Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15095&cataId=nk01500

[Imagen superior: Soldados norcoreanos de guardia en Sinuiju, provincia de Pyongan del Norte. Imagen: Daily NK]

Las autoridades de Corea del Norte han estado aumentando la vigilancia sobre los residentes en los últimos días tras las conferencias a principios de marzo obligatorias a nivel nacional que enfatizan el costo de cometer crímenes “antiestatales”.

“El ‘Grupo Central Antisocialista’ (una fuerza de tarea especial enfocada en identificar elementos ‘antisocialistas’) inició inspecciones después de nuevas conferencias dirigidas por la Seguridad del Estado a principios de marzo”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte al Daily NK el 26 de marzo.

“Estas inspecciones a nivel nacional tienen la intención de erradicar cualquier actividad antisocialista y de castigar severamente a aquellos que se encuentren practicandola”, agregó.

Parece que uno de los principales objetivos de las inspecciones de barrido es infundir miedo entre los residentes.

La represión puede haber estado en proceso por algún tiempo como parte de una política más amplia para frenar los cambios sociales que ocurren dentro del país en los últimos años. Kim Jong Un enfatizó su intención de enfocarse en tal cultura “antisocialista” en su discurso de Año Nuevo 2018, diciendo que el país “aplastará la cultura reaccionaria burguesa” este año, y agregó que “se debe entablar una lucha vigorosa para reforzar la disciplina moral” en toda la sociedad, establecer una forma de vida socialista y eliminar toda clase de prácticas no socialistas, para asegurar que todas las personas, poseídas por rasgos mentales y morales ennoblecedores, lleven una vida revolucionaria y culta”.

“Los objetivos de la represión son tan amplios que, básicamente, nadie podrá escapar a la inspección”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang.

“Las actividades atacadas incluyen: difundir religión, cruce ilegal de fronteras, contrabando, comunicación extranjera ilegal, usar moneda extranjera, vender o usar drogas ilegales, practicar una religión supersticiosa, inversiones especulativas, préstamos de alto interés, poseer o hacer circular medios ilícitos (como DVD o USB), administrar un negocio no autorizado y apostar”.

Según el artículo 6 del Código Penal de Corea del Norte, los condenados por “dañar la cultura socialista” pueden ser condenados a diferentes períodos de trabajos forzados. La fuente dijo que la última ofensiva no incluye nuevas leyes o disposiciones, sino que tiene la intención de aplicar a fondo las leyes existentes y aumentar el apoyo al sistema socialista.

Pero a medida que las autoridades norcoreanas se centran en políticas de autosuficiencia y aumenten las ganancias en moneda extranjera mientras luchan contra los “imperialistas” y los cambios culturales internos, esto hará poco para cambiar lo que una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte describió como “la opinión pública generalizada que el socialismo ha fallado “.