Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15052&cataId=nk01500

[Imagen superior: Un sitio de construcción de apartamentos en el distrito de Kapmun de Sinuiju, provincia de Pyongan del Norte, febrero de 2018. Imagen: Daily NK]

El mercado de bienes raíces en Corea del Norte está preparado para un mayor crecimiento esta primavera, ya que las fuentes dentro del país informan que las empresas de construcción siguen sobornando a los funcionarios por los permisos de suelo. Como resultado directo, la producción y venta de materiales de construcción también está en aumento.

“Con la llegada de la primavera, el número de donju (clase media  acomodada reciente) que hace negocios de suelo y materiales de construcción ha aumentado considerablemente”, dijo una fuente en la provincia de Pyongan Norte durante una conversación telefónica con Daily NK el 7 de marzo. el mercado inmobiliario es muy activo, aunque ilegal, ya que en realidad es ilegal que las personas compren y vendan tierras o casas, o que construyan casas nuevas”.

A partir de 2017, las autoridades de Corea del Norte comenzaron a flexibilizar la aplicación de las leyes que prohíben los negocios inmobiliarios privados, lo que dio como resultado el surgimiento de un sistema en el que las empresas constructoras pagan a las autoridades locales por el derecho a operar. La fuente dijo que las autoridades parecen estar apoyando activamente al mercado ahora, probablemente para aprovechar una nueva fuente de fondos desesperadamente necesarios para el gobierno.

“El gobierno hace la vista gorda porque la mitad de estos pagos (sobornos para transacciones inmobiliarias) encuentran la forma de llegar al Partido”, dijo la fuente.

“La industria de la construcción nacional está prosperando a pesar de las dudas sobre su legalidad”, agregó, sugiriendo que las autoridades están permitiendo que el mercado inmobiliario crezca para proporcionar empleos y estabilidad, y para evitar el descontento público a raíz de las sanciones internacionales.

Los beneficios de un próspero mercado inmobiliario incluyen trabajos en fábricas desocupadas, salarios para los trabajadores que ahora están acudiendo en masa a estas nuevas oportunidades, y un impulso de la economía del país en general, proporcionando un amplio incentivo para una regulación gubernamental relajada sobre el sector.

“En busca de sitios de construcción, los Donju ahora incluso está negociando con los locales sobre pequeños jardines y otras parcelas”, señaló la fuente. “El sistema para comprar y vender tierras difiere según la ubicación, ya que algunas personas pueden exigir dólares estadounidenses a cambio de tierras, y otras prefieren intercambiar arroz u otros materiales”.

“Las personas mayores que están teniendo dificultades para sobrevivir en estos días han recurrido a vender sus pequeñas parcelas de tierra”, dijo una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte a Daily NK. “Estas ventas, pagadas en una cantidad de arroz calculada según el tamaño y el rendimiento de la parcela, son ignoradas por las autoridades”.

Artículo 1 La Sección 3 de la Ley de Administración de Bienes Raíces (adoptada por la Asamblea Popular Suprema el 11 de noviembre de 2009) declara: “Nuestra propiedad (tierra) es el gran botín de la lucha de guerra de nuestro pueblo y el proceso de trabajo creativo, y es la base de nuestra construcción de una gran nación socialista. Debemos administrar estrictamente nuestros bienes inmuebles de acuerdo con los principios del socialismo”.

En el pasado, la tierra y la propiedad en Corea del Norte no se compraba o vendía a través de métodos capitalistas. El gobierno controlaba todos los aspectos de la residencia, asignando a las personas tierras o casas de acuerdo con su songbun (clase política basada en el entorno familiar) con el fin de incentivar la lealtad al régimen.

Pero la compra y venta de tierras y propiedades ahora se está volviendo más común. “La tierra solía venderse casi en completo secreto, pero ahora el gobierno ignora la ilegalidad (de este mercado)”, dijo la fuente, sugiriendo que los tratos ahora se hacen libremente.

El mercado de bienes raíces y la creciente comercialización de tierras están programados para continuar creciendo, con el nuevo mercado atrayendo a un gran número de la clase media adinerada en el país, prometiendo ganancias que superarán las de incluso el sector comercial [estatal].

El gobierno de Corea del Norte intentó, pero no logró recuperar el control del mercado inmobiliario en 2013, estableciendo oficinas inmobiliarias estatales, pero parece que ahora están adoptando un enfoque más abierto, con el objetivo de obtener beneficios del mercado al tiempo que lo permite crecer.