Por Jo Hyon, PhD, Universidad Kyungnam 
Fuente https://www.dailynk.com/english/livestock-reform-needed-for-ordinary-north-koreans-to-eat-beef/

[Imagen superior: Kim Jong Un durante una visita a la Granja General Stock Area de Ungok, reportada por la Agencia Central de Noticias de Corea el 13 de agosto. Imagen: Rodong Sinmun]

La revisión en curso de Kim Jong Un del sector económico de Corea del Norte está atrayendo la atención de la comunidad internacional. Después de las discusiones en abril con los Estados Unidos, el régimen está cambiando su enfoque a la economía nacional. Kim Jong Un ha viajado a varios sitios en todo el país en los últimos dos meses, incluidos sitios de construcción, fábricas, granjas y lugares turísticos.

Durante una visita de Estado a principios de agosto a una granja de ganado en Ungok, provincia de Pyongan del Sur, el presidente Kim pidió “modernización y métodos científicos para la cría, alimentación y gestión”, y agregó que “Corea del Norte debe entrar línea con naciones avanzadas en la industria ganadera”. La granja se considera líder de la industria como un importante proveedor de productos de origen animal en Corea del Norte.

A pesar de esto, Kim advirtió públicamente a la administración de la granja por su falta de mantenerse al día con las últimas técnicas ganaderas, ordenando una investigación para determinar la raíz del problema. Sin embargo, es poco probable que los problemas se superen mediante la fuerza de voluntad pura de científicos y trabajadores.

Los problemas de reproducción son un asunto apremiante para la industria ganadera de Corea del Norte. Después de implementar por primera vez un método de reproducción piramidal de Polonia, Corea del Norte se encontró con una crisis económica en la década de 1990. El número de ganado de vacas de Corea del Norte sufrió un descenso posterior, con una cifra actual de 577.000 representando una reducción del 18% en comparación con 1963, que registró unas 685.000 cabezas de ganado. En realidad, la mayoría de las vacas que se crían en granjas ganaderas, como las de Songam, Anbyon y China, son para la clase alta, un grupo demográfico que ni siquiera comprende el 1% de la población.

La mayoría de las vacas en Corea del Norte son criadas para trabajo en lugar de para consumo, ya que gran parte de la maquinaria agrícola en el país es obsoleta o no se puede reparar. Los agricultores de Corea del Norte se ven obligados a depender de las vacas para arar y transportar cargas.

Normalmente, las vacas solo son sacrificadas por su carne cuando se vuelven demasiado viejas y débiles para continuar con el trabajo agrícola. Sin embargo, las imágenes fotografiadas de granjas en el área fronteriza entre China y Corea muestran que la mayoría de los animales están tan desnutridos que sus costillas esqueléticas se pueden ver claramente sobresaliendo. A medida que la deforestación se intensifica en Corea del Norte, las fuentes de alimentación potencial para las vacas ha disminuido.

Para abordar estos problemas, se necesitan reformas sistémicas masivas para aumentar la producción ganadera. Si a los agricultores se les permite más autonomía y la libertad de inversión para aumentar la producción, las vacas ya no serán necesarias para el trabajo agrícola. Con una generación de ganancias como incentivo, el mercado libre permitiría a los agricultores asumir la responsabilidad de adquirir equipos agrícolas más modernos.

En lugar de buscar una solución rápida mediante la investigación de formas de criar mejor ganado, Corea del Norte necesita un enfoque más realista para su búsqueda de la reforma ganadera.

* El autor de esta pieza es originario de Corea del Norte.