Por Lee Sang Yong
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15116&cataId=nk01500

[Imagen superior: Soldados en Sinuiju, provincia de Pyongan del Norte vigilan un puesto de guardia. Imagen: Foto de archivo. DailyNK]

Los oficiales antiespionaje, que operan bajo los auspicios del Comando de Seguridad de Defensa del Ejército Popular de Corea, están llevando a cabo una transición generacional mediante la incorporación de graduados universitarios en sus veinte años para unirse a sus filas. El equipo es responsable de brindar apoyo de espionaje y seguridad.

Con una agenda diplomática activa, que incluye un viaje sorpresa a China y próximas cumbres con Corea del Sur y los EE. UU., El régimen necesita urgentemente ese personal. En medio de un entorno geopolítico que cambia rápidamente, el país está modificando la composición del equipo antiespionaje del EPC (Ejército Popular de Corea).

“Recientemente, Kim Jong Un emitió una orden especial para colocar graduados leales y de alto rendimiento de la Universidad de Seguridad y la Universidad de Seguridad Política en la agencia de inteligencia del país y el Comando de Seguridad de Defensa. En primer lugar, los miembros antiespionaje desplegados en el exterior cambiaron, y ahora los miembros del equipo en Pyongyang y otras regiones casi han sido cambiados”, dijo una fuente de alto rango en Pyongyang a DailyNK el 4 de abril.

“La orden enfatizó que es necesario contar con miembros de apoyo jóvenes y calificados que dirijan las cosas, ya que el equipo de lucha contra el espionaje actúa como los guardaespaldas indomables de los principales líderes. La orden también indicó que debemos enfocarnos en formar equipos en el extranjero que pongan primero el talento y la capacidad”.

Cuando se le preguntó sobre el motivo de la transición, la fuente lo caracterizó como un “cambio generacional sin estilo Kim Jong Un”. Kim Jong Un quiere salir de los patrones formados por sus predecesores. Esto incluye hacer un cambio significativo en la composición de los oficiales responsables de proteger el régimen. El cambio generacional también se ve como un intento de consolidar el poder.

“Kim Jong Un ordena regularmente que los agentes de cincuenta y sesenta años sean reemplazados por nuevos participantes. Él cree que las personas mayores no pueden manejar bien los incidentes”, dijo la fuente.

También hay observadores que creen que la motivación para este tipo de orden podría explicarse por la preocupación de que la generación anterior podría estar expresando lealtad pero albergando disidencia en el interior.

“Se ordenó a los agentes antiespionaje que realicen más actividades en moneda extranjera debido a las sanciones internacionales. El personal ha sido infeliz como resultado. Reconociendo esto, las autoridades están tratando de reclutar nuevos oficiales para estos deberes como una manera de encubrir la frustración”, dijo una fuente independiente en Pyongyang.

“Tal vez debido a esto, las autoridades están priorizando la lealtad sobre songbun [clasificación de clase denotada por la historia familiar y la lealtad política] al evaluar a los candidatos. Luego, observan cuidadosamente las habilidades de cada solicitante relacionadas con el espionaje “.

Una fuente en la provincia de Pyongan del Sur agregó que el intento apresurado de Kim Jong Un de realizar un cambio generacional en puestos clave también puede verse como una medida preventiva para garantizar que la generación más joven del país no se desvíe ideológicamente. Al colocar el poder en manos de la “generación jangmadang (del mercado)”, puede estar tratando de aplacar a las personas que generalmente se preocupan más por la riqueza material que por la pureza ideológica.

“[Kim Jong Un] reconoce que los jóvenes tienen un apetito de riqueza y poder, y esto puede verse como un movimiento para satisfacer esos deseos. Él cree que una mayor lealtad de la generación más joven surgirá como resultado”, concluyó.