Por Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-korean-laborers-abroad-under-increased-scrutiny/

[Imagen superior: Mayo de 2017, grupos de trabajadores norcoreanos en Tumen fueron vistos de compras en la ciudad. Imagen: DailyNK] 

La vigilancia hacia los trabajadores norcoreanos enviados al exterior ha aumentado en las últimas semanas. 

“En una fábrica [nombre editado por seguridad de la fuente] en Tumen, China, los trabajadores norcoreanos están completamente confinados en las instalaciones. Hace apenas un año, se podía ver a los trabajadores en grupos en los mercados del centro de la ciudad mientras compraban cosas, pero eso ya no se ve”, dijo una fuente en la ciudad de Tumen cercana a los asuntos de Corea del Norte. 

La situación es similar en la ciudad de Hunchun, según una fuente informada en esa ciudad que le dijo a Daily NK: “Solía ver a los trabajadores norcoreanos en grupos riendo, comprando cosas para comer y haciendo compras juntos, pero ahora no se les ve en ninguna parte, mientras que los residentes chinos que viven cerca de las fábricas que emplean mano de obra norcoreana suponían que habían regresado al norte”. 

Ambas fuentes conjeturaron que las mayores restricciones se deben a los esfuerzos del régimen de Corea del Norte para fortalecer la educación ideológica y frustrar su erosión a medida que los trabajadores entran en contacto con el mundo exterior. La atmósfera cada vez más opresiva se ha ido acumulando desde la polémica deserción grupal de 13 trabajadoras norcoreanas de un restaurante en China en abril de 2016. 

Mientras tanto, una fuente separada en Tumen notó la eliminación de la señalización de tráfico que dirigian al complejo industrial norcoreano en el área. Los letreros que salpicaban el área circundante, con fondos azules y texto blanco haciendo referencia a la sección industrial de Corea del Norte, han sido eliminados. La fuente postuló que el desarrollo fue un intento de desviar la atención del área a raíz de las sanciones internacionales dirigidas al uso de trabajadores norcoreanos en el extranjero. 

Mayo de 2017, los letreros una vez indicaron la ubicación del complejo industrial de Corea del Norte en la ciudad de Tumen, Jilin, China. Imagen: DailyNK 

La Resolución 2371 del CSNU, aprobada en agosto de 2017 en respuesta a una prueba norcoreana de ICBM, prohibió que el Norte enviara más trabajadores al extranjero. Después de que Corea del Norte realizara su sexta prueba nuclear, el UNSC aprobó la Resolución 2375 en septiembre, impidiendo la renovación de contratos para los trabajadores que ya trabajan en el extranjero. 

Después de la prueba del ICBM “Hwasong-15” en diciembre, el UNSC aprobó la Resolución 2397 que exige que todos los trabajadores norcoreanos en el extranjero regresen a su país de origen en un período de 24 meses. Bajo estas medidas, los países que acogen a los trabajadores norcoreanos tienen hasta 2019 para enviar a todos los trabajadores norcoreanos a casa.