Por Na Jung Won, PHd en Estudios de Corea del Norte, Universidad de Corea
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15119&cataId=nk03600

La percepción de propiedad en Corea del Norte está cambiando. Aunque inicialmente se restringió al consumo individual, los cambios de perspectiva se están extendiendo más ampliamente en las actividades económicas relacionadas con la producción.

Regulaciones de propiedad individual según lo definido por la ley civil de Corea del Norte

El derecho civil normalmente coloca las regulaciones de propiedad individual en una de dos categorías: propiedad o herencia. Corea del Norte anunció por primera vez las regulaciones de propiedad personal en la ley civil el 7 de diciembre de 1982, que fueron instituidas por el Comité Central del Partido de los Trabajadores el 30 de enero de 1986. En 2007, las regulaciones de propiedad personal y herencia también fueron sistematizadas.

La distinción entre propiedad personal y herencia se articula claramente en estas leyes. Las leyes se refieren explícitamente al concepto de propiedad, así como a las diferentes clasificaciones, protección y propiedad común. También discuten la propiedad estatal, la propiedad de la unidad cooperativa y la propiedad privada (que además se divide en propiedad personal y de herencia).

Conforme a la ley, la propiedad privada se limita al consumo, y existen restricciones a la propiedad a través del método de producción. Sin embargo, dentro del sistema norcoreano, es posible acumular riqueza financiera a pesar de las limitaciones.

Específicamente, la Sección 58 del Código Civil de Corea del Norte establece: “La propiedad privada incluye distribuciones socialistas de acuerdo con el trabajo, beneficios nacionales y sociales adicionales, productos derivados de actividades privadas propias como cultivar un jardín, comprar artículos, aquellos heredados o donados por otro ciudadano, y otros productos que de otro modo se adquieren por medios legales”.

Continuando, la Sección 59 del Código Civil de Corea del Norte establece que “los artículos necesarios para una casa privada o para la vida familiar, como electrodomésticos, productos culturales y vehículos, también son permisibles para la propiedad”.

Es posible ver la afluencia de vehículos extranjeros en Pyongyang, incluidos BMW, Mercedes Benz y VW, como reflejo de este cambio de lenguaje en el Código Civil.

Sistema de Herencia de Corea del Norte

El sistema de herencia de Corea del Norte se basa en el derecho exclusivo de todos los ciudadanos a la propiedad privada. La Sección 60 del Código Civil de Corea del Norte establece que “cada individuo tiene su derecho de propiedad personal, y puede poseer, usar o disponer de su propiedad personal siguiendo las normas sociales y las metas del consumidor”. La diferencia importante es que debe seguir “las redes sociales socialistas, regulaciones y objetivos del consumidor”.

En Corea del Norte, las personas pueden transferir o heredar bienes personales si se obtienen adecuadamente dentro de los límites legales e institucionales. La política de herencia también establece tanto la herencia por ley como la herencia por voluntad. En la sección 63 del Código Civil de Corea del Norte, “la nación garantiza el derecho de herencia de la propiedad personal; un ciudadano puede heredar propiedad personal siguiendo la ley de herencia, y los ciudadanos pueden dejar sus bienes personales a cualquier institución a voluntad”.

Cambio en la percepción de propiedad después de actividades económicas privadas

La propiedad personal de los ciudadanos de Corea del Norte que puede protegerse por medios oficiales se limita a la riqueza obtenida de las actividades económicas aprobadas por el régimen. Sin embargo, las actividades económicas oficiales aprobadas por el régimen a menudo son bastante diferentes de las actividades económicas reales.

El punto álgido del cambio en la percepción de la propiedad en Corea del Norte se remonta a 1984, cuando el régimen aprobó leyes que permiten la inversión conjunta. Esto permitió a los ciudadanos coreano-japoneses ingresar al mercado de servicios de Corea del Norte mediante el establecimiento de restaurantes, por ejemplo. En las empresas de propiedad nacional, estaba claro quién era dueño de los medios de producción, por lo que las personas no podían poseer o administrar nada en privado.

Sin embargo, en industrias de servicios como restaurantes, se les permitió a las personas administrar los negocios a título personal. Fue durante este tiempo que los norcoreanos comenzaron a ver la posibilidad de ingresar al mercado de servicios. Muchos ciudadanos coreano-japoneses prosperaron en el mercado de servicios al aprovechar su estatus especial como locales y extranjeros. Alrededor de ese tiempo, los norcoreanos comenzaron a pedir prestado los nombres de las instituciones para ingresar al mercado de servicios y también comenzaron a operar empresas como restaurantes.

Esto también se puede ver como la regulación del mercado general. El régimen de Corea del Norte está actualmente regulando el mercado general y financiando su presupuesto nacional a través de impuestos recaudados de individuos que realizan actividades lucrativas en los mercados. En otras palabras, las personas que participan en actividades de mercado pueden considerarse parte de la economía oficial porque pagan impuestos al régimen y también pagan una cantidad preestablecida a la institución a la que pertenecen. Dichas actividades son formas para que los norcoreanos ganen dinero y se los considera aceptables porque entran dentro de los límites de las políticas existentes.

La relación entre la ruptura de propiedad de estado y la percepción de propiedad

En Corea del Norte, la propiedad del estado se basa oficialmente en una economía planificada dirigida por la Comisión de Planificación Estatal. Incluso si se sobreestima, menos de la mitad de las industrias en Corea del Norte caen bajo propiedad estatal, e incluso esa mitad se orienta a mejorar la rigidez de una economía planificada.

En otras palabras, la mayoría de la gente no trabaja en sus lugares de trabajo asignados, sino que participa en actividades económicas en otros lugares. A medida que se presentan más actividades económicas en dominios no oficiales, es posible poseer personalmente medios de producción bajo nombres prestados. Debido a que las empresas estatales y los grupos cooperativos generalmente no están funcionando bien, muchas personas han recurrido al uso de nombres de empresas prestados para realizar negocios.

Ramificaciones de cambios en la percepción de propiedad

Los derechos de propiedad personal en Corea del Norte pueden limitarse a la propiedad legal con el propósito de consumo. Sin embargo, ahora son necesarias actividades extraoficiales económicas o lucrativas para la supervivencia de la mayoría de los norcoreanos, excluyendo a aquellos que pueden ganarse la vida trabajando en la economía oficial o aquellos que tienen permiso del régimen para trabajar en los mercados oficiales. En otras palabras, las actividades en el dominio no oficial caen bajo el dominio civil de la producción.

Debido a que la mayoría de las actividades económicas ocurren de esta manera, es difícil para el régimen castigar al pueblo norcoreano. Los norcoreanos están involucrados en diversas actividades económicas no oficiales, que incluyen el préstamo y el pago por el uso del nombre, la marca comercial y el espacio de una empresa. Invertir en bonos o asegurar acciones generalmente solo se permite a extranjeros o empresas extranjeras, pero en estos días, los norcoreanos están pidiendo prestados fondos inactivos para usarlos para tales fines.

Hoy en día, la privatización no oficial se lleva a cabo comúnmente fuera de los dominios oficiales. El régimen de Corea del Norte está creando tardíamente leyes y políticas para responder a estas realidades cambiantes. Con el incremento en las acciones oficiales de las empresas extranjeras, el reconocimiento de los derechos de propiedad personal y la producción pasa a ser propiedad personal mediante el préstamo de nombres, el sistema norcoreano está desarrollando similitudes inquietantemente rígidas con su contraparte sureña.

*Las opiniones expresadas en las columnas de invitados no reflejan necesariamente las de Daily NK.