Situado al otro lado del río Taedong frente Kwan-li-so No.14, Kwan-li-so No.18 es una anomalía entre los kwan-liso. Está dirigido por la policía de la Agencia de Seguridad del Pueblo In-min-bo-an-seong (aún conocida generalmente como An-jeon-bu, el antiguo nombre de la policía regular) en lugar de por el Bo-wi-bu (Agencia de Seguridad del Estado). Es una colonia penitenciaria algo menos estricta y menos severa. Según los ex presos, el campo alberga a unos 27.000 prisioneros, incluidas las familias de los presuntos malhechores encarcelados en Kwan-li-so No.14.

El Campo No.18 es algo inusual en el sentido de que los civiles de fuera del Campo, empleados como administradores del Campo llamados dae-ne-min, gestionan varias subsecciones del campo.

Al igual que el Campo No.15, el Campo No. 18 tenía una “zona revolucionaria” para los presos que podían ser devueltos a la sociedad. El Campo No.18 también tenía una “zona de liberación” con unas 3.000 personas, llamadas hae-je-min (literalmente “personas indultadas” o “personas autorizadas”) que habían sido liberadas de la prisión, pero continuaban viviendo en el Campo. Las “personas autorizadas” pueden buscar empleo fuera del Campo. Tienen acceso a pequeñas parcelas de tierra para cultivar fuera del Campo, y pueden enviar y recibir correo, ir a los mercados locales y obtener permisos de viaje para viajes nacionales. El hae-je-min incluso recibió un licor de regalo con motivo del cumpleaños de Kim Il-sung, aparentemente en reconocimiento a su restaurada ciudadanía. Según uno de los ex presos del Campo No. 18 entrevistados para este informe, a estas personas se les permitió abandonar el campo de prisioneros por completo si podían encontrar alguna otra localidad donde pudieran registrarse y se les asignara trabajo y vivienda. (Se sugiere en la Conclusión de este informe que la sección de haeje-min del Campo 18 podría ser modelo para el desmantelamiento del sistema completo de Campos de trabajo en la RPDC).

El trabajo de extracción y fabricación en Kwan-liso No. 18 incluyó la extracción de carbón, la fabricación de ladrillos y la fabricación de cemento, junto con el trabajo en una fábrica de vidrio y una destilería. A los trabajadores penitenciarios se les pagaban cantidades simbólicas distintas en won. Un ex prisionero entrevistado para este informe recibió 30 won por mes, apenas el precio de un paquete de cigarrillos. Se les permitió a las familias vivir juntas, y a los prisioneros privilegiados se les permitió casarse y tener hijos. Y a diferencia de los matrimonios concertados elegidos por los guardias en el Campo No.14 al otro lado del río, a los jóvenes prisioneros del Campo No.18 se les permitió elegir sus propios cónyuges. En algunos momentos durante los cuarenta años de prisión en el Campo No.18, también hubo emisiones de radio, y copias de Rodong Shinmun y el Diario del Trabajador publicadas en las entradas a los lugares de trabajo . A algunos presos se les permitió salir de las puertas para recoger hierbas. Un número considerable de prisioneros en el Campo No.18, como los otros campos de prisioneros, murió de desnutrición, enfermedad y accidentes de trabajo. Y hubo ejecuciones públicas, como en otros lugares, generalmente por intentos de fuga.

Para más información sobre el Campo 18 leer el siguiente informe

https://coreadelnortelibre.files.wordpress.com/2018/02/elgulagparalelo1.pdf