Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15047&cataId=nk02501

[Imagen superior: La organización Human Rights Watch para Corea del Norte realizó una presentación sobre el estado de los abusos de derechos humanos que ocurren dentro del ejército de Corea del Norte. La organización es parte de una ONG llamada  Centro de Base de Datos de Corea del Norte para los Derechos Humanos (NKDB), y el evento se celebró en sus oficinas de Seúl. Imagen: Daily NK periodista Jang Seul Gi]

Los soldados norcoreanos están siendo sometidos a abusos verbales y palizas físicas de parte de sus superiores, así como a torturas sistemáticas, según un nuevo informe. Aquellos que sufren accidentes y abusos por negligencia de las autoridades no reciben un garantías o compensación adecuados.

El director de NKDB, Lee Jai Chun, presentó el informe titulado “Presos con uniforme militar: el verdadero estado de los derechos humanos en el ejército norcoreano”. Se realizó una conferencia de prensa en las oficinas de NKDB en Seúl para anunciar los principales hallazgos del informe.

El investigador Kim In Seong, quien encabezó el informe, dijo: “Este informe encuestó a 70 desertores varones con experiencia en el ejército norcoreano de octubre de 2017 a enero de 2018. Sus hallazgos fueron compilados a partir de entrevistas en profundidad con los sujetos. Publicamos este informe para comprender mejor los abusos contra los derechos humanos que ocurren en el ejército de Corea del Norte “.

“Más de 1,28 millones de soldados norcoreanos están sujetos a abusos físicos y verbales. Se movilizan para trabajar en proyectos de construcción a gran escala, y a veces hay muertes durante sesiones de entrenamiento severas. En realidad, el ejército norcoreano es como una prisión masiva, y los soldados son como prisioneros”, dijo el director del NKDB, Lee Jai Chun.

Los hombres de Corea del Norte ingresan al ejército a la edad de 17 años y sirven durante diez años. Están expuestos a condiciones extremas durante el entrenamiento, golpes, órdenes opresivas y castigos crueles.

De acuerdo con los resultados del estudio, el 94,3% de los 70 encuestados sufrieron abusos verbales, mientras que el 82,1% informaron haber sufrido tal abuso todos los días. El 75.7% de los encuestados reportaron haber sido golpeados mientras estaban en el servicio militar y el 47% reportaron haber sido enviados a trabajar a temperaturas bajo cero, privados de sueño y sometidos a tortura física.

Más del 40% de los encuestados fueron testigos de una ejecución pública mientras cumplían su servicio militar, mientras que otro 20% informó de una ejecución pública. Así como el régimen norcoreano usa ejecuciones públicas para controlar a su población civil, los militares usan ejecuciones para controlar al ejército.

Las entrevistas en profundidad revelaron que las ejecuciones públicas se llevan a cabo regularmente por un pelotón de fusilamiento. También hubo testimonios sobre un incidente relacionado con un cadáver ejecutado llevado a una reunión con soldados para ser fusilado de nuevo frente a ellos. Los testimonios revelaron una tendencia: la mayoría de los soldados ejecutados provenían de clases sociales muy bajas y eran jóvenes. En muchos casos, simplemente estaban siguiendo las órdenes de su escuadrón o comandante de la compañía, cuando fueron acusados ​​de comportamiento ilegal y castigados.

El ejército de Corea del Norte es una estructura represiva, jerárquica y exclusiva, y el destino de uno está a menudo vinculado a su capacidad para cumplir órdenes.

Muchos soldados mueren después de ser sometidos a condiciones condenables mientras trabajaban como trabajadores en obras de construcción. Más del 40% de los encuestados informaron haber visto a alguien morir mientras estaba de servicio militar. Un 20% más había oído hablar de tales sucesos.

“En abril de 1997, 98 soldados murieron en un colapso del puente en la provincia norteña de Hwanghae, condado de Kumchon. Después del incidente, los cadáveres ni siquiera fueron enterrados adecuadamente y el sitio estaba cubierto de cemento. El incidente fue transmitido a nosotros a través de testimonios. La mayoría de las muertes que ocurrieron durante el servicio militar se debieron a las malas condiciones en el lugar de trabajo o al trabajo extenuante “, dijo Kim In-seong.

“Hay algunos casos de violaciones de derechos humanos contra soldados que se denuncian en los medios de comunicación, pero la verdad es que hemos tenido problemas para comprender el alcance del problema en su totalidad. Aprovechando la oportunidad presentada por la publicación de este informe, la Organización Norcoreana de Derechos Humanos de la NKDB planea continuar recabando datos cualitativos y cuantitativos para comprender mejor las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que se cometen en el ejército norcoreano. Esto proporcionará información crítica a Corea del Sur y a la comunidad internacional, y tiene el interés de buscar una solución efectiva a los abusos “, agregó Kim.