Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15046&cataId=nk00400

[Imagen superior: Una oficina de aduanas china en Dandong, provincia de Liaoning, febrero de 2018. Una fuente de la zona informa que el  el volumen del tráfico marítimo que ingresa a Corea del Norte desde China ha disminuido a raíz de la intensificación de las sanciones internacionales.Imagen: Daily NK]

Los enviados surcoreanos que representan a la administración de Moon se reunieron con el líder norcoreano Kim Jong Un en Pyongyang el 5 de febrero en medio de lo que parece ser una campaña acelerada del Norte para lograr un alivio de las sanciones. Los partidarios de las sanciones argumentan a su vez que las negociaciones del Norte son una prueba de que las medidas están erosionando el poder del gobierno de Kim Jong Un.

Solo en 2017, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó cuatro resoluciones de sanciones principales contra Corea del Norte: Resoluciones 2356, 2371, 2375 y 2397. Bajo las medidas, las importaciones de petróleo crudo del Norte fueron restringidas y las exportaciones de carbón y minerales fueron prohibidas. Además, se prohibió que el Norte enviara a sus trabajadores a trabajar en el extranjero, una de las principales formas en que el régimen gana divisas.

“No se puede decir que, en un nivel macro, las sanciones contra Corea del Norte hayan sido ineficaces”, dijo Lee Seok Ki, investigador principal del Instituto Coreano de Economía y Comercio Industrial (KIET). “Desde alrededor de agosto o septiembre de 2017, las exportaciones del Norte han disminuido significativamente, y hemos visto un gran impacto de las sanciones sobre su producción industrial. Las exportaciones de antracita (carbón) del país han bajado un 66% en comparación con el año anterior, que es un un golpe devastador para su sector minero, y se espera que la tendencia continúe “.

Lee agregó que si bien la mayoría de los indicadores apuntan a la disminución de las importaciones, sigue siendo difícil concluir que las sanciones hayan tenido el mismo efecto en el sector manufacturero de Corea del Norte. A pesar de esto, Lee señaló que “las sanciones están teniendo un efecto en el sector comercial y continuaremos viendo efectos tanto cuantitativos como cualitativos a largo plazo”.

Otros expertos respaldan la opinión de que las sanciones están funcionando en contra del comercio general del Norte. “Las exportaciones de Corea del Norte a China han bajado un 37%, lo que ha provocado una caída adicional del 1,8% en el crecimiento de la economía del Norte en el último año”, dijo Kim Byung Yeon, profesor del Departamento de Economía de la Universidad Nacional de Seúl.

“Si Corea del Norte no consigue que se levanten las sanciones, la tasa de crecimiento de su economía podría descender hasta un mínimo del 5% en el próximo año”, agregó Kim, explicando que los efectos sobre el crecimiento económico serán significativos debido a la estructura de la economía del Norte y la proporción relativamente alta que las exportaciones contribuyen a ella.

Kim dijo que los ciudadanos que trabajan en el sector comercial se han visto más afectados por las sanciones, aunque señala que el gobierno es el que más daño ha sufrido. “La mayor parte del comercio se ha llevado a cabo por empresas estatales y del Partido o militares, lo que significa que la élite y los funcionarios del gobierno reciben un gran impacto de las sanciones”, dijo Kim. “Kim Jong Un depende en gran medida del comercio como fuente de ingresos (para su régimen), lo que significa que la persona más afectada por las sanciones no es otra que Kim Jong Un”.

Pero aunque las sanciones parecen tener un efecto significativo en el comercio y la industria del Norte, los expertos señalan que los mercados locales en el país no se han visto tan afectados.

“Cuando se observa el precio del arroz o el tipo de cambio a lo largo del tiempo, es difícil ver algún efecto importante de las sanciones (en los mercados locales)”, dijo el investigador de KIET Lee.

La propia investigación de Daily NK llegó a la misma conclusión, y encontró que el precio del arroz en los mercados de Corea del Norte se ha mantenido estable en alrededor de 4.000 a 5.000 KPW por kg desde el comienzo del reciente aumento de las sanciones internacionales.

“La gente ha estado confiando en sí misma, participando activamente en los mercados y contrabandeando desde el final de la Ardua Marcha (gran hambruna de la década de 1990), lo que significa que las sanciones todavía no parecen estar teniendo un efecto en los mercados”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte, apuntando a la disponibilidad constante de bienes de consumo como evidencia.

“Kim Jong Un ha introducido mejoras en la calidad de los productos nacionales, lo que lleva a que estos productos eliminen en muchos casos las versiones chinas de los mercados”, dijo Lee Geun Young, profesor del Departamento de Administración Pública y Política de la Universidad de Yanbian. “Ahora hay menos artículos traídos de China, por lo que estos productos tienen menos influencia en los precios del mercado”.

Sin embargo, los expertos también creen que el daño infligido por las sanciones inevitablemente llegará a los mercados. “No es fácil predecir con precisión cuándo el efecto de las sanciones llegará a los mercados”, dijo el profesor Kim. “Pero una cosa es clara: debido a que muchos artículos dependen de alguna forma de importación, los efectos a largo plazo de una continua disminución en el comercio conducirán inevitablemente a una reducción en el volumen de bienes disponibles y una disminución en el poder adquisitivo del consumidor”.