Muchos han postulado que no es realmente Kim Jong Un quien está moviendo los hilos

Por Benjamin R. Young
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2018/05/who-controls-the-dprk-a-brief-history-of-north-korea-conspiracy-theories/?t=1529350482393

¿Quién tiene realmente el poder en Corea del Norte? Esta pregunta aparentemente básica se encuentra en el corazón de una de las preguntas más apremiantes que han enfrentado los analistas y expertos de Corea del Norte desde la división de las dos Coreas en 1945. Sin embargo, los recientes eventos en la península sugieren que efectivamente es el oportunamente elegido Líder Supremo Kim Jong Un que tiene el poder al norte de la ZDC.

Desde el recibimiento del ex jugador de la NBA, Dennis Rodman, hasta los recientemente encuentros personales con líderes chinos y surcoreanos, Kim Jong Un le ha demostrado al mundo es él quien lleva las riendas de Corea del Norte. Pocos, si es que hay alguno, estadistas ancianos en la RPDC instarían a un líder joven a reunirse personalmente con una figura contracultural inestable e impredecible, como Rodman, y encontrar en ello un esfuerzo valioso para consolidar el poder interno en el estado más aislado del mundo.

Además, su carta publicada por Rodong Sinmun al presidente de los Estados Unidos Donald Trump en el otoño de 2017 sugiere que Kim Jong Un se enfrentó a Washington en una disputa personal.

A pesar de esto, la cuestión del poder en la RPDC no siempre ha estado tan claramente clara por los acontecimientos en la península. Teorías, algunas de las cuales fueron apoyadas por el gobierno surcoreano y desertores norcoreanos, han sugerido que ciertas facciones en el Partido de los Trabajadores de Corea tienen el verdadero poder en el sistema político de la RPDC o que el Ejército Popular de Corea da las órdenes bajo la “Gran Nación del Monte Baekdu”.

¿Poderes en la sombra en juego?

Una de las primeras teorías sobre el liderazgo de la RPDC fue que Kim Il Sung, el líder fundador, no era el mismo Kim Il Sung que se ganó una reputación entre los coreanos por luchar contra los colonialistas japoneses en las ásperas montañas de Manchuria durante la década de 1930.

Los acontecimientos recientes en la península sugieren que, de hecho, es el líder supremo, Kim Jong Un, quien tiene el poder

Esta teoría, iniciada por primera vez por el gobierno derechista de Corea del Sur, buscó deslegitimar las credenciales revolucionarias de Kim Il Sung y presentar al líder Kim Il Sung como una mera marioneta de la Unión Soviética. Sin embargo, los documentos de archivo soviéticos revelaron más tarde que, efectivamente, era el mismo guerrillero Kim Il Sung quien más tarde se convirtió en el primer líder de Corea del Norte.

002¿Podrían los militares de Corea del Norte controlar secretamente el país? Foto: NK News

Otra teoría, proclamada por el gobierno de Corea del Sur durante la Guerra Fría, fue que los militares realmente tomaron las riendas en la RPDC y habían intentado en varias ocasiones derrocar al gobierno.

Debido a su inmenso tamaño e importancia en el sistema de la RPDC, el Ejército Popular de Corea seguramente tiene una influencia considerable en la toma de decisiones estratégicas. Pero como dijo una vez Benito Mussolini sobre el totalitarismo, “Todo dentro del estado, nada fuera del estado, nada en contra del estado”. Este adagio es cierto en la RPDC neo-estalinista. Un gobierno no sobrevive más de setenta años si tiene desacuerdos significativos con el ejército del país.

Otra teoría, fuertemente apoyada por el periodista y académico estadounidense Selig Harrison en la década de 1990, fue que los moderados y los intransigentes dentro del liderazgo de la RPDC estaban en conflicto entre sí y que estos dos grupos lucharon por el poder durante el reinado de Kim Jong Il.

Si bien Kim Jong Il carecía del carisma personal de su padre y prefería la opacidad a la transparencia institucional (¿podrían culparlo por lo sucedido en Europa del Este?), Ciertamente no carecía de astucia política o habilidad. Sus habilidades como propagandista, especialmente en los campos del cine y la ópera revolucionaria, han sido promocionados por los desertores de alto nivel y lo ayudaron a ganarse el apoyo de la vieja guardia de su padre.

¿Quiénes fueron los moderados y los intransigentes? Eso nunca fue claramente articulado por Harrison.

El famoso DOO

La teoría más reciente que rodea a los poderosos en la RPDC fue iniciada por el desertor y ex poeta laureado norcoreano Jang Jin-Sung. En 2014, abogó por la idea en su sitio web, New Focus International, de que el sombrío Departamento de Organización y Orientación (DOO) del Partido de los Trabajadores de Corea realmente tenía el poder en la RPDC y que Kim Jong Un era un mero peón.

La teoría sobre departamento de recursos humanos como formulador de políticas simplemente no resiste el riguroso escrutinio

Jang dijo que el DOO es el “departamento de recursos humanos” de Corea del Norte y que es “la entidad que controla todo”. Aquí es donde conducen todos los caminos, todas las cadenas de mando y todas las estructuras de poder”. Esta idea se popularizó cuando los partidarios occidentales de la teoría DOO fueron citados en medios de comunicación y se realizó una conferencia en Leiden, Holanda en septiembre de 2014 que presentó a Jang Jin-Sung como orador invitado. Cuatro años más tarde, después de la publicación de su muy popular libro Querido Líder: Mi huida de Corea del Norte, el sitio web de NFI está inactivo y rara vez se tiene noticias de Jang Jin-Sung.

003Algunos observadores han sugerido que una oscura oficina del gobernante Partido de los Trabajadores controla secretamente a la RPDC | Foto por nknews_hq

Además, decir que el DOO controla el Partido de los Trabajadores de Corea es similar a decir que el departamento de recursos humanos de Facebook tiene más poder que Mark Zuckerberg para tomar decisiones ejecutivas. El Comité del Senado de los EE. UU. se hubiera reído de Zuckerberg si hubiera hecho tal argumento durante su reciente testimonio.

La teoría del departamento de recursos humanos como formulador de políticas simplemente no resiste un escrutinio riguroso. Si bien los desertores son valiosas fuentes de información sobre Corea del Norte, su conocimiento interno de la alta política de Corea del Norte rara vez es verificable. Además, interpelar y cuestionar la historia de un desertor de Corea del Norte o su teoría personal no significa “silenciar” sus voces.

Desafiar, cuestionar y verificar los testimonios y teorías personales, incluso las de Corea del Norte, son partes vitales del proceso periodístico y académico.

En nuestro intento de comprender mejor la alta política de Corea del Norte y la brutalidad de su sistema político, no debemos aceptar la teoría como verdad. La opacidad del liderazgo y la toma de decisiones de Corea del Norte hacen que las teorías sean más atractivas. Sin embargo, en la era de Alex Jones y los chemtrails, no debemos sucumbir a meras teorías de conspiración.

A veces, incluso en la RPDC, lo que ves es lo es. Desafortunadamente, vemos a Kim Jong Un al frente y en el centro.

Editado por Oliver Hotham

Imagen destacada: KCNA