Extracto de El Gulag Oculto Segunda Edición
Traducido por Josue de Juan

(Los ex prisioneros que solicitaron no ser identificados por su imagen por temor a poner en peligro a los miembros de la familia que permanecen en Corea del Norte).

El Sr. Kim Eun-chol nació en marzo de 1980 en Musan-gun, provincia de Hamgyong del Norte, en Corea del Norte. En 1999 huyó a China “para sobrevivir”, donde se encontró con surcoreanos que le dijeron que podía ir a Corea del Sur desde Rusia. Así que se dirigió a Ussuriysk, a unos ochenta kilómetros al norte de Vladivostok. Sin embargo, el primer día fue arrestado junto con otros seis norcoreanos por inmigración ilegal. Detenido en Rusia durante veinte días, fue visitado por el personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de Vladivostok, quien esperaba que proporcionara algún tipo de documentos de viaje para el grupo. También fue visitado por funcionarios consulares de Corea del Norte que lo reprendieron y le preguntaron cómo él y los demás podían darle la espalda a su patria, que bajo la cálida atención de su amoroso líder le había dado a Kim once años de educación. Sin embargo, les dijeron que si regresaban a Corea del Norte serían perdonados. Las autoridades rusas enviaron al grupo de norcoreanos de vuelta a Milsan, China, camino de regreso a Corea del Norte. Mientras aún estaban en China, todos trataron de huir para evitar la repatriación a la RPDC. Otros seis fueron capturados, pero el Sr. Kim se escondió en un templo donde los practicantes de Falun Gong también se estaban escondiendo. Más tarde, el Sr. Kim decidió regresar a Corea del Norte para ver a su padre.

Los practicantes de Falun Gong le dieron ochenta yuanes (unos doce dólares estadounidenses), que usó para regresar a Musan en Corea del Norte. Mientras iba a ver a su padre, fue arrestado por la policía de An-jeon-bu, pero después de dos días fue entregado a la policía de Musan Bo-wi-bu, donde estuvo detenido durante 6 meses. Durante el interrogatorio, el Sr. Kim fue golpeado con palos de madera y barras de metal para limpieza de rifles. Perdió 2 dientes y tiene cicatrices en la cabeza, la oreja y las rodillas. Le preguntaron repetidamente al Sr. Kim qué hacía mientras estaba en China, si participaba en actividades religiosas, se reunía con surcoreanos, miraba videos y TV surcoreanos, o se quejaba del sistema norcoreano. Inicialmente, el Sr. Kim negó todas las acusaciones, pero para detener las palizas, confesó que se había encontrado con surcoreanos.

El Sr. Kim no recibió lo que consideraba un juicio, pero tuvo una “sesión” con un “fiscal” Bo-wi-bu (komsa dam hwa). En la sesión, el fiscal revisó los documentos de interrogatorio y preguntó si eran correctos. Temeroso de más palizas, el Sr. Kim dijo que sí.
El fiscal le dijo, “bajo el cuidado de nuestro Líder, usted será sometido a tres años de ‘proceso de revolución’.” Transportado al Campo No. 15, caminando por las puertas de entrada, Kim dudó de la duración de su sentencia pensando que nunca saldría del Campo.

En Yodok, el Sr. Kim fue asignado a un equipo de construcción en una pequeña sección de la zona de reconversión llamada Sorimchon, donde desde junio de 2000 hasta agosto de 2003 fue asignado a una unidad de trabajo de construcción donde 19 hombres construyeron granjas para cerdos y pollos. y también algunas casas para los oficiales del campo de prisioneros de Bo-wi-bu. Había alrededor de doscientas personas en esta sección del campamento, cada unidad de trabajo compartía una celda con camas de madera como en un cuartel militar. Sin embargo, había una estufa de leña para calentar, e incluso privilegios de TV ocasionales. Las mujeres presas en esta sección de solteros del Campo 15 hicieron trabajos agrícolas.

Al Sr. Kim le dieron dos juegos de ropa usada, uno para el verano y otro para el invierno, usado anteriormente por guardias Bo-wi-bu. Las personas que trajeron ropa de China intercambiaron la ropa por comida porque todos tenían mucha hambre. El Sr. Kim dijo que estaba constantemente hambriento y que había varias muertes en detención por inanición y enfermedades relacionadas con la desnutrición.

La mayoría de los presos en esta sección del campamento no sabían cuánto tiempo pasarían encerrados, pero a algunos prisioneros se les dijo la duración de su encarcelamiento durante las sesiones de diálogo político (jeong-chi-dam-hwa). Solo unos pocos prisioneros en la sección de Sorimchon fueron encarcelados por “cruzar la frontera”, aunque estos incluían a los siete que fueron repatriados juntos desde Rusia. Otros prisioneros incluyeron estudiantes que habían estudiado en el extranjero, y funcionarios del gobierno y burócratas. En febrero de 2002, dos prisioneros que intentaron escapar fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento. Uno de los ejecutados era un hombre de 26 años llamado Kim Ho-seok. Otros prisioneros fueron forzados a ver la ejecución.

Justo en las afueras de la sección de Sorimchon había un centro de castigo para “violadores de normas”. Los infractores de las normas fueron enviados a esta prisión dentro del campo de prisioneros durante 10-45 días y casi todos murieron poco después de su liberación. El Sr. Kim describió esto como “matar personas secándolas” porque estos prisioneros perdieron tanto peso que ni siquiera podían caminar. Él conocía a tres personas enviadas a las celdas de castigo, una persona por “robar” miel, otra por comer maíz crudo destinado a los animales y una mujer que tuvo relaciones sexuales con otro prisionero. Los tres murieron al ser liberados de las celdas de castigo.

El Sr. Kim pensó que Sorimchon era la única “zona de re-revolución” en Yodok cuando él estaba allí. Él estaba al tanto de los prisioneros en las “zonas de control total” en Yodok, pero nunca se reunió ni habló con ninguno de ellos. Durante su encarcelamiento se encontró con otro ex prisionero entrevistado para este informe, el Sr. Jung Gwang-il. Después su liberación, el Sr. Kim trabajó como minero en Musan durante 2 años. Cuando el Sr. Kim intentó escapar nuevamente a China, fue atrapado y enviado a una brigada de entrenamiento móvil de Musan (ro-dong-danryeon-dae) durante 3 meses. Sin embargo, la brigada de trabajo móvil de Musan no tenía suficientes instalaciones para dormir para todos los detenidos, y el Sr. Kim escapó mientras esperaba su traslado a una instalación más grande. De nuevo huyó a China, hizo conexiones para viajar a través de Vietnam y Camboya, y llegó a Corea del Sur en marzo de 2006.