Por Jo Hyo
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15192&cataId=nk01500

[Imagen superior: Norcoreanos realizando reparaciones en los raíles en Hoeryong después de los daños por una inundación en 2016.]

Un soldado que había completado su servicio militar y que se dirigía a casa murió de inanición en gran parte debido a retrasos en el sistema ferroviario de Corea del Norte.

“Mientras regresaba a casa en Kilju, provincia de Hamgyong del Norte, después de terminar su servicio militar en Anbyun, provincia de Kangwon, un soldado murió de inanición”, informó una fuente de la provincia de Hamgyong del Norte. “El soldado no pudo comer durante una semana en el tren que le llevaba a su casa, que se retrasó y estaba muerto al llegar”.

Las autoridades de Corea del Norte suelen proporcionar tres comidas para que se la lleven en su viaje para los soldados que terminan su servicio. Esto se debe a que puede llevar hasta 24 horas recorrer las largas distancias en el país, incluso cuando los trenes están funcionando a sus horas correspondientes. Una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte dijo a Daily NK que el soldado que murió en el tren había comido todas sus comidas, pero puede haber sido demasiado reticente de pedir comida a otros. Sin dinero ni comida, finalmente murió de inanición.

Según los informes, otro norcoreano murió en Hyesan, provincia de Ryanggang, después de que un retraso en el tren impidió que su medicina llegara a tiempo.

“A principios de mayo, una persona que vivía en Hyesan viajó en un tren expreso que pasaba por Hyesan, Manpo y Pyongyang a Pyongsong, provincia de Pyongan del Sur, para comprar medicamentos urgentemente para un paciente”, dijo una fuente de la provincia de Ryanggang.

“No pudo llegar a su destino después de tres días y tomó un taxi desde Kaechon, provincia de Pyongan del Sur, para llegar a Pyongsong. Tomó un taxi de largo recorrido de regreso a Hyesan después de comprar el medicamento, pero el paciente ya había muerto”.

El hombre descubrió el motivo del retraso del tren más tarde. Los raíles se habían separado en una sección de las vías y al equipo de reparación le llevó un día para arreglarlo. Luego, un corte de energía cerca de Manpo, provincia de Jagang, desperdició otro día, y finalmente el tren de remolque se retrasó en Kaechon, provincia de Pyongan del Sur, lo que costó otro día.

Corea del Norte le da gran importancia a su sistema ferroviario y lo llama el “impulsor de la economía popular” y las “arterias del país”. El sistema de transporte y logística de Corea del Norte está marcado por el énfasis en los ferrocarriles, con carreteras como característica de apoyo. Más del 60% de los viajeros toman trenes, mientras que el 90% de los productos del país se transportan por ferrocarril.

Los cortes de energía (el 90% de los raíles del país están electrificados), la escasez de equipos y las vías férreas mal mantenidas provocan retrasos crónicos. La situación tiene un impacto negativo en la economía del país y causa problemas importantes para los norcoreanos comunes.

En la actualidad, KTX (Servicio ferroviario de Corea del Sur. -ndt) tarda dos horas y media para llegar de Seúl a Busan, pero los trenes de Corea del Norte tardan casi 24 horas en recorrer la misma distancia, incluso cuando viajan sin escalas. Puede tomar hasta 3-4 días llegar a un destino debido a cortes de energía, averías y mantenimiento del ferrocarril, y hasta una o dos semanas si los problemas son graves.

También hay retrasos causados ​​por los “trenes especiales” utilizados por Kim Jong Un y otros funcionarios de alto nivel. Cuando están en funcionamiento, los trenes regulares utilizados por la mayoría de los norcoreanos deben dejar de funcionar durante varias horas hasta que se levante una orden especial que permite el paso de los trenes especiales.

El ministro de Ferrocarriles de Corea del Norte, Kim Yun Hyok, tenía previsto hablar sobre la conexión de la línea ferroviaria del litoral oriental en el diálogo intercoreano de alto nivel acordado durante la cumbre intercoreana de abril, que desde entonces ha sido cancelada por el Norte.