Por Mun Dong Hui
Traducido por Josue de Juan 
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-koreas-street-children-transition-into-paid-workers/ 

[Imagen superior: Niños vivendo en un orfanato de Pyongyang jugando fuera de las instalaciones. Imagen: Daily NK] 

Los niños sin hogar de Corea del Norte (kkotjebi) son cada vez menos dependientes de la mendicidad y más capaces de proporcionar mano de obra y ganarse su propio dinero, ha podido saber Daily NK. 

“Hay muchos casos en que los niños de la calle están ganando dinero por el trabajo que hacen, en lugar de simplemente mendigar en la calle. Algunos niños de la calle ganan dinero ayudando a mover los artículos pertenecientes a residentes mayores en los mercados o en las estaciones de tren”, dijo una fuente en China cercana a los asuntos de Corea del Norte el 6 de agosto. 

“Los niños de la calle en sus primeros años de adolescencia cargan herramientas sobre sus hombros y arreglan las llantas de los camiones que transportan carbón. Cuando los conductores se van a comer, los niños arreglan las llantas y se les paga 200 wones y 1000 wones para las más grandes”. 

También señaló que los niños de la calle eran conocidos por robar artículos y causar problemas a las personas de negocios, lo que llevó informar demasiadas veces a la policía, pero tales incidentes están disminuyendo. “Los niños de la calle parecen entender que es difícil para ellos sobrevivir si roban y causan problemas como lo hacían en el pasado”, explicó. 

Los niños de la calle también han comenzado recientemente a formar grupos organizados que controlan las actividades en sus propias “zonas” específicas mientras se dirigen a las áreas con mucho tráfico cuando piden. Esas actividades solían ocurrir predominantemente cerca de los mercados. 

“Los kkotjebi ya no merodean por los mercados o las áreas frente a las estaciones de tren”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte. 

“Delegan roles entre sí y operan de manera organizada para que no todos se dirijan a las mismas áreas. Parecen estar más organizados ahora en cómo mendigan que en el pasado”. 

Los niños de la calle se dirigen a áreas con una gran cantidad de turistas chinos, cuyos “guías les dicen que no se acerquen demasiado a los niños, e incluso les llaman ‘vergüenza para el país'”, dijo. 

Los niños de la calle generalmente son enviados a instalaciones de detención cuando son arrestados, pero tales sitios a menudo son ineficaces para controlarlos. 

El Libro Blanco de 2018 sobre los Derechos Humanos de Corea del Norte publicado por el Instituto Coreano para la Reunificación Nacional cita el testimonio de un desertor afirmando que “los niños están recluidos en instalaciones de detención, pero muchos de ellos terminan huyendo debido al mal estado de las instalaciones y la naturaleza autoritaria del personal […] Estas instalaciones de detención también son lugares donde se producen violencia y asaltos sexuales”.