Extracto de El Gulag Oculto Segunda Edición
Traducido por Josue de Juan

El Sr. Jung Gwang-il nació en Yanji, China. Su familia se mudó a Corea del Norte cuando él tenía siete años. Después del servicio militar en el ejército norcoreano, Jung estuvo involucrado en la exportación de hongos de alta calidad a China, donde vendía los hongos directamente a empresarios surcoreanos, en lugar de recurrir a un intermediario chino.

Debido a sus contactos comerciales directos con los surcoreanos, fue acusado de espiar para Corea del Sur. Había cometido el error de hacer comentarios críticos con el régimen de Kim a un compañero de cena en China que resultó ser un informante de la policía de Corea del Norte.

En julio de 1999, la policía de seguridad estatal de Hoeryong Bo-wi-bu lo recogió para interrogarlo en un gran centro de detención subterránea. Durante unos seis o siete meses, fue golpeado y torturado para confesar que espía para Corea del Sur. Fue golpeado con un palo de madera que le rompió muchos de sus dientes y le creo cicatrices en la parte posterior de su cabeza. Mucho más dolorosa fue la llamada “tortura de la paloma” que inmovilizaba los brazos detrás de la espalda y ataba al preso a las barras de la celda de tal manera que imposibilitaba sentarse o ponerse de pie y causaba un dolor paralizante en los hombros. Durante estas sesiones de tortura, no se le permitía ir al baño y tuvo que orinarse y defecarse en sus pantalones. Durante su tiempo en las celdas subterráneas, dos compañeros presos murieron en detención.

También fue privado de comida, y su peso bajó de 75 a 38 kg (165 a 84 libras). Impulsado por el hambre, aceptó confesar a cambio de algo de comida. Después de comer, se retractó de su falsa confesión, por lo que nuevamente fue golpeado severamente. Poco después fue visitado por lo que describió como un “fiscal”, que le preguntó si las acusaciones de espionaje que confesó eran ciertas. Al principio, afirmó que confesó falsamente bajo coacción, pero los cargos fueron aceptados como verdaderos. Al igual que otros prisioneros, también esperaba que incluso una confesión falsa resultara en un traslado a una prisión de kyo-hwa-so o al campo de trabajo de kwan-li-so, donde al menos podría caminar.

A fines de marzo o principios de abril de 2002, Jung fue transferido a un área de “revolución” de Yodok, en una subsección llamada “Sorimchon”, que se había establecido en octubre de 1999 tras el cierre de la sección de “solteros” del área del “pueblo” de Baeksan. Antes de la deportación a Yodok, la policía de Bo-wi-bu se detuvo en su casa para recoger la ropa de cama, la ropa, los utensilios para comer y otras pertenencias. Entonces su familia sabía que lo llevaban a algún lugar, pero nunca les dijeron dónde o por qué.

Esta pequeña “aldea” dentro del extenso campo tenía unos 230 prisioneros, de los cuales unos treinta eran mujeres. El Sr. Jung fue asignado a trabajos agrícolas y construcción, sobre todo en una piscifactoría. Podía ver a personas trabajando en las “zonas de control total” adyacentes dentro del campamento Yodok, aunque había alambre de púas entre las diversas secciones y no se permitía que las personas de las diferentes zonas hablaran entre sí. Sorimchon fue administrado por la Oficina Siete, la oficina de “esclarecimiento” o “reeducación”. Fue testigo de las palizas propinadas por los guardias, pero no de la tortura sistemática. Sin embargo, cree que hubo tortura sistemática en las instalaciones de castigo ku-ryu-jang del cuartel general de Bo-wi-bu del Campo 15 porque los prisioneros enviados allí por infracciones de las normas del campo regresaron “en muy mal estado”. No obstante a pesar de algún beneficio como mirar televisión cada dos domingos, el Sr. Jung atestiguó que veintiséis compañeros de presidio murieron y a otros seis se los llevaron para ser ejecutados en esta sección de reeducación relativamente privilegiada durante sus tres años en detención. De las veintiséis muertes conocidas, veintitrés fueron por malnutrición, dos fueron por ejecución pública y una como resultado de torturas.

Liberado de Yodok en abril de 2003, el Sr. Jung huyó nuevamente a China y se dirigió a Corea del Sur a través de la larga ruta de escape por el sudeste asiático, llegando a Corea del Sur en abril de 2004. Dotado de una memoria notable, proporcionó un ONG basada en expresos políticos norcoreanos, una lista de 121 nombres y descripciones de otros presos en la sección de Sorimchon de Yodok. Esta publicación brindó una instantánea de las malas acciones, los malos entendidos o los errores que enviaron a estos norcoreanos al campo de trabajo para ser “revolucionados”. Treinta y cuatro fueron encarcelados por “cruce de fronteras” después de ser repatriados por la fuerza desde China o Rusia., o por sospecha de salida.

Treinta y seis fueron encarcelados por “discurso reaccionario” -crítica del partido o gobierno. Otros seis fueron encarcelados por hablar sobre asuntos considerados secretos. Trece fueron detenidos por otros problemas políticos o religiosos. Cuatro habían estudiado en Alemania Oriental durante el colapso del régimen socialista. Otro había sido enviado al extranjero en Europa del Este durante el colapso del bloque socialista y fue llevado a Yodok directamente desde el aeropuerto al regresar a Corea del Norte. Entre los presos por maldad relacionada con la religión había dos parejas “ligeramente castigadas” que habían sido parte de un grupo de estudio bíblico, cuyo líder había sido ejecutado, mientras que otros miembros del grupo habían sido enviados al área de “control total” dentro de Yodok .