Por Fyodor Tertitskiy
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.nknews.org/2016/09/for-your-eyes-only-keeping-secrets-in-north-korea/

La clasificación de materiales confidenciales de la RPDC, y lo que contienen, revela mucho

La existencia del estado moderno y su burocracia casi inevitablemente prescriben la existencia de información clasificada, y la RPDC no es la excepción. Corea del Norte tiene cinco niveles de información secreta: “solo para miembros del Partido”, “restringido”, “secreto”, “alto secreto” y “máximo secreto”.

Como muchas otras cosas en Corea del Norte, el sistema de clasificación es una modificación de un sistema antiguo soviético. La URSS tenía un concepto semioficial de “secreto de Partido” y en Corea del Norte, se convirtió en un nivel formal de secreto. El nivel más alto en la Unión Soviética fue llamado “de suma importancia”, rebautizado en la RPDC como “máximo secreto”.

El sello que marca el nivel de confidencialidad del documento generalmente se aplica en la parte superior de la primera página. La última página marca el número de copias emitidas, el número de esta copia en particular, el número de páginas en un documento, la fecha en que se emitió y, a veces, la fecha en que el documento se debe devolver al archivo.

La última página también a veces ofrece un sello de una organización que emitió el documento de un diseño estándar: con el escudo de armas de la RPDC y la marca de PTC en el centro.

NIVELES DE SECRETO

El primer y el nivel más bajo es “solo para miembros del Partido”: aproximadamente el 20-25% de la población adulta puede leer el documento, mientras que el resto el 75-80% no. Esto es extraño, ya que el número de personas con acceso es ridículamente grande, pero se puede recordar que, por ejemplo, la burocracia de seguridad estadounidense tiene cierta información restringida a “ciudadanos estadounidenses solamente”, lo que es aún más extraño.

Los documentos de nivel “solo para miembros del Partido” suelen ser piezas relacionadas con la propaganda. Clasificarlos parece extraño, como si Pyongyang dijera: “El Líder es tan bueno…, ¡pero eso es un secreto! No se lo digas a nadie, o serás ejecutado”.

Pero esta política tiene cierto sentido. Las llamadas “Instrucciones del 25 de mayo” – El discurso de Kim Il Sung “Sobre las Tareas Inmediatas de las Instrucciones del Trabajo de Propaganda del Partido”, que se convirtió en la piedra angular del régimen en su forma actual – se clasifica como “solo para miembros del Partido” y , después de 50 años, sigue siendo inaccesible para el público.

El primer y el nivel más bajo es “solo para miembros del Partido”: aproximadamente el 20-25% de la población adulta puede leer el documento, mientras que el resto el 75-80% no.

Aparentemente, los discursos clasificados del Líder no aparecen en la llamada “Colección completa de las obras de Kim Il Sung”, por lo que este último debería llamarse más bien “Colección muy distorsionada y muy incompleta de las obras de Kim Il Sung”.

El siguiente nivel es “restringido”. Probablemente el ejemplo más famoso sea el periódico militar norcoreano Choson Inmingun. Básicamente es una versión del periódico del partido Rodong Sinmun orientada al ejército, pero como contiene información sobre unidades militares, el acceso a ella es limitado, por supuesto.

002
Muchos de los documentos más secretos están relacionados con el ejército | Foto de UNC – CFC – USFK

El nivel “secreto” es donde comienza la verdadera diversión. Instrucciones y libros de texto para la policía ordinaria, números de teléfono de instituciones importantes, como el Comité Central de PTC (solía ser 324-1121 y 324-1131, para aquellos que estén interesados): básicamente, la mayoría de las cosas que importan pero no están relacionadas con la seguridad del estado se puede encontrar en los documentos secretos.

Lo siguiente se encuentra en los documentos más secretos, desde el “alto secreto” y superior, Corea del Norte es tan honesta como puede ser. La policía secreta, los campos de concentración, las instrucciones relacionadas con songbun aparecen aquí. Pero uno no debería esperar que todos los documentos clasificados de Corea del Norte sean interesantes: como en algunos países, el diario oficial de un embajador va automáticamente con las marcas “secretas” de “alto secreto”, sin tener en cuenta los contenidos, muchas papeleras se clasifican en el RPDC también.

Los documentos de nivel “solo para miembros del Partido” suelen ser piezas relacionadas con la propaganda. Clasificarlos parece extraño, como si Pyongyang dijera: “El Líder es tan bueno…, ¡pero eso es un secreto! No se lo digas a nadie, o serás ejecutado”.

DE LO TRIVIAL A LO EXTRAORDINARIO

Un claro ejemplo son los discursos de Kim Jong Il para las unidades militares: en estos documentos, rodeado por un manto de secreto casi impenetrable, en realidad los instruye a estar aún más atentos y leales a las enseñanzas del Gran Líder, y eso es todo.

Otro ejemplo de documentos “alto secreto” es la instrucción de la Comisión Militar Central del PTC, que instruye a los ciudadanos sobre qué deberían hacer en caso de que la RPDC sea invadida por una potencia extranjera, que, entre otras cosas, contiene lo siguiente:

Todas las ramas y organizaciones: muévanse a lugares seguros (túneles subterráneos, salas de veneración, etc.) y defiendan retratos, escayolas y otras estatuas del gran camarada Kim Il Sung, gran camarada respetado Kim Jong Il y la heroína antijaponesa, estatuas de la familia de la revolución, objetos de arte que llevan la imagen de los Tres Comandantes de la montaña Paektu, organizar la defensa más vigorosa de los “Museos de los logros revolucionarios del respetado camarada Kim Il Sung”, “Salas de estudio de las ideas revolucionarias del respetado camarada Kim Jong Il “, lugares de gloria revolucionaria y militar, lugares de la gloria de la historia de las revoluciones, placas con refranes pronunciados por los Tres Comandantes del Paektu al tiempo que demuestran la guía sobre el terreno y los principales lemas del Partido.

Una vez más, se supone que todo esto se hará mientras la fuerza aérea de Corea del Norte está siendo aniquilada por los combatientes enemigos y las principales instalaciones militares estén sujetas a fuertes bombardeos. ¿La prioridad mientras todo esto está pasando? Las estatuas.

En general, el culto a la familia Kim, por cierto, está presente en todos los documentos clasificados que he visto en la misma medida que en los de libre acceso, lo que demuestra que la elite no piense que está jugando cuando saludan a los Kim – no, se supone que esto es una expresión de sus verdaderos sentimientos.

Finalmente, ¿qué podemos encontrar en la mayoría de los documentos clasificados en el país, aquellos clasificados como “máximo secreto”? Por lo general, se trata de cuestiones relacionadas con tácticas inmediatas, como la orden de Kim Jong Il a una gran unidad militar para realizar ejercicios, o algo relacionado con el armamento, por ejemplo, las reglamentaciones sobre cómo se deben almacenar.

…lo que demuestra que la elite no piense que está jugando cuando saludan a los Kim – no, se supone que esto es una expresión de sus verdaderos sentimientos.

 LAS REGLAS DEL JUEGO

A veces esperamos que los documentos clasificados en las dictaduras sean brutalmente honestos. Por ejemplo, uno puede esperar ver las directivas “máximo secreto” como: “De hecho, el Generalísimo Kim Jong Il nació en el pueblo de Vyatskoye en la URSS, pero desde hace décadas afirmamos que nació en el Monte Paektu, para que su biografía se vea mejor, debemos continuar haciéndolo”.

O bien, “Pak Hon Yong no era un espía estadounidense, la corte lo condenó como tal para estigmatizar aún más al faccionalista que se atrevió a atacar al Líder. No enfaticemos esto en textos para audiencias extranjeras”. O “la economía planificada no funciona. Sin embargo, el Líder había dicho muchas veces que esta forma de dirigir una economía es la mejor. Vamos a dejar de enfatizar esto en las siguientes publicaciones”.

Pero tales documentos no podrían existir. Es cierto que los documentos secretos son más honestos que los abiertos, pero también los escriben personas vivas con sus propias agendas, y hay algunos tabúes que nadie, a excepción del propio Kim Jong Un, puede romper.

El Líder siempre es grandioso, en consignas abiertas y en las instrucciones de “máximo secreto”. Su mandato es siempre la ley, a la vista o bajo el velo del secreto. Todos los que se atreven a oponerse al Líder son malvados, en todos los documentos.

Por lo tanto, incluso los más altos funcionarios de Corea del Norte no pueden compartir sus propios pensamientos escritos sin temor a ser descubiertos. En cierto sentido, ellos también son víctimas de la ideología norcoreana.

Imagen destacada: Corea del Norte – Martillo, Hoz, Pincel de Roman Harak en 2010-09-10 09:35:02