Aquellos que unen al filósofo chino con la RPDC han malentendido demasiado

Por Fyodor Tertitskiy
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2016/11/its-time-to-stop-referring-to-north-korea-as-confucian/?t=1521837481868

De muchas explicaciones sobre la naturaleza del estado norcoreano y su ideología, quizás la más peculiar es el llamado enfoque “confuciano”.

Los seguidores de este argumento afirman que la RPDC en su núcleo es un estado confuciano, muy similar a la edad de la dinastía Lee (1392-1910) y debe entenderse como tal. Este punto de vista obtuvo cierta prominencia a principios de la década de 2000 y ahora aparentemente está en declive. Sin embargo, una crítica directa hacia esta perspectiva es algo extraño y, por lo tanto, la razón por la que este artículo fue escrito.

¿CÓMO TRATA COREA DEL NORTE A CONFUCIO?

Esta es la pregunta más básica que debe hacerse cuando uno escucha que “Corea del Norte es un estado confuciano”, ya que es bastante difícil ser un confuciano sin al menos algunos conocimientos básicos de sus enseñanzas.

La respuesta es: él es irrelevante. Confucio importa tan poco en Corea del Norte que incluso se permite cierta libertad de expresión relacionada con él. Mientras que en 1967 Kim Il Sung criticó vehementemente a Confucio en su discurso secreto “Sobre las tareas inmediatas en las direcciones del trabajo de propaganda del partido”, las publicaciones posteriores adoptaron un enfoque más moderado.

La Big Korean Encyclopedia, publicada a mediados de la década de 2000, por ejemplo, simplemente afirma que Confucio era un pensador de una era antigua y trata de explicar su pensamiento a través de un enfoque marxista rudimentario: representaba los deseos de clase de los terratenientes, dicen. Y eso es todo.

EL CONFUCIANISMO ESTA MUERTO

De acuerdo, tal vez, puede que Corea del Norte no enseñe a sus ciudadanos sobre Confucio, ¿todavía predican sus ideas? Pensemos en lo que constituye el núcleo del confucianismo.

Hay algunos postulados básicos en cada religión. Por ejemplo, ser cristiano es creer en la divinidad de Jesús, es decir, creer que el judío del que hablan los Evangelios y el creador trascendente del universo es la misma entidad.

Simplemente usar una cruz o ser amable con sus vecinos no hace que uno sea cristiano, esta creencia sí lo hace. Ser musulmán es creer que solo hay un Dios y que Mahoma fue su profeta. Simplemente no comer carne de cerdo o donar a los pobres no hace a un musulmán.

Confucio importa tan poco en Corea del Norte que incluso se permite cierta libertad de expresión relacionada con él

Asimismo, la doctrina central del confucianismo es que la sociedad puede organizarse de acuerdo con ciertos principios, que el país en el que estos principios se manifestaron perfectamente es la China de la era Zhou y que es un deber solemne de todo hombre recrear y preservar este orden social.

002La estrecha relación entre Kim Jong Il y Kim Il Sung, por ejemplo, socava el argumento “confuciano”. Imagen por Tormod Sandtorv

Me sorprendería profundamente si encontraras un solo coreano que crea que la sociedad ideal es una monarquía absoluta con tasas de alfabetización diez veces más bajas que Níger y con un PBI per cápita menor que la República Centroafricana, porque eso fue lo que Zhou solía ser. El confucianismo está muerto en Corea y ha estado muerto desde los primeros años de la era colonial.

PATERNALISTA NO SIGNIFICA CONFUCIANA

Además, algunas cosas en la sociedad coreana que algunas personas llaman confucianas; no tienen nada que ver con Confucio o sus enseñanzas. Cuando un jefe occidental oprime a su subordinado, nadie lo llamaría confuciano. Palabras como “paternalista”, “mal educado” o si la víctima es una mujer, “sexista”, serían usadas.

Corea del Norte no se parece en nada a un estado confuciano

Sin embargo, un jefe coreano que haga lo mismo a menudo se llamaría “confuciano”, aunque probablemente ni siquiera leyó las Analectas. Del mismo modo, un estudiante estadounidense que llama al profesor “señor” no es confuciano. Un estudiante coreano que llama a su maestro “kyosunim” (Profesor) de repente se convierte en uno.

Si en algunos de sus aspectos la sociedad coreana se ve tradicionalista, esto no lo hace confuciano. Una vez más, un “confuciano” no es paternalista; un “confuciano” es una persona que sigue Analectas de Confucio.

PIEDAD PARENTAL

El argumento final es que algunos aspectos de la ideología norcoreana son opuestos a las enseñanzas de Confucio. Tomemos, por ejemplo, a Kim Il Sung alabando a su hijo, Kim Jong Il. Aquí hay una cita del sitio norcoreano Uriminzokkiri:

Las enseñanzas del Gran Generalísimo Kim Il Sung sobre la grandeza del Generalísimo Kim Jong Il

El respetado camarada Kim Jong Il es el genio de los genios. De todos los genios en todos los campos en toda la historia, él es el más grande.

Al llamar al compañero Kim Jong Il el Hijo de Paektu, señalamos que él es el hijo de la revolución antijaponesa y el hijo de la Nación. Fue abrazado por los luchadores revolucionarios antijaponeses desde los primeros pasos de su vida; él es el hijo de Corea que se levantó para ser la estrella de guía de nuestra revolución.

El respetado camarada Kim Jong Il es el filósofo con un  ingenio excepcional.

Hay pocas citas similares en el sitio, pero creo que es suficiente. Ninguna sociedad, ni siquiera se asemeja a algo confuciano, no permitiría que un padre hablara de su hijo de esa manera. Este es algo completamente contrario a los valores de piedad filial que Confucio valoró tanto.

Una sociedad humana es la más compleja de las cosas a las que podemos aplicar el método científico, y por lo tanto es la más difícil de estudiar. Sin embargo, muchos afirman que una entidad tan compleja como un país se puede explicar en una oración. “Corea del Norte es comunista/títere-soviético/racista”- todos estos enfoques son muy burdos y simplistas. Sin embargo, el reclamo confuciano tiene un lugar especial aquí, ya que no es simplemente simplista, sino francamente ridículo: a diferencia de otros, ni siquiera es parcialmente cierto.

Corea del Norte no se parece en nada a un estado confuciano. No tiene un sistema de examen imperial en el que se evalúe el conocimiento de los examinados de los clásicos chinos. Su sistema de rango burocrático no tiene nada que ver con la China Imperial. A diferencia de los estados confucianos, no afirma la primacía de los civiles sobre los militares; de hecho, la doctrina songun afirma exactamente lo contrario.

Afortunadamente, como dije, la concepción confuciana hacia la RPDC está desapareciendo: la comunidad académica ha demostrado que tiene algunos criterios y sentido común.

Con suerte, pronto se habría ido para siempre.

Imagen destacada: Wikimedia Commons, Kevinsmithnyc