Extracto de El Gulag Oculto Segunda Edición
Traducido por Josue de Juan

Ali Lameda y Jacques Sedillot fueron reclutados en 1967 por el Ministerio de Asuntos Exteriores de la RPDC y puestos en el Departamento de Publicaciones para traducir los escritos de Kim Il-sung al español y al francés, respectivamente. Lameda era un miembro activo del Partido Comunista de Venezuela y su poesía y sus libros eran bien conocidos en el mundo de habla hispana.

Tanto Lamada como Sedillot fueron arrestados en septiembre de 1967. Sedillot fue acusado de ser un espía imperialista francés. No se presentaron cargos inicialmente contra Lameda, quien simplemente fue arrestado y forzado a confesar ser espía mediante confinamiento solitario en una celda de 2 metros por 1 metro en el Ministerio del Interior durante un año en raciones de alimentos por debajo del nivel de subsistencia. Durante este tiempo, perdió 22 kilos y su cuerpo se cubrió de llagas.

Después de un año, Lameda fue devuelto a su residencia en Pyongyang y puesto bajo arresto domiciliario, pero fue detenido dos meses después y sentenciada a veinte años de trabajos forzados por ser espía. Fue llevado a unas tres horas de Pyongyang y arrojado a una celda de castigo en un campo de prisioneros, donde, esposado durante tres semanas, dormía en el piso sin una manta o un colchón a temperaturas bajo cero. Transferido al edificio principal del campo de prisioneros, estuvo encerrado en habitaciones sin calefacción y sus pies sufrieron congelación. Se le cayeron las uñas de los pies y sus pies se cubrieron de llagas. De los guardias, se enteró de que el nombre del campo de prisioneros era Sariwon, donde unos 6.000 a 8.000 prisioneros trabajaban doce horas al día montando piezas de jeep. Un médico le dijo a Lameda que había una sección especial del campo de prisioneros donde estaban detenidas 1.200 personas enfermas.

Mientras estaba encarcelado en el campo de trabajos forzados de Sariwon, Lameda supo de guardias y “enfermeros”, que eran prisioneros privilegiados, algunos de los cuales habían estado detenidos anteriormente en otras instalaciones de prisioneros, de aproximadamente otros veinte campos de detención carcelaria, calculó Lameda, en ese momento tiempo de aproximadamente 150,000 prisioneros en total.

El gobierno de Venezuela y el presidente de Rumania intervinieron en nombre de Lameda, y tanto él como Sedillot fueron liberados en mayo de 1974. Sedillot murió en Pyongyang de enfermedades relacionadas con la prisión antes de poder regresar a Francia. Lameda se recuperó en Europa del Este antes de regresar a Venezuela, donde publicó el relato de su experiencia en las cárceles norcoreanas y en el campo de trabajos forzados de Sariwon. (Ver Ali Lamada, Un relato personal de la experiencia de un prisionero de conciencia en la RPDC, AI: ASA 24/02/79)