Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?cataId=nk00100&num=15127

[Imagen superior: Mujeres soldados que asisten a las celebraciones de la apertura de Calle Ryomyong el 13 de abril de 2017. Imagen: Agencia de noticias Yonhap]

Varias figuras destacadas de Corea del Sur, entre ellas el Gobernador de la provincia de Chungcheong del Sur, Ahn Hee Jung, el poeta Go Eun y el director Kim Ki Duk, han sido públicamente deshonrados luego de que se descubrieran las acusaciones de agresión sexual. Estos relatos de abuso de poder y violencia sexual también están prestando más atención a tales injusticias que ocurren al otro lado de la frontera en Corea del Norte.

Un informe del Centro de Bases de Datos para los Derechos Humanos de Corea del Norte (NKDB) encuestó a 70 desertores con experiencia en el ejército de Corea del Norte desde octubre de 2017 hasta enero de 2018. Sus hallazgos fueron compilados a partir de entrevistas en profundidad para arrojar luz sobre abusos contra los derechos humanos que ocurren en el ejército de Corea del Norte.

Lo siguiente son extractos del informe.

# 1

“Si un oficial militar de rango superior da una orden, no tienes más remedio que seguirla. Si un oficial superior ordena a una recluta organizar algunos documentos, en realidad podría estar ordenandole ir a un lugar para ser violada o agredida sexualmente, y ella no puede hacer nada al respecto”.

-Entrevistada M-70; de la provincia de Ryanggang, ingresó al ejército norcoreano en 1994; dada de alta en 2004; entrevistada por NKDB en enero de 2018. (Del informe de NKDB “Prisioneros en uniforme militar”)

# 2

“Se sabía que un cuadro militar de alto rango golpeaba a cualquiera que no escuchara con atención e incluso provocó que una joven se suicidara. La mujer era enfermera. Fue violada por el hombre y quedó embarazada, pero al final ella murió después de tragar una gran cantidad de píldoras, pero fue declarada como enferma, incluso después de que la autopsia determinó que estaba embarazada”.

-Entrevistada M-37; de la provincia de Pyongan del Norte ingresó al ejército norcoreano en 1989; dada de alta en 2001; entrevistada por NKDB en noviembre de 2017. (Del informe de NKDB “Prisioneros en uniforme militar”)

Según un informe publicado por el Centro de Base de Datos de Derechos Humanos de Corea del Norte (NKDB), que encuestó a 70 desertoras norcoreanas que prestaron servicios en las fuerzas armadas de Corea del Norte, el 34.3% respondió que habían sido víctimas de delitos sexuales mientras servían.

Las mujeres representan aproximadamente un tercio de los aproximadamente 1,3 millones de individuos que actualmente prestan servicios en el ejército norcoreano, normalmente en funciones como enfermeras, transportistas y operadoras de artillería móvil (ametralladoras montadas en camiones), que trabajan junto a hombres. La violencia sexual contra las mujeres en el ejército es muy común, ya que la mayoría de las personas desconocen la violencia sexual, el acoso y los derechos inalienables de las mujeres.

Las reclutas en las fuerzas armadas de Corea del Norte no pueden salir o casarse durante su largo servicio, y son despedidas de forma deshonrosa si descubren que están en cualquier tipo de relación romántica. Pero a pesar de esta prohibición contra las relaciones con el sexo opuesto, las víctimas de violación y asalto se desalientan institucionalmente a hablar sobre los crímenes cometidos en su contra.

Dado que es fácil para aquellos en el poder castigar a las víctimas y ocultar la verdad si hablan, la mayoría de las víctimas eligen no decir nada.

# 3

“Muchas chicas se suicidan después de enterarse de que están embarazadas. Se corrió el rumor de que el líder (masculino) de mi unidad de mujeres dejó embarazada a una chica. Vi cómo su barriga comenzó a crecer, lo que la obligó a una situación difícil, sabiendo que se metería en problemas con esa prueba de una “relación romántica”. Entonces terminó matándose a sí misma”.

-Entrevistada M-49; de la Provincia de Ryanggang, ingresó a las fuerzas armadas de Corea del Norte en 2006; dada de alta en 2013; entrevistada por NKDB en diciembre de 2017. (Del informe de NKDB “Prisioneros en uniforme militar”)

Ha habido casos en que una persona de alto rango era transferido, degradado o golpes en sus muñecas similar si el número de víctimas conocidas se vuelve abrumador. Pero esto es solo con el propósito de prevenir cualquier pérdida de cohesión de la unidad, y no tiene el objetivo inherente de castigar al hombre por los crímenes reales.

# 4

“La mayoría de la gente no dice nada acerca de ser violada, ya que saben que nada pasaría aunque lo hicieran. Cuando asistía a la academia militar, un coronel político de alto rango violó a todas las mujeres atractivas allí, y una simple degradación fue el único castigo que recibió”.

-Entrevistada M-18; de la Provincia de Hwanghae del Norte, ingresó a las fuerzas armadas de Corea del Norte en 2001; dada de alta en 2010; entrevistada por NKDB en octubre de 2017. (Del informe de NKDB “Prisioneros en uniforme militar”)

El problema del asalto sexual en el ejército también se extiende al asalto masculino-masculino. Según el informe de NKDB, la violencia sexual contra hombres en el ejército también es un hecho cotidiano, con víctimas que se inclinan hacia los reclutas más jóvenes.

# 5

“Este tipo de cosas ocurre en todas las unidades del ejército del país … También fui víctima de (asalto sexual entre personas del mismo sexo) en el ejército, pero no podía hablar porque arruinaría mis posibilidades de ingresar en el Partido. El comandante de la unidad dijo que era “bella” y me toqueteaba”.

-Entrevistado M-63; Provincia de Hamgyong del Sur, ingresó a las fuerzas armadas de Corea del Norte en 1991; dado de alta en 2000; entrevistado por NKDB en diciembre de 2017. (Del informe de NKDB “Presos con uniforme militar”)

“La violencia sexual en el ejército norcoreano está relacionada en gran medida con el rango de un individuo. Las mujeres no dicen nada sobre el abuso debido a las repercusiones, y los casos de hombres sexualmente atacados van en aumento”, dijo el investigador de NDKB An Hyun Min a Daily NK .

“Las víctimas no pueden abordar el tema de la violencia sexual en el ejército norcoreano, pero Corea del Sur y la comunidad internacional pueden al menos investigar y difundir el problema”.