Por  Hyemin Son
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.rfa.org/english/news/korea/exploits-06222018152417.html

[Imagen superior: Un letrero en un edificio de aduanas en Dandong, China, anuncia pestañas postizas hechas en Corea del Norte en una foto de archivo. RFA]

Los nuevos flujos de comercio entre Corea del Norte y China están llevando a la explotación de niños contratados a bajos salarios en Corea del Norte para trabajar en fábricas que ensamblan productos para la venta al otro lado de la frontera, dicen fuentes norcoreanas.

Los niños, la mayoría estudiantes en su adolescencia, trabajan para empresas encargadas de generar divisas para Pyongyang, que aún tienen dificultades bajo las sanciones internacionales impuestas para castigar a Corea del Norte por sus armas nucleares y programas de misiles.

Estas firmas traen materias primas para ropa, flores artificiales y pestañas postizas a través del río Yalu desde la ciudad china de Dandong hasta la ciudad fronteriza norcoreana de Sinuiju, dijo una fuente en la provincia de Pyongan Norte al Servicio Coreano de RFA.

“La tela para la ropa es luego transportada a fábricas estatales de ropa, pero los materiales para flores artificiales y pestañas se llevan a fábricas en áreas que tienen escuelas”, dijo la fuente de RFA, que habló bajo condición de anonimato.

“Esto se debe a que los adolescentes están siendo contratados para procesar estos productos”, dijo la fuente.

Debido a que se requiere que los trabajadores manejen el cabello fino, la producción de pestañas postizas requiere “un delicado toque técnico” para el cual las empresas prefieren contratar mujeres jóvenes y solteras, dijo la fuente de RFA.

“Sin embargo, las mujeres solteras en sus 20 años prefieren trabajar en fábricas donde pueden ganar más dinero, y las fábricas de procesamiento de pestañas, que pagan salarios más bajos, tienen problemas para encontrar trabajadores”, dijo.

Las fábricas, por lo tanto, contratan adolescentes cuyos movimientos de mano todavía son flexibles, dijo.

“Estos jóvenes en realidad no tienen muchas posibilidades de ganar dinero en otro lado, por lo que son explotados al recibir solo la mitad de lo que ganan los adultos”, dijo.

Familias pobres, poca elección

También hablando con RFA, un residente de la vecina provincia de Pyongan del Sur dijo que los adolescentes han sido contratados “durante años” en su área para el procesamiento de pestañas u otros trabajos de artesanía y por lo general trabajan 12 horas al día.

“Cuando las relaciones entre Corea del Norte y China se vuelven frías, llegan menos pedidos de productos norcoreanos desde China, y los niños generalmente van a la escuela”, dijo la fuente, que también habló con la condición de que no se lo mencionara.

“Pero cuando las relaciones mejoran, los niños de familias que tienen dificultades económicas dejan de ir a la escuela y comienzan a trabajar nuevamente en la industria de procesamiento”.

Los padres que tienen problemas para llegar a fin de mes “no pueden hacer nada mientras sus hijas pequeñas se dejan su salud visual o tener mala salud al trabajar con las pestañas durante toda la noche”, dijo.

“Las familias pobres no tienen más remedio que permitir que sus hijos ganen dinero hasta que llegue la temporada de cosecha”, dijo.

Reportado por Hyemin Son para el Servicio Coreano de RFA. Traducido por Leejin Jun. Escrito en inglés por Richard Finney.