Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15068&cataId=nk01500

[Imagen superior: Trabajadores norcoreanos en una fábrica de costura en la ciudad china de Dandong, provincia de Liaoning. Imagen: Daily NK, 2015.]

En un intento más por evadir las sanciones e ingresar divisas, las autoridades de Corea del Norte han estado expandiendo los permisos para permitir a los ciudadanos visitar a familiares en China y ganar dinero durante el viaje.

Las sanciones internacionales casi han garantizado una prohibición general de que Corea del Norte pueda enviar a más personal para trabajar en el extranjero, pero estos permisos de visita parecen ser un intento de eludir estas restricciones. Según los informes, las autoridades están utilizando el sistema de permisos como vehículo para despachar a los comerciantes a fin de obtener divisas.

“El Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) está ofreciendo a las personas con la capacidad de ganar dinero la oportunidad de realizar estos viajes privados a China, si son capaces de ganar divisas”, dijo una fuente interna de la provincia de Ryanggang durante una conversación telefónica con Daily NK el 27 de febrero.

“Los agentes de MSE dicen que no les importa a qué país viajan los comerciantes o qué quieren hacer, siempre y cuando puedan cooperar para ingresar dinero”, agregó la fuente, dejando abierta la posibilidad de que incluso el dinero obtenido a través de acuerdos con los surcoreanos se puede considerar aceptable.

En el pasado, aquellos que tenían negocios con surcoreanos o incluso mantenían contacto con surcoreanos podían ser sometidos a penas severas, incluido el encarcelamiento en un campo de prisioneros políticos.

Un desertor con experiencia trabajando como comerciante dijo: “A veces, cuando las autoridades fallaban en un proyecto de obtención de divisas, los agentes de MSE a cargo de las compañías comerciales intentaban compensar realizando visitas privadas”.

“El MSE no anuncia esta oportunidad a la gente común. Solo divulgan la información a personas con las que ya tienen vínculos estrechos, como personas que trabajan en empresas comerciales o personas con familiares en China que pueden obtener divisas”.

Los residentes ordinarios que viajan a China con visas de turistas y realizan negocios allí sin el permiso de las autoridades norcoreanas suelen ser interrogados por el MSE.

Los informes sugieren que es extremadamente difícil satisfacer los criterios necesarios para obtener una visa de turista para viajar a China. En primer lugar, el solicitante debe tener parientes en China y tener documentación de las autoridades fronterizas chinas que demuestre que un miembro de la familia ha invitado al solicitante de la visa para que visite.

El solicitante debe tener un cónyuge y ser mayor de 55 años, y tener hijos. El solicitante también debe tener un historial político limpio sin ningún tipo de problema ideológico planteado, y para demostrarlo, debe proporcionar documentación de diversas fuentes, incluyendo el de su líder inminban (vigilancia vecinal), su empleador, el partido, el MSE y el MSP, etc. Por último, los candidatos deben pagar una tarifa que oscila entre 500 y 1.000 dólares.

“El MSE normalmente tiene la tarea de observar y controlar todos y cada uno de los movimientos realizados por los residentes. El hecho de que estén promoviendo la obtención de estas visas de visitas a familiares por el bien de obtener divisas extranjeras es inusual. Sugiere que las reservas de divisas de Corea del Norte están en problemas”, agregó el desertor.

Cuando se le preguntó acerca de las ramificaciones domésticas del desarrollo, el desertor dijo: “Si los criterios utilizados para controlar a los viajeros en el extranjero se relajan o la noticia de que el MSE está impulsando estos permisos se extiende a los residentes, podría ser más difícil para ellos mantener el control la población. Tendremos que ver si estos cambios son medidas temporales o más permanentes”.