Por Jo Hyon, PhD, Universidad de Kyungnam
(El autor de este articulo es originario de Corea del Norte)
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15227&cataId=nk00300

Junto con el sistema de educación gratuita del país, el “Sistema universal gratuito de atención médica” de Corea del Norte se proclama como la “política de salud pública para el pueblo” ideal que brinda servicios médicos a toda la población en el estado.

Corea del Norte implementó su sistema de salud universal gratuito para obreros, agricultores, oficinistas y sus familias desde 1947 de conformidad con la Ley de Cobertura de Seguridad Social Nacional. El país adoptó una medida del Gabinete titulada “En cuanto a la implementación del sistema de salud universal gratuito” durante la Guerra de Corea del 13 de noviembre de 1952, y amplió a los aptos bajo el sistema a toda la población.

En ese momento, Corea del Norte había establecido algunos hospitales y clínicas con el apoyo de la Unión Soviética, China y los países del Bloque del Este, y estaba importando dispositivos médicos y medicamentos para el suministro de estas instalaciones. Corea del Norte declaró la implementación completa del “Sistema de salud universal gratuito” el 1 de enero de 1953, a pesar de la falta total de personal médico, incluidas las enfermeras, y la falta general de infraestructura para apoyar el sistema.

Tras el final de la Guerra de Corea, Corea del Norte asignó fondos nacionales para implementar el sistema, pero los recursos del país eran demasiado escasos para cubrir los gastos necesarios para la atención universal. Los norcoreanos llevan mucho tiempo viviendo sin un acceso adecuado a atención médica de calidad, mientras el estado asegura que brinda “atención médica gratuita para todos”. La propaganda del país establece que el sistema de salud gratuito garantiza la “superioridad del Partido de los Trabajadores Coreanos y las politicas del Suryong (Supremo Leader’s) para el pueblo. “El gobierno proclama que el sistema de salud gratuito ha mejorado la salud de las personas y ha contribuido a su bienestar económico al permitirles gastar dinero en otras cosas importantes. La realidad es, sin embargo, que el sistema no es más que un intento fallido por parte del estado de Corea del Norte para mostrarse a sí mismo como un éxito en el mantenimiento de un estado de bienestar social.

Según fuentes de la provincia de Pyongan del Sur, los norcoreanos están descontentos con la producción y venta desenfrenada, potencialmente mortal e ilegal de dispositivos médicos y productos farmacéuticos en los mercados del país, debido al reciente aumento rápido de los precios. En las provincias del norte y del sur de Pyongan, se informa que cada vez se venden más productos farmacéuticos que son producidos ilegalmente por ciudadanos privados.

001Algunos de los productos farmacéuticos más populares producidos ilegalmente en Corea del Norte. Tabla: Daily NK

Si una persona enferma consulta al médico durante una consulta nocturna, se espera que proporcione cigarrillos, alcohol o una comida, y debe pagar un suplemento por los medicamentos que le receten. Si una persona enferma parece rica, el médico puede esforzarse en diagnosticar el problema, de lo contrario, se consideran una pérdida de tiempo.

Los residentes se han quejado de los costos crecientes que implica recibir un diagnóstico de médicos afiliados al sistema médico del país.

El concepto de “atención médica gratuita” apenas es reconocible en las instalaciones médicas administradas por el estado. Una fuente en la provincia de Pyongan del Sur informó que un norcoreano que fue a un hospital para una ecografía tuvo que pagar adicionalmente 30.000 KPW al médico que le gestiono el sonograma incluso después de pagar 20.000 KPW al médico tratante. Esta persona terminó pagando alrededor de 190.000 KPW en total por el viaje al hospital: 40.000 KPW para viajar, 50.000 KPW para comidas y una habitación para dormir y 50.000 KPW por los costos reales del hospital.

Se les dijo que se requería una apendicectomía. Después de pagar las tarifas por el diagnóstico, pagó otros 100.000 KPW en efectivo al cirujano. Pagó alrededor de 80.000 KPW por su estancia durante siete días en el hospital, mientras tuvo que comprar vendas, desinfectantes, antibióticos y suplementos nutricionales en el mercado con su propio dinero.

Mientras Corea del Norte difunde una campaña propagandistica sobre su “sistema de salud gratuito”, este ciudadano norcoreano gastó alrededor de 400.000 KPW para su diagnóstico y cirugía, el precio ni siquiera incluía sus propias compras de medicamentos. Un kilogramo de arroz se vende por alrededor de 5.000 KPW en Corea del Norte, por lo que equivale a 80 kilogramos de arroz, que podría alimentar a toda una familia durante seis meses. El salario mensual oficial de la persona era de solo 3.500 KPW.

El sistema médico del país depende por completo del sistema de mercado, y aquellos que necesitan atención médica deben pagar todos los costos necesarios para el diagnóstico, la cirugía y la recuperación si desean recibir tratamiento.

Cuanto más peligroso sea el procedimiento médico, más caro es el precio. La cirugía de control de la natalidad femenina cuesta 3 millones de KPW, mientras que la cirugía para extirpar los quistes uterinos cuesta 4 millones de KPW. Según los informes, una trabajadora agrícola de Paeksong-ri, Pyongsong, que sabía que tenía cáncer de útero, murió porque no tenía dinero para pagar la cirugía y sufrió en casa.

Para las dolencias que no requieren cirugía, los norcoreanos visitan médicos sin licencia para acupuntura o compran medicamentos en los mercados. El precio de permanecer en un hospital es demasiado alto para que la mayoría lo pueda pagar.

Hay muchos casos en los que los abortos se realizan en condiciones insalubres y los pacientes a veces se infectan con otras enfermedades o mueren debido a hemorragias incontrolables. Según los informes, la muerte de una estudiante universitaria en Pyongsong durante el proceso de aborto ilegal en un hogar privado causó revuelo social en la ciudad.

Los norcoreanos se quejan de que están viviendo vida de “insectos menos importantes que los animales salvajes” cuando se trata de recibir atención médica.

El deficiente estado del sistema de salud de Corea del Norte es demasiado severo para simplemente echarle toda la culpa a las dificultades económicas del país y las sanciones internacionales. Si de todos modos están pagando por la atención médica, los norcoreanos deberían poder garantizar su “derecho a la vida” eligiendo sus propios hospitales y los servicios médicos que reciben.

El campo médico de Corea del Norte nunca se desarrolló realmente correctamente debido a la política de puertas cerradas del país para el mundo exterior y su énfasis en “el esfuerzo autónomo equivale a la fuerza autónoma”.

El sistema de salud universal gratuito de Corea del Norte está moribundo. La asistencia sanitaria no debe utilizarse como una herramienta de propaganda para los “logros” del Partido y del Suryong. Se deben implementar medidas prácticas para garantizar el derecho de los norcoreanos a una vida sana y bienestar corporal.

Imagen principal: commons wikipedia