Por Peter Ward
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2018/02/toil-by-day-study-at-night-work-life-balance-in-kim-il-sungs-north-korea/

El líder fundador de la RPDC tenía algunas teorías inusuales sobre el bienestar social

Siendo un hombre que creía, en teoría, en el progreso y en la dignidad del hombre trabajador, cuando Kim Il Sung llegó al poder introdujo el “Día laboral de las ocho horas” (“Sistema de trabajo de ocho horas” en el original coreano).

Para los estándares de finales de la década de 1940 en Asia Oriental, este fue un movimiento progresista. Pero no se preocupe, se agregó una adición a esto en 1967.

Los trabajadores no iban a quedarse las otras dieciséis horas del día ociosos. No, al menos otras ocho de esas horas debían usarse en el estudio. Como dijo el Gran Líder:

“A la clase trabajadora se le ocurrió este lema, y ​​deben mantener el sistema de trabajo de ocho horas que han logrado a través de una lucha sangrienta. Todos tienen la obligación cívica de trabajar fielmente durante 480 minutos [al día] y entienden que este es su deber social solemne. El sistema de ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de estudio debe implementarse ampliamente en todos los campos. “(Obras completas de Kim Il Sung, Volumen 39, página 168).

El día de trabajo de ocho horas en el taller o en el campo probablemente incluía alguna de esas horas de descanso, la preparación para el trabajo y contando alguna hora más de limpieza posterior probablemente también.

Por supuesto, Kim Il Sung afirma que esto es lo que los trabajadores siempre habían querido, esta era la dictadura que habían creado, que gobernaba en su nombre y en sus intereses (lo que él afirmaba), entonces, ¿cuál es el problema?

Al Gran Líder tal vez ni se le ocurrió pensar en el problema de equilibrar la vida laboral y familiar. ¿Qué pasa si tienes una familia que cuidar? El número de horas de descanso realmente dedicadas a actividades no relacionadas con el estudio que no dormían comenzaba a multiplicarse. Hubo algunas madres y padres en Corea del Norte de los años 70 y 80 que probablemente estaban muy cansados la mayor parte del tiempo.

DICTADURA DEL PROLETARIADO

El Gran Líder no solo quería que los alumnos de escuelas y estudiantes de las universidades y colegios del país estudiaran, sino que quería que toda la población estudiara durante ocho horas al día.

El razonamiento aquí era simple: convertir a los trabajadores en científicos y soldados de la revolución. Esto último no es sorprendente: Kim Il Sung quería construir un estado socialista avanzado y moderno, y creía que los trabajadores “armados” con la ideología correcta eran cruciales para esto.

002Se esperaba que los norcoreanos pasaran su tiempo libre estudiando | Foto por nknews_hq


En lo que respecta a la ciencia, sin embargo, las cosas se vuelven más interesantes. Si alguna vez ves una película norcoreana sobre la vida en la fábrica, o si alguna vez lees lo que Kim Il Sung dice sobre innovación y progreso tecnológico todo se vuelve más claro.

Los trabajadores y agricultores, cuando no están encadenados a la explotación capitalista, se transformaban en maestros de producción que descubrirán nuevas formas de acelerar la producción, mejorar la calidad del producto o incluso inventar nuevos productos y máquinas para fabricarlos.

Definitivamente, a Kim Il Sung no le gustaban las personas que no trabajaban a menos que fuera absolutamente necesario.

En este sentido, Kim Il Sung era un marxista comprometido (si no particularmente profundo). Creía que el sistema capitalista de explotación era el origen de la mayoría de los problemas de la vida industrial: el estrés, el aburrimiento, los peligros, la alienación y la frustración.

Cuando se les dijo a los trabajadores que ahora su fábrica era dirigida por un partido obrero en su nombre, según la teoría, serían transformados de engranajes embrutecidos y explotados dentro de una maquinaria capitalista en técnicos e ingenieros que anunciarían una era de perpetuidad y un crecimiento económico exponencial.

De ahí la necesidad de una educación tanto ideológica como técnica.

Si pasar ocho horas al día trabajando y otras ocho horas al día en la escuela era realista o no, probablemente no era algo que los subordinados de Kim Il Sung pensaran plantearselo. Obviamente, este sistema no se implementó completamente, y es muy probable que los trabajadores encontrarán formas de escaquearse de algunas de sus “sesiones de estudio obligatorias”.

Pero muchas horas probablemente fueron sacrificadas por muchos norcoreanos que no tenían otra opción que hacer lo que se les decía.

El tema no terminaba con su jubilación, porque Kim Il Sung definitivamente no era muy fan de las personas que no trabajaban a menos que fuera absolutamente necesario.

“EL QUE NO TRABAJE QUE NO COMA”

Los “pobres no lo merecen” no es parte habitual de la propaganda norcoreana, pero eso no significaba que Kim Il Sung quisiera que los enfermos y los viejos permanecieran ociosos.

En Corea del Norte, se reservó un lugar especial para los mutilados en la Guerra de Corea, a quienes se otorgaron privilegios especiales que incluían raciones especiales, mejores viviendas, medallas (obviamente) y unas grandes iniciativas estatales para asegurarse de que no estuvieran solos. a menudo encontrándoles cónyuges.

Sin embargo, el que tuvo la mala suerte de haberse quedado lisiado de forma permanente en una guerra que eligió su líder, entonces tendría que depender de un sistema de asistencia social estatal que tuviera requisitos permanentes de trabajo integrados.

003Los ancianos, insistió Kim Il Sung, deberían trabajar algo Foto por nknews_hq

Si uno lee el trabajo de Kim Il Sung sobre la industria pesquera, el sector minorista o la producción doméstica, se encontrará con menciones de “receptores de seguridad social”, “el cuerpo débil” y “el anciano” que, por supuesto, quieren ser útiles y deberían ponerse a trabajar en un “trabajo paralelo” en estas partes de la economía.

De ninguna forma fue una sugerencia desechable por parte del Gran Líder.

De hecho, si busca “producción de servicios domésticos” – producción a pequeña escala de bienes de consumo, procesamiento de alimentos a pequeña escala, etc. – en la enciclopedia de Corea del Norte, verá que ‘los beneficiarios de seguro social’ y ‘los mayores’ están en la lista , junto con las “amas de casa”, como mano de obra primaria para esta actividad.

La vida bajo Kim Il Sung no fue fácil para la mayoría según los estándares modernos

Si recurres a los discursos de Kim, desde la década de 1960 en adelante sugiere en numerosas ocasiones que los ancianos y los enfermos se pusieran a trabajar. Aquí hay algunos ejemplos, en caso de que no me creas.

La primera cita es de un discurso pronunciado en 1963, publicado en un volumen de los discursos de Kim Il Sung publicados en 2000 por el gobierno de Corea del Norte. El segundo es de un discurso pronunciado en 1978 en un volumen oficial de los discursos de Kim Il Sung publicados en 2006 (nuevamente por el gobierno de Corea del Norte). El tercero es de un discurso pronunciado en 1987, publicado en el volumen 39 de Obras Completas de Kim Il Sung.

“La pesca a pequeña y mediana escala no es difícil de hacer, y el equipo es simple, y los barcos pueden fabricarse fácilmente. Cualquiera puede hacerlo si se lo propone, ya sea que sean viejos o que sean un enfermo receptor de la seguridad social. ¿Por qué no podrían incluso pescar [con una vara]?”(Obras completas de Kim Il Sung, volumen 30, páginas 348-9).

“La compra/venta ambulante [de productos a los productores] no es nada especial, por lo tanto, cualquiera puede hacerlo. Si se escoge a las buenas personas de entre los trabajadores que se esfuerzan por trabajar más duro en las minas o en los beneficiarios de la seguridad social y se les enseña cómo hacerlo, pueden hacerlo todo. La compra/venta ambulante solo implica conducir un camión de un lugar a otro, no es difícil “. (Obras completas de Kim Il Sung, Volumen 66, página 128).

“Necesitamos obtener una fuerza de trabajo para la piscifactoría costera… Sería bueno que la fuerza de trabajo esté compuesta por un 30% de trabajadores de jóvenes y mediana edad, mientras que el otro 70% de ancianos receptores de la seguridad social y enfermos. Habrá personas que son demasiado viejas o débiles para trabajar en trabajos como la minería. Sería bueno ponerlos a trabajar en la piscifactoría costera… No es un trabajo difícil… “(Obras completas de Kim Il Sung, volumen 39)

Según los estándares modernos, la vida bajo Kim Il Sung no era fácil para la mayoría. Se requería que trabajases ocho horas al día, y además, se suponía que debías pasar otras ocho horas del día mejorando tus habilidades técnicas y virtudes ideológicas.

Cuando llegabas a viejo, enfermo y cansado para hacer el trabajo que te habían asignado cuando eras más joven, podías retirarte sabiendo que el estado tenía aún más trabajo para mantenerte ocupado, hasta que finalmente haces lo que todos eventualmente hacen: morir.

Editado por Oliver Hotham

Imagen destacada: Wikimedia Commons