Extracto de El Gulag Oculto Segunda Edición
Traducido por Josue de Juan

Yoshio Kinoshita es el nombre de un japonés de segunda generación de coreanos-japoneses que “regresó” a Corea del Norte en 1961. Estudió ingeniería en una escuela técnica en Chongjin.

Fue uno de los más de 2.000 trabajadores asignados en 1990 para cerrar el campamento No.11 de kwan-li-so, con el fin de convertir la zona en una villa para Kim Il-sung. Trabajó allí durante siete meses para desmontar una fábrica de ladrillos y muebles en el campo. Informó que se necesitaron un total de dos años para convertir el campo de prisioneros en propiedad del palacio, parte de lo cual implicó la construcción de un ferrocarril subterráneo que conduce hacia y desde la villa. Fue capaz de proporcionar detalles sobre el campo. Retenía a unos 20.000 prisioneros y se dividió en tres secciones o áreas de asentamiento: una para los delincuentes más serios; uno para los delincuentes menos serios; y uno para las familias de aquellos ubicados en las primeras dos secciones. Al cierre, algunos prisioneros fueron trasladados al Campo No.15 y los otros al Campo No.22. La sección para los delincuentes más serios estaba a unos 2.000 metros de altura en las montañas. Había hileras e hileras de casas pequeñas (1.2 metros de ancho, 2 metros de largo y 1.5 metros de alto) construidas a mitad sobre el suelo, la mitad bajo tierra, con cada hilera albergando alrededor de 400 prisioneros. Había pocilgas adyacentes que eran exactamente del mismo tamaño que las casas de prisioneros que tenían alrededor de 1.200 cerdos, informó. También había otras instalaciones para almacenar maíz y patatas, todo rodeado de alambre electrificado con púas.