Por Jo Hyon, PhD, Universidad Kyungnam
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-koreas-ruling-system-requires-structural-change/

[Imagen superior: El líder norcoreano Kim Jong Un inspecciona el sitio de construcción de una planta de energía eléctrica en el condado de Orang, provincia de Hamgyong del Norte. Imagen: Rodong Sinmun (17 de julio)]

Según los medios estatales de Corea del Norte, durante la guía sobre el terreno en el sitio de construcción de una central eléctrica en el condado de Orang, provincia de Hamgyong del Norte, el líder Kim Jong Un expresó su enfado por la falta de progreso en los últimos 30 años.

Kim culpó a la falta de progreso sobre la irresponsabilidad del gabinete y los funcionarios a cargo. Los líderes norcoreanos generalmente han culpado a los funcionarios de bajo nivel de las fallas del país para desviar las críticas a los líderes.

“Los que están a cargo en el gabinete ni siquiera han visitado el sitio de la construcción durante varios años […] No entiendo si realmente quieren construirlo o no”, según los informes, Kim dijo durante su orientación sobre el terreno .

“Este importante proyecto de construcción no se está llevando a cabo con esfuerzos enfocados basados ​​en cálculos científicos y planes específicos. El trabajo y el equipo de construcción no están en sus lugares apropiados”, agregó.

Los que estaban a cargo del proyecto estaban, de hecho, probablemente desorientados y tenían obreros y equipos en completo desorden. Sin embargo, el estado de las cosas también puede atribuirse al hecho de que a los proyectos personales de Kim se les da prioridad en la inversión, y el trabajo en proyectos bajo la administración del Gabinete.

Como resultado de este sistema, los recursos de construcción se han desviado a proyectos que Kim ha ordenado directamente, como la construcción del Centro de Ganadería Saepodungpan, la Zona de Turismo de Wonsan Kalma, la Central de Tanchon y la Calle Ryomyong en Pyongyang.

En realidad, el lento desarrollo de la economía norcoreana no se debe únicamente a las sanciones internacionales o la falta de lealtad entre los burócratas del gobierno; más bien, es sistémico.

Corea del Norte ha operado una economía planificada en masa mientras se centra en los fanáticos llamados a adorar a Suryong [Kim Jong Un]. Esta locura han eliminado el discurso racional de la sociedad y lo han reemplazado con propaganda y coacción. La mentalidad de que “solo el gran líder sabe más y mejor” ha sido un obstáculo para el desarrollo en el país.

Las dictaduras se basan en el deseo político de la clase dominante de mantener sus propios derechos privilegiados. En un sistema como el de Corea del Norte, la objetividad racional sigue siendo una perspectiva lejana.

La máquina de propaganda de Corea del Norte afirma que el “líder está tratando de dar al pueblo desarrollo económico como un regalo”, pero que “funcionarios ignorantes e incompetentes de menor rango están retrasando el progreso hacia este objetivo”.

Corea del Norte solo puede lograr un cambio verdadero una vez que el liderazgo evolucione de su metodología y prácticas actuales.

* El autor de este artículo es originario de Corea del Norte.