Por Yeom Seung Cheol
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15129&cataId=nk00100

[Imagen superior:  Un soldado de Corea del Norte brinda asistencia durante una operación de contrabando a lo largo de la frontera con China. Imagen: De archivo, DailyNK]

Las empresas de comercio y donju (ricos ricos de Corea del Norte) participan activamente en operaciones de contrabando en la región de la provincia de Ryanggang, según un nuevo testimonio de un desertor. Considerado en gran parte como una forma de eludir la campaña de sanciones internacionales contra el Norte, también se dice que los militares de ambos países (guardias fronterizos y guardias fronterizos) participan activamente.

La información proviene del testimonio del Sr. Lim (seudónimo), que salió de la provincia nororiental de Ryanggang, condado de Samjiyon en el otoño de 2017. “Los contrabandistas se mueven en grupos de 20-30 personas, e incluso he visto grupos de 50”, dijo Lim a DailyNK durante una entrevista reciente. “Hubo mucho contrabando administrado por el donju, no solo por las empresas comerciales del estado”.

Los donju han obtenido ganancias significativas y emplean equipos de personas en el negocio del contrabando. “Este es un ejemplo que muestra que incluso Corea del Norte se está convirtiendo en una economía de mercado”, dijo Lim.

Los empleados son contratados por el donju para tareas específicas, como porteadores que llevan la mercancía al otro lado de la frontera. “En primer lugar, se recluta gente con experiencia, y luego se capacita a personas sin experiencia”, dijo el Sr. Lim. Incluso hay agencias de reclutamiento para conectar los equipos de contrabando con los solicitantes.

Se contrabandea una amplia variedad de productos producidos en la región de Mt Paektu. El Sr. Lim señaló que las piñas de alerce y las vides están a la venta, así como ingredientes medicinales que se encuentran en la ladera de la montaña, como raíces de diente de león y plantas angélica.

En muchos casos, los individuos cargan bolsas de alrededor de 50 kilogramos y cruzan el río Tumen hacia China para venderlos. El trabajo es extremadamente intenso. “La cantidad que tiene que pagar en sobornos es significativa, por lo que es mejor cargar muchos productos”, dicen las personas. El donju no se molesta en emplear personas que no puedan transportar más de 30 kilogramos”, dijo el Sr. Lim.

Cuando se le preguntó si la implementación de sanciones por parte de China estaba afectando a las empresas, el Sr. Lim dijo: “No es un problema en absoluto. Los comerciantes chinos han tomado las medidas necesarias. El guardia fronterizo no patrulla los caminos fronterizos. Los sobornos ya han sido dados”.

Añadió que tampoco había problemas importantes en el lado norcoreano de la frontera, y explicó: “No les importa porque los contrabandistas generalmente regresan; ellos no están tratando de escapar. Los contrabandistas se van por la tardey ni siquiera se esperan a que caiga la noche antes de cruzar de nuevo”.

Los guardias fronterizos de Corea del Norte participan activamente en las operaciones de contrabando. A cambio, pueden exigir hasta el 50% del beneficio total del donju.

Cuando se le preguntó acerca de esto, el Sr. Lim dijo: “Esta cantidad se tiene en cuenta en el costo del mercado. La cantidad restante se divide entre ellos y los porteadores. Los porteadores obtienen el 20% del beneficio total y el donju obtiene el 30% restante”.

Esto significa que si el beneficio total de la operación de contrabando de un día llega a los 10.000 yuanes (1.590 dólares), 5.000 yuanes van a los guardias fronterizos, 3.000 van al donju, y 2.000 se dividen entre todos los porteadores (como se mencionó, a veces hay grupos tan grande como 50).

“A los porteadores se les paga de acuerdo con el tamaño de su botín, ganando alrededor de 0,8 yuanes por kilogramo. Eso significa que alguien que lleva 50 kilogramos solo gana 40 yuanes (6.40 dólares) “, dijo Lim. Si bien la cantidad obtenida es desproporcionada en relación con la intensidad del trabajo según los estándares occidentales, con cuatro de estos viajes al mes pueden ganar 200 yuanes, suficientes para comprar 48 kilogramos de arroz en Corea del Norte.

“El contrabando es una oportunidad para que los guardias fronterizos, los donju y los locales ganen dinero”, dijo el Sr. Lim. “Por lo tanto, a menos que intervenga el Ministerio de Seguridad del Estado (MSE), continuará ocurriendo”.

Las agencias de divisas de Corea del Norte también están involucradas en operaciones ilegales de contrabando. Todas las entidades que pasan por la oficina de aduanas de Corea del Norte deben entregar el 30% de sus ganancias a las autoridades. El contrabando les permite eludir este gasto costoso.

Hay otras razones para recurrir al contrabando también. Ciertos productos son considerados ilegales por las autoridades, por lo que sigue siendo imposible obtener permiso para comercializarlos a través de las rutas oficiales.

“El MSE sabe todo sobre esto. Pero tienen que aprender a vivir de alguna manera, entonces, ¿qué van a hacer? El MSE también está involucrado en el envío de lotes de kilogramo de bingdu (metanfetamina) a China para ganar dinero”, dijo el Sr. Lim.

Daily NK informó el mes pasado que las agencias de inteligencia de Corea del Norte están trabajando con los guardias fronterizos de la provincia de Ryanggang para ingresar divisas para el Partido a través de operaciones de contrabando.