Por Kim Yoo Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?cataId=nk01500&num=15184

[Imagen superior: Un soldado de Corea del Norte viaja por el área de Namyang en la provincia de Hamgyong del Norte, que limita con China.]

Múltiples fuentes en Corea del Norte han informado que las autoridades de Corea del Norte están tomando medidas represivas contra los funcionarios del gobierno que han acumulado riqueza a través de medios ilícitos.

“Las autoridades de Corea del Norte han comenzado a tomar medidas contra los cuadros que desvían dinero de los residentes de Pyongyang”, dijo una fuente en Pyongyang durante una llamada telefónica con Daily NK el 10 de mayo. “Escuché que la operación comenzó cuando los residentes empezaron a quejarse de cuadros que huían con dinero de la gente”.

La fuente dijo que los cuadros están involucrados en una amplia gama de argucias para recibir dinero de norcoreanos regulares, incluidos sobornos para puestos militares deseables, facilitar el ingreso a las universidades y reducir las condenas a prisión. “Los cuadros superiores tomaron medidas porque probablemente creían que los cimientos del estado colapsarían debido a toda la actividad ilícita”, dijo la fuente.

La represión contra estas actividades ilícitas también es visible en otras áreas del país. Una fuente en la provincia de Ryanggang informó el 9 de mayo que “hay indicios de que se producirán duras medidas en la provincia de Ryanggang y otras provincias fronterizas. Los cuadros parecen nerviosos, y los involucrados en el comercio están particularmente preocupados”.

Los norcoreanos pueden pagar a los cuadros un soborno de entre 300 y 400 dólares para ingresar a un departamento de educación de una universidad, mientras que un soborno de 2.000 dólares estadounidenses agilizará la entrada al Colegio Médico de Pyongyang. Los norcoreanos deben pagar al menos 3.000 dólares estadounidenses para garantizar el ingreso a la Universidad Kim Il Sung.

Los norcoreanos ofrecen sobornos de 200 dólares estadounidenses y entre 300 y 400 dólares estadounidenses para convertirse en cuadros de nivel local y cuadros de aparatos del Partido, respectivamente. Los puestos de cuadros a nivel provincial requieren sobornos de hasta 600-800 dólares estadounidenses. Un norcoreano que vive en el campo puede comprar un permiso de residencia de Pyongyang por 10.000 dólares estadounidenses.

Sin embargo, el problema es que los cuadros con frecuencia no hacen su trabajo como lo han prometido mientras que los que han pagado sobornos no pueden protestar contra la injusticia.

“Un residente de Pyongyang quería llevar a Pyongyang a su hija casada, que vivía con su marido soldado en el campo. Dio un montón de dinero a un cuadro a cargo del registro de residentes, pero no recibió una respuesta del cuadro durante más de un año”, dijo una fuente independiente en Pyonyang.

“Cuando pidió que le devolvieran el dinero, el grupo dijo que ya había usado el dinero y que el hombre debería esperar hasta que se complete el acta notarial”.

Muchos norcoreanos afirman que los funcionarios del gobierno desprestigian sus posiciones y son “desvergonzados más allá de toda creencia”.

Las autoridades de Corea del Norte se han movilizado para tomar medidas frente a las denuncias de corrupción entre los funcionarios del gobierno, pero muchos tienen pocas expectativas de progreso en la resolución del problema subyacente.

“El Partido ha enviado una fuerte advertencia al tomar severas medidas contra los cuadros que roban dinero a los norcoreanos, pero la cultura del soborno sigue existiendo incluso después de que un funcionario sea reemplazado por otro”, dijo la fuente adicional en Pyongyang, y agregó que los norcoreanos no creen que la represión tendrá un efecto duradero en el cambio de esta cultura.

Algunos norcoreanos, dijo, incluso se quejan de la “moral laxa” de los cuadros encargados de llevar a cabo la represión.

“Muchos esperan que los cuadros que lideran la represión lo tomen como una oportunidad para obtener más sobornos de la población, y que solo los cuadros de bajo nivel sin dinero o poder serán castigados por corrupción”, explicó.

La represión de las prácticas corruptas viene bajo las órdenes del Líder Supremo. Sin embargo, su efectividad se ve severamente reducida debido a las contradicciones estructurales que existen al hacer que los cuadros corruptos se investiguen y castiguen entre sí.

“Estas medidas siempre producen el efecto contrario porque solo los espectadores inocentes son los perjudicados en este tipo de pelea”, dijo la fuente inicial de Pyongyang.

“Cada vez son más los norcoreanos que hablan de la necesidad de cambiar la estructura social central del país, que solo genera corrupción”.