Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/14-arrested-in-remittance-sting-operation/ 

Un gran grupo de residentes norcoreanos que participan en operaciones de transferencia de dinero entre desertores en Corea del Sur y sus familiares está bajo investigación policial en la provincia de Hamgyong del Norte, informan fuentes cercanas al asunto. 

Una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte dijo a Daily NK el 17 de agosto que un total de 14 inermediarios y personas vinculadas a ellos fueron detenidos por el Ministerio de Seguridad Popular en Musan el 9 de agosto como parte de una investigación en curso. 

“Fueron capturados debido a una investigación secreta llevada a cabo por el MSP, cuyos agentes pudieron reunir pruebas mientras se llevaba a cabo la transacción financiera real”, dijo. 

Según una encuesta en 2017 por Base de Datos de Derechos Humanos de Corea del Norte (NKDB, por sus siglas en inglés) de 415 desertores norcoreanos, el 64 por ciento de los encuestados dijeron que habían transferido dinero a Corea del Norte. 

El proceso es complejo y requiere una red de intermediarios que toman su comisión en cada paso. La corrupción entre los agentes del orden público complica aún más las cosas y puede tener graves consecuencias. 

Notablemente, una fuente independiente familiarizada con la investigación remarcó que las circunstancias de la investigación eran diferentes a las tácticas comunes de intimidación usadas rutinariamente para extraer sobornos. Tales tácticas de extorsión se usan generalmente para asegurar fondos para eventos políticos o fondos operativos que se canalizarán a través de la cadena de mando. 

“Este cambio abrupto en el comportamiento de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, que durante tanto tiempo han estado acomodando los envíos de dinero para quedarse con una parte [como parte de un soborno] sugiere que las órdenes para erradicar dicha colusión han bajado de los escalones más altos del poder”, dijo. 

Además, los desertores y las fuentes dentro de Corea del Norte están reportando un número creciente de casos de intermediarios que se escapan con el dinero o agentes de la ley que extorsionan a los involucrados hasta el punto de que el dinero no llega al destinatario. 

“Luego, para echar sal en la herida, te dicen que reducirán tu castigo si delatas a otras personas involucradas en las operaciones”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Sur. 

Los residentes carecen de recursos o una vía para quejarse de las injusticias sistemáticas y la corrupción endémica que apuntalan el sistema, dejándoles con pocas opciones más que cumplir y hacer todo lo que esté a su alcance para protegerse a sí mismos y a sus familias. 

“En este último caso en Musan, algunos de los intermediarios le dijeron a los oficiales de MSP durante la investigación, ‘No es que nosotros fueramos los únicos involucrados’, una amenaza tácita para exponer el rol de MSP en las operaciones. Pero los oficiales lo ignoraron y no se inmutaron”, dijo a Daily NK una fuente independiente en el área con conocimiento del incidente. 

Se cree que obstaculizar las líneas de comunicación con el mundo exterior y sofocar el flujo de información dentro, fuera y dentro del país también está impulsando la investigación, según la fuente. 

“Cuando el objetivo es extraer sobornos para cualquier fin, critican a algunas personas y se centran en la intimidación y las amenazas. Pero en este caso están expandiendo el radio y se están concentrando en rastrear a todos los cómplices”, dijo. 

“Probablemente estén preocupados por cómo estas personas usan teléfonos de contrabando para llevar a cabo las transacciones, preocupados qué otra información se comparte en el proceso”.