzaron a conspirar para derrocar a Kim. Tristemente, la conspiración fue preparada tan mal que podría ser el tema de un libro llamado Cómo no derrocar a un dictador. En el momento del Pleno de agosto del Congreso del PTC, donde la oposición planeaba atacar a Kim y despedirlo de sus puestos, Kim sabía los nombres y planes de los conspiradores y estaba completamente preparado para la pelea.

De todos los opositores, solo Yun Kong Hum, el ministro de comercio, tuvo la oportunidad de hablar. Dijo que, en el Tercer Congreso del PTC realizado a principios de año, “uno no podía sentir el espíritu del XX Congreso del CPSU”. La mayoría leal del Comité Central comenzó a gritarle a la oposición, y el amigo de Kim Il Sung, Choe Yong Gon, incluso intentó golpearlos con una silla. Después de una pausa para el almuerzo, todos los opositores fueron retirados de todos los puestos y expulsados del partido, pero más tarde algunos lograron escapar a China.

LA MARIONETA ROMPE LOS HILOS

Incluso después del pleno de agosto, las conversaciones sobre el culto a la personalidad no habían terminado. En 1957, la embajada soviética insinuó constantemente a Kim Il Sung que debía ceder el puesto de primer ministro o el de presidente del Comité Central a otro para restaurar “los principios leninistas del liderazgo colectivo”.

Kim respondió de la manera habitual: dijo que estaba de acuerdo en principio y que pensaría en cómo implementar mejor el consejo de sus amigos soviéticos. Sin embargo, en la práctica, no hizo nada y en septiembre de 1957 formó un nuevo gabinete de ministros, liderado por él mismo, y se mantuvo como presidente.

No se sabe lo suficiente, pero de los documentos disponibles parece que la formación del nuevo gabinete el 20 de septiembre de 1957 fue un evento decisivo. Parece que después de este día, la URSS por alguna razón dejó de intervenir en la política de Corea del Norte. Kim Il Sung sintió el espíritu de una nueva era: a partir de este punto, finalmente, pudo hacer lo que quería.

La primera medida que implementó fue la expansión del sistema de distribución pública a todas las esferas de la economía. La embajada soviética intentó decir algo sobre “las medidas implementadas por amigos” que causan “efectos indeseables” (que se traduce del “sociolecto” diplomático como, nuevamente, “¿Qué mierda estás haciendo, atontado?”), Pero esto fue completamente ignorado, mostrado cuán drásticamente las relaciones entre los dos países habían cambiado en tan poco tiempo. Además, a finales de la década de 1950, la RPDC comenzó a crear el sistema Songbun y expandió su red de campos de concentración. Muchos de los campamentos activos en la actualidad tienen su origen en esta época. La URSS no participó en nada de esto.

Fue alrededor de 1961 cuando Pyongyang decidió cortar por completo cualquier vínculo especial con la Unión Soviética. Esto puede ser bien rastreado por los documentos. Uno puede encontrar muchas cosas fascinantes sobre la Corea del Norte anterior a 1961 en las bibliotecas y archivos rusos, pero después de ese año la embajada soviética dejó de obtener información importante y su papel se redujo a la organización de eventos culturales y otras cosas sin importancia.

Por lo tanto, sabemos mucho menos sobre Corea del Norte de 1961 a 1994 que sobre los períodos anteriores y posteriores. La historia temprana de la RPDC se puede rastrear fácilmente a través de fuentes rusas, y la posterior, a través de testimonios de refugiados. En cuanto a la parte intermedia, la información es a menudo bastante escasa.

Pero sí sabemos que al comienzo de la década de 1960 fue el momento de la división entre China y la Unión Soviética, cuando la URSS publicó libros como El maoísmo: una amenaza para la humanidad y la República Popular China publicó La repugnante imagen del revisionismo social soviético. La RPDC eligió aliarse con China: el curso estalinista saludable del presidente Mao fue mucho más atractivo para Kim Il Sung que el liberalismo de Khrushchev.

Pero cuando Mao Zedong lanzó la Revolución Cultural en 1966, Kim Il Sung se asustó. Le gustaba el orden: todos viven, trabajan y comen de acuerdo con las normas descritas previamente por el estado. El caos de los pogromos de la Guardia Roja china era completamente incompatible con esta imagen, y la amistad entre China y Corea del Norte terminó. A partir de este momento, Kim comenzó a maniobrar entre Moscú y Pekín, prometiéndoles lealtad a cambio de asistencia económica. Esta fue la doctrina de la política exterior que mantuvo viva la economía de Corea del Norte, hasta el colapso del comunismo mundial.

DE LA DICTADURA A LA TIRANÍA

En otoño de 1966, se convocó la segunda conferencia del partido en la RPDC, en la que algunos de los antiguos camaradas de Kim Il Sung fueron purgados. El próximo año, 1967, se convertiría en otro hito en la historia de Corea del Norte, comenzando una nueva era que durará hasta el día de hoy. Del 4 al 8 de abril de ese año, el Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea se reunió en el pleno. El pleno se llevó a cabo en un profundo secreto y durante algún tiempo incluso las enciclopedias no lo mencionaron.

El pleno estableció el llamado “sistema ideológico monolítico del partido”, lo que significa que a partir de entonces, el país tenía una sola ideología: las ideas de Kim Il Sung. No se expresaron otros puntos de vista, ni siquiera independientes de él, y mucho menos contradictorios.

El 25 de mayo de 1967, Kim Il Sung pronunció el discurso “Sobre las tareas inmediatas en la dirección del trabajo de propaganda del partido”. También conocido bajo el sobrenombre de “Instrucciones del 25 de mayo”, este discurso nunca fue publicado abiertamente y sigue siendo inaccesible para el comunidad de investigación. Sin embargo, de acuerdo con los testimonios, este discurso comenzó el proceso de dar vida al “sistema ideológico monolítico”.

¿Qué significó esto para la sociedad de Corea del Norte? Primero, el sistema songbun tomó su forma final y dividió a la sociedad norcoreana en varios grupos hereditarios. Segundo, la RPDC estableció un sistema de permisos de viaje, requerido si uno se va de su condado. En tercer lugar, el estado inició una campaña para purgar la influencia extranjera del país, que duró algunos años. Su principal objetivo era la cultura soviética: los libros soviéticos fueron removidos de las bibliotecas y las canciones soviéticas estaban prohibidas. La campaña antisoviética de Joe McCarthy parece bastante patética en comparación.

Finalmente, el culto de Kim Il Sung de repente se intensificó drásticamente. El siguiente gráfico, compuesto por el autor, muestra con qué frecuencia aparece la palabra “Líder” en los títulos de Rodong Sinmun de 1951 a 1997. Como se puede ver, el año 1967 verdaderamente dividió la historia de Corea del Norte en dos épocas.

002Fuente: Fyodor Tertitskiy

El culto continuó tomando forma durante algunos años. El 15 de abril, el cumpleaños de Kim Il Sung, fue proclamado fiesta nacional, se exigió a los norcoreanos tener un retrato del Gran líder en sus hogares, y temas como “La infancia del gran líder Mariscal Kim Il-sung” se introdujeron al plan de estudios escolar. El nombre de Kim Il Sung debía escribirse en negrita y, a partir de 1970, los norcoreanos debieron vestir las infames “insignias de Kim Il Sung”.

Desde ese mismo año, todos los libros de tamaño medio y grande debían incluir una cita de Kim Il Sung, presentada por “El gran líder respetado camarada Kim Il Sung enseñó lo siguiente…” En 1972, se introdujo la orden de Kim Il Sung como el más alto orden nacional, incluso más alto que el título del Héroe de la RPDC y, al mismo tiempo, la estatua del Gran Líder de la Revolución, como se llamó a Kim en la década de 1970, se erigió en Pyongyang.

Y en 1974, Corea del Norte publicó los documentos llamados “Los Diez Principios sobre el Establecimiento del Sistema Ideológico Monolítico del Partido”. Cada uno de ellos contenía el sobrenombre de “El Gran Líder respetado camarada Kim Il Sung” y pedía lealtad completa, incondicional y máxima a él.

HEREDERO AL TRONO

La historia nos enseña que las dictaduras más estables son familiares

Casi al mismo tiempo, cuando Kim estableció el “sistema ideológico monolítico”, comenzó a pensar en elegir un heredero. Todos los hombres son mortales y el Gran Líder quería que su heredero no rechazara su legado, como sucedió en la URSS: el culto de Stalin desapareció menos de un mes después de su muerte y en menos de tres años el líder de las naciones y el mejor amigo de los niños soviético niños fue expulsado de su pedestal. La elección de Kim Il Sung fue contra-intuitiva y casi genial. Él eligió a su hijo, Kim Jong Il, para ser su heredero.

La historia nos enseña que las dictaduras más estables son familiares. Algunos también se llaman monarquías absolutas. La legitimidad de un heredero en tal régimen no se basa en sus habilidades o capacidades personales, sino en el linaje. Por lo tanto, es psicológica y políticamente difícil para un heredero rechazar el curso de un predecesor.

El ascenso de Kim Jong Il comenzó en la década de 1960, pero no sabemos con precisión cuándo el Gran Líder decidió convertirlo en su heredero. La historia oficial de Corea del Norte marca el año 1974, pero algunos dicen que tuvo lugar antes.

La carrera de Kim Jong Il fue notablemente rápida y, en la década de 1970, también obtuvo su propio culto a la personalidad. Al principio, este culto no era muy obvio, pero desde 1981 el Rodong Sinmun comenzó a publicar artículos sobre ambos Kim: “Siempre están juntos por el pueblo”. Así fue como Corea del Norte llegó a la década de 1990 cuando el Bloque Comunista colapsó de repente.

KIM VIVE EN LA MUERTE

La República Popular de China anunció la política de reforma y apertura en 1978, y la URSS se disolvió en 1991. Para la RPDC significaba que no podía ordeñar más a ninguno de los dos poderes por asistencia económica. Tanto la nueva Rusia como la nueva China le informaron a Corea del Norte que la vieja política ya no estaba en vigencia y que los recursos gratuitos no estarían disponibles.

La única estrategia disponible para Kim Il Sung era comenzar a formar la nueva economía de Corea del Norte, pero él no estaba preparado para eso en absoluto. Eso significaba rechazar todo lo que había intentado establecer durante tantos años. Además, uno debe recordar que la propaganda no solo afecta a la gente, sino también al dictador: requeriría esfuerzos extraordinarios para mantener la objetividad cuando todos los que escuchan te dicen que eres el héroe legendario, el salvador de Corea y el sol de todas las naciones. Finalmente, Kim Il Sung tenía más de 80 años y los ancianos suelen ser bastante conservadores. Murió en 1994.

Kim Il Sung dejó un legado horrible. El colapso económico y la hambruna siguieron. El país sigue siendo el lugar más pobre y más opresivo del este de Asia. Pero quizás la parte más repugnante es que Kim logró reducir la probabilidad de reformas reales en Corea del Norte a un punto muy bajo.

Una vez le pregunté a uno de mis amigas norcoreanas: “¿Quién crees que era peor como líder, Mao o Kim Il Sung?” Ella respondió: “Kim Il Sung. Mao mató a más personas, pero cuando murió, su maldad murió con él. Pero Kim Il Sung estableció el sistema de sucesión hereditaria de poder, y por lo tanto, su maldad todavía está con nosotros, incluso después de su muerte”.

Imagen destacada: Estatua de Kim Il Sung en el gran monumento de Mansu Hill, Pyongyang, Corea del Norte, de Eric Lafforgue en 2012-09-09 03:56:30