Extracto de El Gulag Oculto Segunda Edición
Traducido por Josue de Juan

La Sra. Kim Young-sun nació en Shenyang, China, en 1937. Su familia se mudó a Manchuria a fines de la década de 1920 después de la ocupación japonesa de Corea. Después de la ocupación japonesa de Manchuria, la familia se trasladó a China y su hermano se convirtió en un partidario antijaponés de alto rango en la “facción Yan’an” del ejército comunista chino que luchaba contra los japoneses bajo el mando de Mao Tse Tung. En 1945, cuando la Sra. Kim tenía siete años, su familia regresó a Corea, ya que su hermano era un miembro comprometido del partido comunista.

De vuelta en Pyongyang, la Sra. Kim estudió baile en la Universidad de Artes de Pyongyang. Ella fue bailarina profesional durante trece años en el Centro de Arte Militar Popular de Corea. Una de sus compañeras de clase y compañeras de baile fue la Sra. Sung Hye-rim, quien más tarde se convirtió en la consorte secreta de Kim Jong-il, luego su esposa, y la madre del primer hijo de Kim Jong-il, Kim Jong-nam. Tras su retiro como bailarina profesional, la Sra. Kim ocupó un puesto en una tienda turística extranjera en Pyongyang, donde los extranjeros y la élite política y social de Pyongyang podían comprar productos de alta calidad, a menudo importados, que generalmente no estaban disponibles para el público norcoreano. Debido a su origen familiar y su larga amistad con Sung Hye-rim, la Sra. Kim se movía en los círculos sociales más importantes de Pyongyang. Su primer marido era, como su hermano, un oficial de alto rango en la “facción Yan’an” del Partido de los Trabajadores de Corea.

Pero se divorciaron cuando, después de la Guerra de Corea, Kim Il-sung purgó la “facción Yan’an” del Partido de los Trabajadores de Corea, que era sospechoso de ser susceptible a la influencia china. En julio de 1970, su segundo marido, que trabajaba en la editorial de la Enciclopedia Coreana, desapareció. Hasta el día de hoy, ella no tiene conocimiento de su paradero o destino, pero ella asume que fue enviado a otro campo de prisioneros. Un mes después, en octubre de 1970, la Agencia de Seguridad del Estado Bo-wi-bu vino a buscarla. Fue detenida e interrogada durante dos meses por el Departamento #312 de la Unidad de Investigación Preliminar de Bo-wi-bu (Ye-shim). Aunque rechazó la comida durante una semana para protestar por su detención, no fue maltratada. Pero se le exigió que escribiera la historia de su vida con gran detalle, en particular su larga amistad con la mujer que se había convertido en la esposa de Kim Jong-il. Después de dos meses, cinco oficiales de Bo-wi-bu llegaron y le dijeron que no podían asumir la responsabilidad si su conocimiento sobre la esposa de Kim Jong-il caía en manos equivocadas.

En octubre de 1970, se la llevaron a su casa para recoger, de acuerdo con el sistema de castigo colectivo de tres generaciones por culpabilidad, yeon-jwa-je, a sus dos padres y sus cuatro hijos (que entonces tenían 3, 5, 7 y 10 años) después de lo cual toda la familia fue deportada en régimen de incomunicación a Yodok, Campo 15, donde permaneció hasta 1978. Durante ese tiempo, sus padres murieron de desnutrición y enfermedades no tratadas, y uno de sus tres hijos se ahogó a la edad de once años. Su testimonio proporciona una gran cantidad de información sobre cómo el Campo 15 operaba en sus primeros años. Y si bien la mayor parte de la información sobre Yodok proviene de ex prisioneros de las secciones “hyuk-myung-hwakoo-yeok” “zona revolucionaria” del Campo 15, tres de sus años en el campo de prisioneros estuvo en uno de los wan-jeon-tong-je -koo-yeok, las áreas de “zona de control total” del campo, de las cuales no se liberan prisioneros. Según la Sra. Kim, el Campo 15 se estableció después de un discurso de 1969 de Kim Il-sung sobre la necesidad de revolucionar aún más a los miembros del Partido de los Trabajadores de Corea. A su llegada, su familia compartía una choza de dos habitaciones (una habitación con una cocina separada) con otra familia. Ella fue asignada a la tercera unidad de trabajo de diez en la sección Knup-ri de Yodok, donde trabajó en la sección de secado de madera de una fábrica que fabricaba muebles para su uso en Pyongyang. Solo tuvo contacto con tres de los diez grupos de trabajo, uno de los cuales era para presos solteros. Los otros dos grupos de trabajo, incluido el de ella, eran para familias encarceladas. En 1971, fue asignada a una unidad de trabajo de construcción que construyó casas y una fábrica de alimentos dentro del campamento. Debido a que su letra era muy clara, se la hizo archivadora de registros estadísticos para la unidad de construcción. Esta posición le dio un conocimiento considerable de la organización y el funcionamiento del Campo de trabajo.

Durante este tiempo conoció a otras personas de “alto nivel” que había conocido en Pyongyang. Hubo personas que tenían posiciones de alto rango, ex diplomáticos, oficiales militares y otros que habían estudiado en el extranjero. Aunque no fueron informados de “cargos” específicos, algunos de los prisioneros fueron acusados ​​durante sus interrogatorios en el Campo antes de ir a prisión de maltratar los retratos o los bustos del Gran Líder Kim Il-sung. Otros habían sido escuchados o ser sospechosos de “quejarse”.

Según la Sra. Kim, se había instituido el sistema de clasificación de ciudadanos songbun de tres niveles (leal, neutral o antagónico) con cincuenta y una subcategorías, todas basadas en la posición política de los abuelos y su postura hacia la ocupación japonesa y el régimen socialista de liberación posterior. a fines de la década de 1960. Hubo insatisfacción, incluso dentro de rangos relativamente altos, que un songbun insuficientemente alto limitaría las aspiraciones futuras de la familia. Oído por casualidad, o denunciado a la policía, tales quejas sobre el estatus sociopolítico asignado podían, y lo hicieron, llevarles al destierro a los campos de trabajo.

En 1975, la Sra. Kim y otros diez presos de las áreas de la “zona revolucionaria” de Yodok fueron elegidos para ser líderes de la unidad de trabajo en el área de “control total” de Yodok, Yongpyong-ri No.7. La Sra. Kim y su familia, y las familias de los otros diez “líderes de trabajo” elegidos fueron transferidos a la zona del campo desde donde los prisioneros se consideran incapaces de “re-revolucionarse” y pasarían el resto de sus vidas haciendo una variedad de trabajos forzados: plantar y cosechar alimentos y tabaco y criar cerdos, en esta unidad de trabajo en particular.

Esta parte del área de “zona de control total” de Yodok en esos años se llenó con las familias de la segunda o tercera generación de coreanos considerados contrarrevolucionarios de núcleo duro. Generalmente, los jefes masculinos de estas familias fueron previamente ejecutados, o enviados a otro campo de prisioneros, o desertaron a Corea del Sur. Estas generaciones incluyeron a las familias de los antiguos terratenientes y granjeros “ricos”, policías durante la ocupación japonesa, pastores o ancianos en iglesias cristianas protestantes, y las familias de los “traidores a la nación” que huyeron al sur. La mayoría de los prisioneros en Yongpyong-ri No.7 habían venido del norte y sur de Pyongan, y del norte y sur de las provincias de Hwanghae.

Estos prisioneros eran todos “piel y huesos”. Su ropa era harapos y estaban constantemente sucios, no se les permitía lavarse muy a menudo. Las personas cuyos cerdos morian eran hechos desaparecer. Las personas cuyos campos se secaban eran tratados como bestias. Les dijeron que eran criminales que, no obstante, se mantendrían vivos aunque no apreciaran las bendiciones y la misericordia del Partido de los Trabajadores.

A fines de 1978, la Sra. Kim y su familia, junto con las familias de las otras diez familias que habían sido seleccionadas previamente para ser líderes de la unidad de trabajo en la zona de control total, fueron liberados del Campo 15 después de que se les tomaran las huellas dactilares y hacerles jurar nunca contarle a nadie sobre el campo de trabajos forzados. Esta fue una promesa que la Sra. Kim mantuvo mientras permaneció en Corea del Norte. Tras su liberación del Campo, la Sra. Kim y su familia fueron asignados a trabajar en una mina de oro ubicada en las montañas cerca de Chongjin.

El trabajo allí fue menos arduo que en el campo de trabajo. Pudo enviar y recibir cartas, y se le permitió viajar con el permiso de los funcionarios locales del partido. En 1979, se le permitió viajar a Pyongyang, donde buscó a sus viejos amigos, ninguno de los cuales sabía dónde la habían enviado nueve años antes, ni por qué. En 1980, pudo mudarse a Hamhung donde trabajó en una sastrería. En 1988, uno de sus hijos intentó huir de Corea del Norte, pero fue capturado y ejecutado. En 2001, huyó con éxito a China, donde trabajó como empleada doméstica durante dos años y medio. En 2002, dejó Harbin, en el extremo noreste de China, iniciando un viaje de cinco meses por el suroeste de China y el sudeste asiático antes de llegar a Seúl en noviembre de 2003.