Por Kim Yoo Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/matchmakers-help-north-korean-elite-say-i-do-to-the-rich/

[Una fiesta de bodas en un restaurante en la calle Changjon en Pyongyang. Imagen: Agencia de noticias Yonhap  

Los intermediarios de matrimonio pueden encontrarse en muchos países del mundo y actuar como casamenteras profesionales que facilitan la introducción de perfiles adecuados y guían a sus clientes a través del proceso hasta que el matrimonio sea oficial. Los servicios ofrecidos por los intermediarios han aparecido recientemente en Corea del Norte, informan fuentes internas.

“Cada vez más residentes prestan gran atención a la creación de un futuro mejor para sus hijos, lo que ha impulsado la demanda de casamenteras. En su mayoría son activos en barrios más ricos, como aquellos donde viven los cuadros”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte a Daily NK el 12 de julio.

Según la fuente, la tarifa de intermediación recibida por la casamentera depende del objetivo del deseo del cliente. Las tarifas varían mucho dependiendo de la riqueza de la persona en cuestión, con el precio más común que implica que cada parte pague 1.000 yuanes (aproximadamente 150 dólares).

Los hijos de donju (los nuevos ricos de Corea del Norte) son clientes de gran valor para los casamenteros. Quizás contrariamente a las expectativas, los cuadros con hijos tienden a elegir hijas de familias adineradas que son comerciantes activos del mercado.

El inusual  aspecto de esto es que la familia de la novia a menudo está dispuesta a aceptar la intermediación. Un emparejamiento adecuado no requiere necesariamente grandes cantidades de dinero, con el razonamiento de que un hombre de buena posición será útil para lograr que la hija se convierta en un cuadro.

“En estos días, los casamenteros están formando a las hijas de familias donju y los hijos de familias de cuadros. El intermediario hace cumplir las demandas de ambos lados”, dijo una fuente de la provincia de Pyongan del Sur.

“Hace poco, hubo una boda en la casa de una familia de cuadros en la ciudad de Hyesan, y su hijo se estaba casando con una hija de una casa de mercado ‘kingpin’ (una familia con experiencia en el mercado),” agregó una fuente de la provincia de Ryanggang.

También hay servicios de emparejamiento para residentes comunes, que se enfocan en clientes del vecindario local. Estos proveedores generalmente no reciben dinero, pero si el matrimonio resulta en un matrimonio, son invitados a la cena.

Mientras que los intermediarios profesionales de matrimonio están apareciendo en Corea del Norte, el número de “matrimonios por amor” también está aumentando ligeramente.

“En los casos en que los hijos de los padres de los cuadros y los donju no se lleven bien, a veces el intermediario intercede, pero también hay desacuerdos. En algunos casos donde la antipatía es fuerte, algunos clientes potenciales se han escapado”, dijo la fuente de la provincia de Pyongan del Sur.