Por Kim Yoo Jin  
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-korea-tightens-control-over-mobile-phone-usage/ 

[Imagen superior: Puesto de guardia militar en la provincia de Pyongan del norte. Imagen: Daily NK] 

Corea del Norte está fortaleciendo la vigilancia de las llamadas telefónicas realizadas con China y Corea del Sur en la región fronteriza entre China y la RPDC, tras la introducción castigos más duros para evitar deserciones. Los acontecimientos se producen tras el arresto de un intermediario involucrado en la entrega de dinero enviado por desertores en Corea del Sur a sus familiares en Corea del Norte. 

En un esfuerzo por alentar el comercio entre China y la RPDC, Corea del Norte históricamente han recbido castigos relativamente indulgentes a los que fueron atrapados haciendo llamadas a China. Sin embargo, las llamadas a Corea del Sur generalmente dan como resultado la detención y una sentencia en un campo de trabajos forzados, a menos que el caso sea particularmente grave o que haya una necesidad de dar ejemplo. 

Ahora, sin embargo, el Partido de los Trabajadores Coreanos (PTC) está informando a los norcoreanos que tomarán una postura dura hacia las llamadas a Corea del Sur y que impangan castigos generalmente reservados para los “espías”, según múltiples fuentes dentro de Corea del Norte. 

“El monitoreo de llamadas de teléfonos móviles desde Corea del Norte ha sido manejado por el Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) y la policía local, pero ahora los órganos del Partido están intensificando y diciendo que castigarán severamente a quienes hagan llamadas a personas fuera del país”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte Daily NK 28 de agosto. 

“Mucha gente necesita realizar negocios y comercio con China en la región fronteriza y hay mucho dinero en juego. La represión ha provocado muchos inconvenientes”. 

Los teléfonos móviles son una necesidad para llevar a cabo actividades comerciales y de contrabando en la región fronteriza. 

Según la fuente, los funcionarios del partido en Musan, provincia de Hamgyong del norte y Hyesan, provincia de Ryanggang y otras regiones fronterizas, están informando a la gente directamente sobre los severos castigos que aguardan a los que usan “teléfonos móviles ilegales”. 

Los secretarios permanente del Partido (directores) de cada rango visitan fábricas, empresas y unidades de trabajo agrícola para informar a los trabajadores que “el uso de teléfonos móviles ilegales para criticar a la patria y filtrar información interna es un acto de traición” y que “aquellos que se comunican con el exterior será castigado como espías”, informó una fuente en la provincia de Ryanggang. 

Agregó que los funcionarios le están diciendo a los trabajadores que “denuncien cualquier sonido sospechoso de un teléfono móvil que no suene como si fuera de Corea del Norte” y amenazan con castigar a aquellos que no informan actividades sospechosas “incluso si la persona en cuestión es un pariente o amigo cercano”. 

Una fuente diferente en la provincia de Hamgyong del Norte dijo que los funcionarios también han enfatizado que aquellos que informan sobre actividades sospechosas serán “perdonados” por cualquier llamada ilegal que hayan hecho a quienes viven en el extranjero e incluso recibirán una recompensa. 

“Los funcionarios también enfatizaron que las personas prestan especial atención a las familias que tienen familiares desertores”, dijo la fuente, agregando que “todos deben tener cuidado al hacer llamadas a China para hacer negocios”. 

Sin embargo, aún no está claro si la represión contra el uso de teléfonos móviles será efectiva cuando los norcoreanos necesiten comerciar con China para sobrevivir, existen formas de eludir la detección mediante el contrabando. 

En un esfuerzo por evitar las deserciones, el estado de Corea del Norte ha pedido recientemente el monitoreo activo y el informe de “extranjeros” que se dirigen hacia la frontera con China. 

A través de estas severas medidas, Corea del Norte parece estar enfocada en prevenir cualquier actividad que pueda afectar la inminente visita del primer ministro chino, Xi Jinping, a los eventos planeados para el 9 de septiembre (el 70 aniversario de la fundación del gobierno norcoreano) y la potencial Cumbre de Corea en Pyongyang.