Por Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/north-korean-authorities-continue-crackdowns-in-fishing-villages/

[Residentes norcoreanos pescando en aguas de Wonsan, provincia de Kangwon. Imagen: Daily NK]

Si bien hay indicios de que la represión “antisocialista” de las autoridades norcoreanas se ha desacelerado en los últimos días, las fuentes han informado que todavía se están produciendo represalias en las comunidades pesqueras de la provincia de Hamgyong del Norte.

“Hubo una ofensiva contra una compañía pesquera en la provincia de Hamgyong del Norte que poseía más barcos pesqueros que los registrados por el Estado”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte el 11 de julio.

“Los barcos que estaban registrados enviaron la cantidad requerida de pescado al gobierno, mientras que la captura de los barcos no registrados fue enviada a otro lugar. La compañía está siendo castigada por esto”.

Una inspección reveló que la compañía pesquera tenía solo 30 barcos registrados, pero en realidad estaba operando más de 300 pequeños barcos de pesca.

“Las autoridades están alteradas porque confirmaron que la cantidad de barcos de pesca no registrados en la provincia de Hamgyong del Norte es de alrededor de 2.300”, dijo una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte. “Las autoridades confiscaron todas las embarcaciones no registradas y las entregaron a la principal empresa pesquera de la provincia. El estado también ordenó que todos los capitanes de los barcos pesqueros sean reemplazados”.

Todavía hay medidas contra las actividades ilegales en lugares que las autoridades han designado como “áreas problemáticas”. La medidas contra los barcos de pesca no registrados ha provocado la ira de los pescadores en las ciudades.

Los lugareños se quejan de que es difícil para sus pequeñas embarcaciones cumplir con las cuotas de cosecha establecidas por el gobierno y que el estado solo se enfoca en cumplir esas cuotas con embarcaciones registradas. Los operadores de los barcos pesqueros sostienen que arriesgan sus vidas para ganarse la vida y que el estado les está tratando injustamente.

“Tenemos que capturar siete toneladas de calamar o sailfin durante las temporadas de cosecha, pero no podemos capturar ni la mitad de eso con nuestras pequeñas embarcaciones […] El estado calcula que la gran cantidad de barcos no registrados significa que las compañías pesqueras pescan mucho y ganar una cantidad significativa de dinero, pero de hecho, pescar con botes tan pequeños significa que no podemos capturar nada sustancial en absoluto”, citó la segunda fuente a un capitán.

Esta fuente también declaró que las medidas ha llevado al despido de varios capitanes de barcos pesqueros. “[Los capitanes] solo miran al mar y no saben qué hacer”, dijo.

“No reciben raciones del estado y están acabando con ellas. Las medidas ha llevado al colapso de la base de la industria pesquera en la región”.

La fuente inicial también dijo que los capitanes que compraron sus propios barcos no pueden obtener ningún beneficio económico sobre ellos.

“Muchos de ellos se están quejando de que nada de lo que hacen les ayuda a ganarse la vida y no están seguros de cómo van a sobrevivir”, dijo.